En el mundo hay dos tipos de creencias.

 

Tipos de creencias.

 

Las que se refieren a cosas objetivas o no opinables y las que se refieren a cosas subjetivas y no opinables.

Las primeras son cosas como que la capital de Francia es Paris. Tener una opinión propia sobre ese tipo de cuestiones es totalmente absurdo. Puedes pensar que la capital de Francia debería ser Marsella, pero creer que la capital de Francia ES actualmente Marsella, no es sino un acto de ignorancia.

Tan grave ( o casi tan grave) como considerar opinables los hechos establecidos, es considerar no opinables todas las cuestiones en las que no existe una verdad absoluta, el segundo tipo de cosas a las que me refería.

Sin embargo muchas veces, la presión de la sociedad nos puede hacer considerar como no opinables, las cosas que sí son opinables.

Por ejemplo ¿es aceptable decir a alguien que un cuadro que ha pintado es malo?, ¿ tienes que pensar en los demás al hacer las cosas?, ¿ puedes dar una conferencia sobre un tema del que no sabes nada?, ¿puedes hablar con un chico que tenga novia? , ¿ puedes estar con una persona que sea mucho mayor o más joven que tú?

 

Universo de creencias

Lo que tú piensas sobre cómo es el mundo forma tu universo de creencias.

Dentro de esas creencias, como ya he dicho, hay dos grupos: la de las cosas objetivas y la de las cosas subjetivas. Obviamente esta es la que nos interesa.

Además dentro del grupo de las cosas subjetivas hay dos subgrupos, el de las cosas que son importantes para tu persona y el de las cosas que no son importantes para ti.  Por ejemplo puede que haya habido discusión sobre si Plutón es una planeta o no, pero aún siendo opinable tu vida no va a cambiar porque sea de una manera o de otra.

Eso nos deja con la parte más importante de tu universo de creencias: el de las cosas que son opinables y que te afectan a nivel particular.

Creencias sobre cosas opinables y no opinables

 

Dentro de las cosas que afectan a nivel particular hay un tipo que es especialmente importante, y que requieren una entrada por sí mismas. Las creencias que afectan a nuestra identidad.

¿Qué tipo de creencia has de tener en las cosas que te afectan a nivel particular?

En mi opinión has de tener la creencia que más útil te resulte.

Fíjate una cosa. No he dicho la creencia que más te convenga, sino la que más útil te resulte. Una persona que nunca haya leído nada, puede creer que puede escribir el premio Nobel sin haber leído un libro. Esa creencia le sería muy conveniente, pero no le sería nada útil. Solo sería una creencia muy inadecuada que le llevaría al desastre.

Para que las creencias sean útiles, han de ser convenientes pero estar dentro del marco de lo sensatamente posible.

 

La importancia de las creencias.

Quizá ahora mismo pienses: "¿Y es tan importante lo que crea?"

Pues sí. Las creencias son fundamentales. Son el color del cristal de las gafas con las que vemos el mundo. Según sean nuestras creencias, así interpretaremos el mundo. Y en función de nuestra interpretación del mundo tendremos diferentes pensamientos, diferentes sentimientos y actuaremos de una manera distinta.

Y cuando hablo de ver el mundo, no hablo solo de como vemos a los demás, sino de como nos vemos a nosotros mismos. Según sean nuestras creencias así interpretaremos de una manera o de otra lo que somos y lo que nos ocurre, y así reaccionaremos.

 

Creencias e interpretación

 

Elegir nuestras creencias.

Considerando esa importancia de las creencias, es vital  no dejar que sean otras personas, o la posición mayoritaria de la sociedad la que defina nuestras creencias.

Si dejamos que elijan nuestras creencias por nosotros dejaremos que otra persona decida cómo nos vemos, dejaremos que otra persona decida como sentimos y como pensamos, y hasta cómo actuamos.

Hemos de diseñar nuestro universo de creencias como un arquitecto diseña la estructura de su casa. De forma que se pueda mantener en pie aunque sople el viento e incluso aunque haya un terremoto.

¿Y cómo conseguimos establecer las creencias adecuadas? ¿Con qué mecanismo adaptamos nuestras creencias? Esa, amigo o amiga, es la madre del cordero, y a eso responderé, intentaré responder, que huevos  responderé (tenía ganas de hacer en un post esta estupidez del tachado), en la siguiente entrega de en busca de la confianza plena, el lunes que viene.

 

Últimas entradas

Otras entradas de Entusiasmado que podrían interesarte

One comment on “En busca de la confianza plena 8. Universo de creencias.”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Copyright: Entusiasmado.com 2012
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram