Quizá la sensación de que eras más feliz viajando no era del todo equivocada.

Las experiencias nuevas y diversas están relacionadas con una mayor felicidad, y una mayor actividad cerebral, según resulta de una nueva investigación que ha aparecido en la revista Nature Neuroscience.

"Nuestros resultados sugieren que la gente se siente más feliz cuando tiene más variedad en sus rutinas diarias, cuando van a sitios nuevos y tienen una mayor gama de experiencias” explica Catherine Hartley, profesora asociada en el departamento de psicología de la universidad de Nueva York, y una de las autoras del estudio.

“También ocurre al contrario: los sentimientos positivos hacen que la gente busque estas experiencias satisfactorias con más frecuencia”.

Este estudio corrobora lo que se había descubierto antes en animales.

“En su conjunto, estos descubrimientos muestran las consecuencias beneficiosas de un enriquecimiento del entorno en las especies, demostrando la conexión entre la exposición en el mundo real a experiencias nuevas y variadas y el aumento en emociones positivas” afirma el coautor Aaron Heller, profesor asociado en el departamento de Psicología de la Universidad de Miami.

Photographer: Cristian Grecu | Source: Unsplash

¿Cómo se hizo el experimento?

Los autores hicieron un seguimiento por gps de los sujetos del experimento en Nueva York y Miami durante tres o cuatro meses, preguntándoles en diversos momentos del día su estado emocional.

Lo que comprobaron fue que en los días en que visitaban diversos lugares y pasaban suficiente tiempo en esos lugares distintos, las sensaciones eran más positivas. Se definían como “contento”, “emocionado”, “fuerte”, “relajado” o “atento”.

A la vez, trataron de determinar si esa correlación entre exploración y emociones positivas tenía una conexión con la actividad cerebral. Para ello la mitad de los sujetos volvieron al laboratorio para que les hicieran un escáner MRI.

¿Qué resultó de esos escáneres?

Lo que se descubrió fue que las personas que tenían unas mayores sensaciones positivas con la exploración fueron los que tenían una mayor correlación entre la región del cerebro encargada del procesamiento de la novedad ( el hipocampo) y la región encargada de la sensación de satisfacción (el striatum).

Paragliding above the Chartreuse massif
Photographer: Nicolas Tissot | Source: Unsplash

Análisis

“Estos resultados sugieren una conexión recíproca entre las experiencias nuevas y diferentes que tenemos durante la exploración diaria y nuestro sentido subjetivo del bienestar” según afirma Hartley.

Los autores sin embargo dicen que no son necesarios grandes cambios para lograr beneficios. Basta con romper un poco con la rutina diaria. Cambiar la ruta por la que vas a los sitios, o dar una vuelta a la manzana.

Reflexión personal

Sería muy fácil llegar a la idea de que la mejor vida es la que está llena de sensaciones nuevas y extraordinarias. Es lo que venden los anuncios, y lo que nos viene a la cabeza. Al buscar imágenes para este post, de manera inconsciente busqué viajes en globo y saltos en paracaídas.

No digo que eso no pueda ser bueno. Quizá sí. Lo que sí creo es que no es necesario llegar tan lejos. Basta con tratar de pensar para qué estamos hechos. Hace miles de años nos dedicábamos, como siguen haciendo los monos hoy en día, a recorrer varios kilométros al día buscando frutas o tratando de cazar un mamut.

Es normal que si cambiamos a un modo de vida muy sedentario en que no nos movemos de la misma habitación nos sintamos mal.

¿Has probado a estar muchas horas seguidas en una habitación de hotel?

Si no estabas haciendo algo especial, lo más probable es que te hayas sentido agobiado.

¿Por qué?

Yo creo que por la falta de variedad del entorno. Por eso simplemente tener dos ambientes en el apartamento puede hacer que te sientas bastante mejor, porque tu entorno cambia un poco.

En un mundo ideal todos nos iríamos de expedición en busca de las fuentes del Nilo, y quizá sea lo mejor para ti si es eso lo que deseas, pero para la mayoría de la gente quizá lo único necesario sea intentar acercarnos más a nuestra naturaleza y nuestro pasado y cambiar un poco de entorno durante el día.

Fuente: Association between real-world experiential diversity and positive affect relates to hippocampal–striatal functional connectivity, Nature Neuroscience (2020). DOI: 10.1038/s41593-020-0636-4 , www.nature.com/articles/s41593-020-0636-4

Últimas entradas

Otras entradas de Entusiasmado que podrían interesarte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Copyright: Entusiasmado.com 2012
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram