Narcisismo  categoría Psicología

¿Qué es el narcisismo?

La historia de Narciso

El escritor griego Ovidio contó la historia de Narciso. La ninfa Eco estaba enamorada de él, pero Narciso no le hacía mucho caso. Tanto lloró la ninfa Eco por Narciso que al final desapareció y solo quedó de ella el sonido que lleva su nombre.
Narciso no podía sentirse atraído por nadie porque estaba demasiado atraído por sí mismo. Tumbado junto a un lago, se le pasaban las horas mirando su reflejo sobre la superficie. Al final, acabó transformándose en la flor que hoy llamamos Narciso.

¿Qué es el narcisismo?

Bajo el término narcisismo se incluyen dos conceptos diferentes.
Por un lado un desorden de la personalidad, es decir una patología. Ese desorden afecta solo aproximadamente a un 1% de la población.
Por otro lado el narcisismo es un rasgo de la personalidad que se da con bastante frecuencia en muchas personas. No llega a tener la gravedad como para ser considerado un desorden, pero puede producir muchos efectos negativos.
La idea generalizada de que el narcisista solo se necesita a sí mismo es totalmente errónea. El narcisista necesita a los demás más que ninguna otra persona. El narcisista siente un vacío en su interior que solo se puede llenar con la admiración constante de los demás. El narcisista siente que es especial pero necesita la confirmación de los demás y si no la tiene, se siente muy mal.

Narcisismo y Autoestima

Mientras que la autoestima es positiva, el narcisismo es negativo. ¿Cuál es la diferencia entre ambos conceptos?
La psicóloga Lisa Firestone nos lo dice:

“La autoestima se diferencia del narcisismo en que representa una actitud basada en lo que hemos conseguido, los valores que tenemos y el cuidado que mostramos a otros. El narcisismo, por el contrario, se basa solo en el miedo al fracaso y a la debilidad, a un enfoque dirigido solo hacia uno mismo, al deseo insano de ser visto como el mejor y a la inseguridad y al sentimiento de inadecuación. “

La diferencia es muy grande. Tanto el narcisista como la persona con autoestima parece tener confianza. Sin embargo mientras la autoestima te lleva a apreciarte y sentirte bien contigo mismo porque tú te das la aprobación que necesitas, el narcisismo te crea un vacío interior y te obliga a buscar en los demás la aprobación.

El que tiene autoestima se da a sí mismo la aprobación y el narcisista la busca en los demás. Esa es la diferencia.

— Iván (@Entusiasmadocom) February 28, 2016

Narcisismo vs Autoestima

¿Que características tienen los narcisistas?

En un estudio de 2003, Hotchkiss y Masterson definieron los siete pecados capitales de los narcisistas. Además de esos siete hay alguno más.

Incapacidad para procesar la vergüenza
La vergüenza es un sentimiento útil, nos lleva a evitar conductas que van en nuestro perjuicio. Los narcisistas son incapaces de gestionar la vergüenza.

Pensamiento mágico
Los narcisistas se ven a sí mismos como perfectos. Cuando la realidad se empeña en demostrarles sus defectos ellos usan la distorsión de la realidad para verla a su gusto. También usan la proyección para trasladar sus culpas a otras personas.
Los narcisistas tienen una visión exagerada de sí mismos, y se consideran más inteligentes y más atractivos de lo que son.

Arrogancia
La arrogancia de los narcisistas se muestra en sus creencias y en sus actos.
Los narcisistas se sienten mejores que los demás. Pero concretamente se sienten mejores en las llamadas habilidades de agencia, como la inteligencia o la extraversión. Sin embargo no se ven mejores que la media en las habilidades comunales, como el carácter agradable o la moralidad. Eso separa a los narcisistas de las personas con alta autoestima, que se consideran mejores en las habilidades tanto de agencia como comunales.
Además los narcisistas se consideran más creativos y con más sentido del humor que otras personas
En las ocasiones en que el ego ha sufrido un golpe, la reacción arrogante consiste en disminuir la valía de otras personas para aumentar la suya propia.

Incapacidad para asumir la crítica
Para un narcisista la crítica es extremadamente dolorosa. Va contra su concepción de ser una persona especial y perfecta. Le cuesta aceptarla y en ocasiones reacciona incluso de manera furibunda ante ella.

Interés enfocado en uno mismo
Cuando un narcisista habla, prefiere hablar de sí mismo y no de los demás.

Envidia
El éxito de los demás es para los narcisistas una amenaza a su propio valor. Por eso es frecuente que reaccionen con ataques para disminuir la posición del otro.

Entitlement ( derecho)
Si pudiera robarle una palabra al idioma inglés sería Entitlement. La convicción de tener derecho a las cosas. El narcisista cree que la gente debe tratarle bien y debe cumplir su voluntad, porque ellos son especiales. La persona que no lo hace, se considera como un obstáculo y frecuentemente sufre la ira del narcisista.

Explotación
El narcisista no duda en aprovecharse de otras personas para conseguir sus objetivos, sin importarle demasiado los sentimientos ni las metas del otro. A veces se utiliza a personas que no tienen más remedio que aceptar la explotación.

Falta de límites
Para el narcisista su ego llega a todos lados. Las personas cercanas existen para que el narcisista consiga sus fines. El narcisista no ve a los demás como personas distintas con sus propias necesidades y deseos.

Dominación
En sus relaciones los narcisistas suelen preferir ser los que tengan el poder sobre otras personas.

Exhibicionismo
Cómo se consideran maravillosos es lógico que a los narcisistas les resulte más fácil exhibirse.

Falta de empatía
Un narcisista solo se preocupa de sus necesidades, sentimientos y situaciones. No les importa los sentimientos y necesidades de los demás.

Extraversión
Los narcisistas necesitan que su valía sea reconocida por los demás, y además tienen menos ansiedad social que otros, por todo ello suelen ser extravertidos.

Autoestima
La autoestima no es lo mismo que el narcisismo. Pero los narcisistas suelen tener más autoestima que los que no lo son.
Factores que influyen en el narcisismo.

¿Saben los narcisistas que son narcisistas?

En algún estudio se ha tratado de comprobar si las valoraciones que hace una persona sobre su narcisismo coinciden con las valoraciones que hacen los que les rodean. Y el resultado es que coinciden mucho. Los narcisistas saben que lo son.

Cosas que no sabías sobre los narcisistas.

Los narcisistas pueden tener amigos, pero normalmente son amigos que o se pliegan a sus fines o son tan narcisistas como ellos. Entre dos amigos semejantes en narcisismo ( especialmente si son varones) el resto de las características de la personalidad suelen ser también parecidas.

Seguro que a nadie le sorprende que a los narcisistas les encantan los selfies. Aunque las mujeres en general publican más selfies que los hombres, la relación entre narcisismo y selfies es mayor en los hombres que en las mujeres.

Se ha discutido mucho la relación entre autoestima y agresividad. En un estudio se comprobó que mientras que ni la baja ni la alta autoestima influyen en la agresividad,el narcisismo  produce una agresividad mucho mayor. El ego herido del narcisista reacciona de forma agresiva.

Cuando un líder narcisista es a la vez humilde se le percibe como más efectivo, y los empleados están más implicados en el trabajo y consiguen mejores resultados.

A pesar de lo que pudiera parecer, el utilizar más la palabra “yo” y en general la primera persona no indica  un mayor narcisisismo.

El narcisismo hace más probable que ocurran sucesos estresantes en la vida, pero el que ocurran sucesos estresantes no hace más probable el narcisismo.

Los actores profesionales son más proclives al narcisismo que la población general.

 

El narcisismo y las relaciones sociales

En un primer momento los narcisistas tienen más éxito en las relaciones sociales. Su visión optimista de sí mismos y su menor ansiedad social hace que les cueste menos lanzarse a relacionarse con otras personas.

Sin embargo, la popularidad de los narcisistas en los grupos sociales disminuye con el tiempo. Por un lado, por su conducta arrogante y agresiva y su falta de confiabilidad. Por otro porque la admiración por su comportamiento dominante y asertivo  decae con el tiempo.

El narcisismo y las relaciones personales

Según la autora Savannah Grey, las relaciones de los narcisistas tienen tres fases:

Primera fase. Sobre-valoración.

El narcisista encuentra una persona con estatus  ( por su atractivo, su poder, su dinero o su talento en algún área)  que refuerza su autoestima. El narcisista hace todo lo posible por presentar la cara que más le gusta al otro, al que idolatra y colma de atenciones. Deslumbrada por la atención del narcisista la otra persona suele pensar que ha encontrado la pareja ideal.

Esta primera fase puede durar desde una semana hasta unos pocos meses.

Segunda fase.  La devaluación.

En esta fase el narcisista deja de disimular. Puede hacerlo de manera progresiva o repentina. En todo caso las atenciones de la fase anterior se transforman en indiferencia y silencio.

El narcisista deja de responder, no da explicaciones, se comporta de una manera distante. Y esa misma distancia hace que la otra persona se aferre e intente recuperarlo lo que enerva al narcisista.

Pero no todo es indiferencia. A veces el narcisista muestra un poco de interés para que el otro no se vaya del todo. Las constantes subidas y bajadas dejan a la pareja en un estado de absoluto caos.

¿Cómo acaba todo?

Hay dos posibilidades. O la pareja se harta del narcisista y pasa a la fase tres, o el narcisista encuentra una nueva víctima y vuelve a la fase número uno.

Tercera fase. Fase de descarte.

Cuando todo acaba, el narcisista no tiene demasiado problema en alejarse. Al fin y al cabo nunca le ha importado realmente el otro, más que como un medio para conseguir la atención que tanto necesita.

La pareja se queda destrozada. Confusa por las idas y venidas de interés de la fase segunda. Necesita un trabajo muy largo para recuperarse.

Lo que no ha de perder nunca de vista quien ha estado con un o una narcisista, es que lo ocurrido no es culpa suya y que la persona que creyó conocer en la fase primera no existía realmente sino que era una máscara solamente.

Además el ex del narcisista ha de estar vigilante. Un narcisista se considera legitimado para volver a buscar la atención de su ex aunque haya pasado mucho tiempo o la relación acabara mal. Es mejor evitar todo contacto sino se quiere volver a la primera fase. La relación con un narcisista, nunca acaba bien.

Narcisismo en la sociedad. La sociedad narcisista

¿Vivimos en una sociedad narcisista?

Se comenta con frecuencia que la sociedad se ha vuelto más narcisista. De hecho la profesora Jean M Twenge ha llamado a los nacidos entre 1980 y 1990, conocidos en general como generación millenial,  “Generación yo” ( “generation me”) . En su libro The Narcissistic Epidemic: Living in the Age of Entitlement, Twenge y su coauthor W. Keith Campbell afirma que “según datos recogidos de 37000 estudiantes universitarios los rasgos de personalidad narcisista han aumentado desde 1980 hasta ahora tanto como la obesidad.

Según varios estudios, en comparación con generaciones anteriores, los miembros de la generación X (nacidos entre 1962 y 1981) y los Millennials (nacidos después de 1982) consideraron las metas relacionadas con valores extrínsecos ( dinero, imagen, fama) más importantes que las relacionados con los valores intrínsecos ( aceptación, afiliación, comunidad). La preocupación por los demás ( empatía fuera del grupo, donaciones, la aportación de un trabajo a la sociedad) disminuyeron ligeramente. El servicio comunitario aumentó pero también fue más exigido para la graduación en el colegio de lo que era antes. La orientación cívica ( interés en problemas sociales, participación política, confianza en el gobierno, y la acción para mejorar el entorno y ahorrar energía) declinaron, con la mitad de ese declive ocurriendo entre la generación X y la de los millenials.

¿Cuáles son las causas de que la sociedad sea más narcisista?

Hay varios factores que se pueden considerar como causas del aumento del narcisismo en la sociedad actual.

Las redes sociales

Las redes sociales son el campo perfecto para los narcisistas. Un estudio ha demostrado que los narcisistas actualizan más su estado en Facebook y sus perfiles y suben más fotos de sí mismos.

Hay un argumento importante en contra de la influencia de las redes sociales en el narcisismo. Facebook solo admite perfiles a partir de los 13 años y la personalidad queda bastante fija a partir de los 7 años. Quizá no se puede echar la culpa de todo a Mark Zuckerberg.

La publicidad

La publicidad de los últimos años ha cambiado mucho.Se impone un tipo de publicidad que incide en lo maravillosos que son ya los usuarios de una marca. Frente al “puedes ser maravilloso” anterior, cada vez es más frecuente el “eres maravilloso”. Ese mensaje que aparece a veces en la publicidad se repite mucho más aun en los mensajes e imágenes en redes sociales.

Pero echar la culpa a la publicidad tiene el mismo problema que el echar la culpa a las redes sociales. En el momento en que la publicidad te influye más, tu personalidad ya está formada. Salvo que consideremos que incluso la publicidad infantil incide en esos mensajes, que es otra posibilidad.

Los padres

La preocupación excesiva por la autoestima de los hijos y la erosión de la autoridad, convierte a los padres en animadores de los hijos, que nunca hablan de sus fracasos. Los padres alaban a los hijos con independencia de que lo hayan merecido más o menos. Les repiten que son especiales, que conseguirán lo que se propongan, y no hacen suficiente hincapié en el esfuerzo necesario para lograr las metas.

Los hijos tienen más derechos que nunca y los padres más obligaciones de las que jamás habían tenido. ¿Es extraño que los hijos se consideren con derecho a todo?

El colegio

En la escuela el principio de autoridad ha decaído mucho. Y los niños son tratados como si fueran figuras de porcelana. No deben llevar mochilas que pesen demasiado, no deben memorizar, no deben sentir estrés con los exámenes. Se eligen calificaciones negativas suaves para no perjudicar la propia imagen de los niños.

La sociedad en su conjunto

Hoy en día todo el mundo tiene muchos derechos. Uno tiene derecho a la vivienda, a la atención sanitaria, a la educación, a ser respetado, a ser escuchado, a tener su opinión aunque no se haya informado lo más mínimo sobre ello.

La obsesión con lo políticamente correcto nos lleva a equiparar la valoración de quien se esfuerza y de quien no se esfuerza. A ignorar que no todo el mundo merece lo mismo. Que las cosas hay que ganárselas. Hemos pasado del “ a cada cual según sus merecimientos” meritocrático al “ a cada cual según sus necesidades” marxista. El dar a cada uno según sus necesidades es muy aplicable para necesidades básicas como la alimentación, pero extenderlo a campos como el reconocimiento puede producir narcisismo.

La mentalidad fija

La mentalidad imperante en la sociedad actualmente es la mentalidad fija.

En la mentalidad fija, uno piensa que es o no es inteligente, que es o no creativo, que tiene o no tiene talento. La consecuencia es el narcisismo y el blindaje ciego frente a cualquier crítica.

En la mentalidad de crecimiento, uno cree que su inteligencia, su creatividad o cualquier talento no es algo predeterminado, sino algo que puede cambiar y cambia según lo que hagamos.

¿Cómo dejar de ser narcisista?

El narcisismo como desorden de la personalidad debería ser tratado por un psicólogo. Pero quienes solo tienen una cierta tendencia al narcisismo pueden intentar mejorar por sí solos aplicando algunas estrategias.

1.Sé consciente de tu problema con el narcisismo.

Si crees que puedes ser narcisista, deberías fijarte en tus pensamientos y conductas. Qué es lo que te hace pensar que eres narcisista. Qué situaciones te resultan preocupantes. Qué conductas son las que te generan más problemas con los demás.

2. Adopta mentalidades adecuadas.

Exígete esfuerzo a ti mismo. No pienses que tienes derecho a todo. Cree que necesitas dar lo mejor de ti mismo para ser reconocido. Considera que solo merecerás ganar dinero si eres capaz de crear valor para otras personas.

Cambia tu mentalidad fija a una mentalidad de crecimiento.

3.Diseña nuevas conductas que sean menos narcisistas.

Proponerte dejar hablar más a los demás está bien, pero no es lo suficientemente concreto. Es mejor que establezcas reglas como “no dar mi opinión hasta que la opinión de la otra persona no esté suficientemente clara” o “nunca valorar mi actuación por encima de la actuación de un compañero". Si la regla es clara, será mucho más fácil comprobar si se ha cumplido o no.

4.Intenta generar espacios antes de actuar.

Tu respuesta por defecto va a seguir siendo narcisista durante bastante tiempo. Pero si consigues retrasarla, podrás evitar la respuesta automática y dar una respuesta racional que sea menos narcisista.

Según te vayas acostumbrando a esas nuevas respuestas, te irás haciendo menos narcisista.

Si alguien te critica, no respondas de inmediato, deja pasar unos segundos.

Si tienes la tentación de hablar no lo hagas enseguida.

5.Analiza al final de cada día las veces en que te has comportado de una manera narcisista y piensa qué podrías haber hecho de otra manera.

6.Toma iniciativas para tener una mayor empatía.

Puedes hacer ejercicios tratando de imaginar como sería vivir la vida de otra persona. Puedes intentar ver cada problema desde la perspectiva de todas las personas implicadas.

7.Aumenta tu exposición a los demás.

Reúnete con otras personas, escúchalas, descubre sus problemas y en qué se parecen a los tuyos. Colabora con otros, busca fines que trasciendan lo meramente individual.

El narcisismo no es un mal moderno. Pero sí es un mal más frecuente ahora que nunca. Se puede evitar, pero no va es fácil. Necesitarás tomar medidas, pero merecerá la pena.

 

Algunos libros sobre narcisismo:

[product id="6152"]

[product id="6154"]

[product id="6157"]

Copyright: Entusiasmado.com 2012
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram