No es que sea un gran admirador de Obama, pero la verdad, en cuanto a logros personales exteriores en la vida, lo de lograr llegar a ser el presidente de "la nación más importante del mundo" ( como dicen en tono serio en las películas) hay que reconocer que es bastante impresionante. Como no es un reto fácil, Obama tiene una serie de reglas que sigue a rajatabla.  Sigue leyendo y las descubrirás.

 

Yes YOU can

Estas son las 5 reglas que sigue Obama. 

1. Comienza a planificar lo importante del día en la noche anterior. 

Seguramente te habrá pasado alguna vez, que empiezas el día con algo importante y no tienes ni tiempo para prepararte un poco antes de que te pille el toro. Obama no actúa así. Tiene preparado ya todo la noche antes. Espera a que su familia se vaya a la cama y entonces prepara el día siguiente.

A esta costumbre ,sin embargo,  le veo el inconveniente de que te deja demasiadas cosas en la cabeza para el momento en que te vas a ir a la cama. Y eso hace muy difícil dormir. Así que quizá lo mejor sería preparar el día siguiente un par de horas antes de que te vayas a acostar. Eso dejaría un tiempo para quitar la tensión antes de irte a la cama.

 2. Limita las decisiones intrascendentes.

"No quiero decidir que voy a comer o que me voy a poner, porque tengo muchas decisiones que tomar " Barack Obama

Cualquier decisión supone un enorme gasto de energía, como sabe muy bien cualquiera que haya estado una tarde decidiendo dónde irse de vacaciones. Imagina entonces el gasto de energía que supone saber si vas a intervenir o no en la crisis Siria, o que hacer con Corea del Norte.  Obama reduce al mínimo las pequeñas decisionesy no sólo en su casa ( ahí seguro que decide Michelle Obama) sino con sus colaboradores. De hecho según Ryan Lizza del New York Times, los más de cien asistentes de Obama ( una cantidad aún así pequeña en comparación a los que tienen los políticos españoles) le presentan las propuestas sobre las cosas que ha de decidir con 3 casillas, " de acuerdo", " en desacuerdo" o "vamos a discutirlo".

3. Calla a sus críticos.

Bueno, se trata de callarlos pero no literalmente. Básicamente es cuestión de aislarte de lo que puedan decir de ti.  Un presidente está sometido a numerosas críticas de todos lados. Así que es mejor que como mucho te dediques a leer la prensa deportiva.  Ahora que lo pienso, eso es lo que hace Rajoy ¿no?. Igual lo aprendió de Obama.

4. Hace ejercicio.

El presidente Obama empieza cada día con 45 minutos de cardio en su gimnasio personal (  no pensarías que se iba a ir al Holiday Gym de la esquina no? ) .  Su pensamiento es ‘" El resto de mi día será más productivo si me das mi tiempo de ejercicio".También juega algún partido de baloncesto ocasional.

Yo no soy demasiado partidario de hacer ejercicio de cardio tan intenso. Pero en todo caso hay que hacer ejercicio , y parece que el bueno de Obama se lo toma muy en serio.

5. Toma como sagrado su tiempo personal.

Hay algunos remansos de paz en el día, como la cena con sus hijas. Esos momentos son sagrados, y sea cual sea la tensión del día se tienen que respetar. Supongo que si estalla una guerra nuclear hará una excepción, pero es importante que haya días que estén más allá de la marea cotidiana.

Yo a ese tiempo personal añadiría el tener como mínimo un día ( y si es posible dos) en los que no hagas nada que te suene a trabajo. El descanso, como el ejercicio no es un gasto de tiempo sino una inversión. Y si no lo haces lo acabarás pagando.

Pues ya sabes, aplica los consejos de Obama, y quien sabe, igual tú eres el/la próximo/a Presidente de Estados Unidos.

Artículo original en inglés aquí 

Últimas entradas

Otras entradas de Entusiasmado que podrían interesarte

2 comments on “Los métodos de Barack Obama para ser más productivo.”

  1. El plan al final del día me parece un hábito fundamental de productividad. Yo lo empleo como ritual de descomprensión. A diferencia de lo que supones (o has experimentado, no lo sé) yo siento que el dejar las cosas por escritas con el plan del día siguiente es precisamente lo que me permite relajarme, porque sé que los problemas y acciones que queden pendientes ya están revisados y tienen un tiempo asignado en los próximos días. De otra manera, seguirán inconclusos, vagos y rondando por la cabeza.

    También aprovecho este hábito como forma de revisar el día (no solo de planearlo), extraer lecciones y apuntar ideas que hayan surgido en la jornada. Si aplazara la revisión para el día siguiente perdería muchas de esas lecciones e ideas, no tendría en la memoria los recuerdos tan frescos.

    Los otros hábitos son también muy importantes. El tres es menos aplicable e importante para el ciudadano medio y yo lo reformularía como el hábito de evitar los impactos informativos de radio, televisión y periódico. O reducirlos al máximo. Así evitaríamos el sesgo de negatividad e irrelevancia que contiene la mayoría de la información de los medios de comunicación de masas.

    Salud.

    1. El plan al final del día puede ser como tú bien dices, no sólo de planear el día siguiente sino de revisar ese mismo día. Lo cuál es extremadamente útil. Sobre todo, como muy bien apuntas, para no dejar escapar lo que hayas aprendido en el día.
      En cuanto a lo de la información a mí también me ha recordado a la "infoxicación" de la que te he visto escribir muchas veces. Con el agravante en el caso de ser Presidente, de que la información se refiere a ti. Por suerte ei ciudadano medio no tiene que sufrir eso. Pero si ha de sufrir la banalidad y la negatividad, salvo que consiga evitar esa información, que es desde luego lo más conveniente. Un saludo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Copyright: Entusiasmado.com 2012
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram