Cuándo abandonar tu proyecto

Foto: flickr.com/photos/nicholas_t/270244042

 

Soy un firme defensor del valor de la constancia. Nada importante se ha logrado sin lucha y un esfuerzo sostenido en el tiempo. Sin embargo creo que hay que entender la constancia de manera adecuada.

"No abandonar nunca " no debe ser entendido como no abandonar ningún intento o seguir eternamente en cualquier cosa que se haya comenzado. En ocasiones se trata simplemente de un intento que era inadecuado. De un castillo de arena que está construido en un lugar en el que no podremos evitar que sea engullido por las aguas.

"No abandonar nunca" se debe entender como no abandonar tu propósito último, pero abandonar los caminos que se han vuelto inadecuados para conseguirlo. Si no abandonas el camino que ya no sirve, estarás dejando de tomar el camino que te lleva de una manera más directa hacia tu objetivo.

 

 

Cuándo abandonar

La cuestión entonces es saber cuándo abandonar. Y en las últimas semanas he leído dos respuestas muy interesantes a esa cuestión.

1. Michael Hyatt.

Para Hyatt el momento de abandonar es cuando has perdido la fe en tu proyecto. Puede que todo el resto del mundo la haya perdido antes, pero si tú la tenías, es lógico que siguieras. Todos conocemos el caso de escritores que presentan su manuscrito a cincuenta editoriales, coleccionando "noes" , para al final conseguir que alguien se lo publique. El problema es que hasta que llega la última editorial que acepta el libro, no sabes si el quincuagésimo (50) intento es el penúltimo o si es uno más en una cadena de fracasos eternos.

2. Scott Addams.

El creador de "Dilbert" tiene una teoría que me ha resultado muy interesante. Lo que determina si debes abandonar, es si tu proyecto ha tenido un éxito aunque sea mínimo.  Para Dilbert no se puede casi nunca pasar del "fracaso total" al "éxito total".  Una persona sí puede hacer ese recorrido, pero no un proyecto.

Como ejemplo Scott Addams nos habla de que todos los grandes éxitos de la historia de la humanidad, han empezado con un éxito al menos relativo: el telefax, el teléfono móvil o los ordenadores. Al principio no impresionaron a mucha gente, pero sí a la suficiente como para que pudieran ser considerados un éxito relativo.

Si un proyecto no tiene ningún éxito es mejor dejarlo de lado y buscar un proyecto que tenga inicialmente algo de éxito y seguir con él. El éxito inicial ha de examinarse en el contexto del proyecto. Si empiezas un blog y llevas unos meses, el éxito no es que te lean millones de personas, sino que tengas unas decenas de entradas.

 

Mi opinión.

 

Yo creo que las dos teorías son muy compatibles y que ofrecen una perspectiva muy interesante sobre una pregunta que todos debemos hacernos.

Son coincidentes ambas teorías, porque siendo realistas, es muy difícil que tu fe sobreviva a una falta absoluta de éxito. Puedes sobrevivir a las dificultades, a los obstáculos, al éxito intermitente o insuficiente, pero la falta absoluta y total de cualquier éxito es como un desierto en el que no crece ninguna hierba y por el que es casi imposible seguir caminando.

En todo caso creo que se pueden combinar y establecer un doble control. Si falla alguno de los dos puntos lo mejor que puedes hacer es abandonar tu proyecto. Sé realista y examina si en tus proyectos se da o no se da alguna de esas circunstancias.

 

 

 

 

Últimas entradas

Otras entradas de Entusiasmado que podrían interesarte

One comment on “Cuándo abandonar tu proyecto”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Copyright: Entusiasmado.com 2012
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram