La valla de Chesterton

Una persona compra una gran parcela de terreno en el campo. En uno de los límites de las tierras, hay una valla. El nuevo propietario piensa que la valla es innecesaria y la elimina. Poco después un puñado de toros que estaban en la finca vecina entran en su terreno y le cornean.

¿Qué significa el modelo de la valla de Chesterton?

El modelo de la valla de Chesterton significa que si no sabes perfectamente para qué sirve algo, no deberías eliminarlo.

La valla de Chesterton

La valla de Chesterton es un ejemplo de pensamiento de segundo grado.

¿Qué es el pensamiento de segundo grado?

El pensamiento ordinario es de primer grado. Piensas en una acción y en sus consecuencias inmediatas. Abres el grifo y sale agua. Echas café en la taza y tienes una taza llena de café.

Pero no siempre todo es tan sencillo. En muchas ocasiones, las consecuencias de las acciones producen a su vez nuevas consecuencias.

Un padre compra a un niño un caramelo cuando salen a dar un paseo. La consecuencia inmediata es que el niño está más contento. Sin embargo la próxima vez que el padre y el niño salgan a dar un paseo, el niño esperará tener una recompensa, y si no la tiene se sentirá decepcionado o molesto.

El pensamiento de segundo grado es necesario en muchos campos. Por ejemplo en el ajedrez. Un jugador que solo pensara en si le van a comer en el siguiente movimiento si coloca una pieza en un lugar, no llegaría demasiado lejos.

El origen del modelo mental de la valla de Chesterton

En su libro de 1929 The Thing: why I am catholic (  Porqué soy católico) formula este principio:

Por Que Soy Catolico (Religión)

En lo que se refiere a la reforma de las cosas hay un principio que probablemente será denominado una paradoja. Existe en tal caso una determinada institución o ley; digamos, en aras de la simplicidad, una valla o puerta erigida a través de un camino. El tipo más moderno de reformista se acerca alegremente a ella y dice: «No veo la utilidad de esto; eliminémoslo». A lo que el tipo más inteligente de reformador, hará bien en responder: «Si no ves la utilidad de esto, ciertamente no dejaré que lo elimines. Vete y piensa. Luego, cuando vuelvas y me digas que sí le ves utilidad, puede que te permita destruirlo».

La valla de Chesterton y las reformas legislativas

Existe en el hombre contemporáneo una cierta sensación de superioridad sobre sus antepasados. Una creencia de que sabe cosas que los anteriores no sabían, así como una tendencia a actuar de forma irreflexiva. Eso da lugar a que se produzcan muchas veces reformas en leyes que aunque puedan generar un pequeño beneficio, eliminan controles que prevenían daños mucho más importantes.

La valla de Chesterton y la muerte de Bruce Lee

Hay una interesante teoría sobre la muerte de Bruce Lee que está defendida por su biógrafo Matthew Polly. Bruce Lee falleció en Singapur el 20 de julio de 1973. Varios meses antes, Bruce Lee se había extirpado las glándulas sudoríparas. Varias semanas antes de su muerte, en una habitación calurosa, Bruce Lee había sufrido un golpe de calor. Pudo ser salvado, pero cada golpe de calor, aumenta la posibilidad de sufrir un nuevo ataque. Para Polly eso fue lo que produjo la muerte de Bruce Lee, en un caso claro de ignorar el pricipio de la valla de Chesterton.

Cómo usar el principio de la valla de Chesterton

La mejor manera de usar el principio de la valla de Chesterton es que antes de cambiar alguna cosa te plantees las dos siguientes pregunta:

1.¿Entiendo para qué existe esto?

2.¿Estoy seguro de que quitar esto no generará en el futuro un perjuicio superior a dejarlo en su lugar?

Solo si la respuesta a ambas preguntas es sí, deberías proceder a eliminar lo que existía.

Si te gusta esta entrada no la copies, compártela en tus redes mencionando el origen. Muchas gracias

3 comentarios en «La valla de Chesterton»

  1. Buenas! Aquí Jaír, de EfectiVida.
    Me ha encantado el concepto. No lo conocía. Con permiso compartiré el artículo en mi canal de Telegram.
    Saludos!

    Responder

Deja un comentario