Tabla de contenido

 

¿Qué es el síndrome del objeto brillante?

¿Alguna vez has sentido que tienes tendencia a dejar proyectos a medias? ¿Crees que continuamente dejas todo sin acabar?

Quizá tienes el síndrome del objeto brillante.

El síndrome del objeto brillante es la costumbre de buscar siempre algo nuevo y diferente, dejando de lado lo anterior. Se llama así porque cuando a un niño le das un juguete, juega con él, pero si le acercas después un juguete nuevo, deja el anterior y presta solo atención al nuevo objeto.

¿Es un problema?

Buscar cosas nuevas no es un problema en sí mismo. Te permite ser pionero, estar en la cresta de la ola y abrir tu mente a nuevas opciones .

El problema es cuando eso no te deja acabar nada. Cuando vas de una cosa a otra sin parar en ninguna y sin conseguir tus objetivos.

síndrome del objeto brillante

Ejemplos del síndrome del objeto brillante

El síndrome del objeto brillante se puede manifestar de muchas maneras diferentes.

1. Aprendiendo.

Quieres aprender por ejemplo a invertir en bolsa. Comienzas leyendo un libro y cuando apenas llevas unas páginas, pasas a otro. O vas probando curso tras curso, gastándote un dineral en ellos y sin aplicar los principios de ninguno.

2. Intentando mejorar.

Quieres perder peso y empiezas saliendo a correr. Luego te cansas y decides apuntarte a un gimnasio a clases de zumba. Después te cansas de las clases y decides ir a pasear.

3. En tus relaciones.

Cuando tienes problemas en una relación, puedes comenzar a ver cualidades positivas en una tercera persona. Al cambiar a estar con esa nueva persona, empezarás a darte cuenta de sus defectos y buscarás otra y así sucesivamente.

4. En los negocios.

Los emprendedores tienen casi la necesidad de estar pendientes de todas las novedades. Pero a veces tienen una adicción a cambiar de una rama a otra sin estar en ninguna de ellas el tiempo suficiente para triunfar.

Consecuencias negativas del síndrome del objeto brillante

Consecuencias negativas del síndrome del objeto brillante

Las consecuencias negativas del síndrome del objeto brillante son muchas:

¿Por qué se produce el síndrome del objeto brillante?

Hay una causas esenciales del síndrome del objeto brillante: el miedo a perderse algo. Lo que los americanos llaman el Fear of missing out.

Pongamos que tú quieres escribir un libro. Estás recopilando materiales para hacer una novela histórica ambientada en el Imperio Romano y de pronto un amigo te habla de que ha escrito un libro para perder peso con el que ha ganado muchísimo dinero.

De pronto te imaginas a ti mismo escribiendo un libro sobre perder peso que te lleva a ser millonario. Te ves llegando en un jet a tu gigantesca mansión en una isla privada o saliendo en un programa de televisión para promocionar tu libro. De pronto la idea de la novela ambientada en el imperio romano no parece ya tan interesante.

Es natural querer más. Es natural sentirse atraído por proyectos prometedores.

Soluciones para el síndrome del objeto brillante

Hay varias técnicas que pueden contribuir a que no te dejes
arrastrar por el síndrome del objeto brillante.

* Antes de lanzarte a un proyecto, medita bien si merece la
pena.
Cuanto más medites antes de hacer algo, más difícil es que desees
abandonarlo pronto.

* Al empezar un proyecto plantea el criterio de retirada.
Queda muy bonita la frase de sigue intentándolo, pero a veces seguir en un
proyecto equivocado es una pérdida de tiempo y de energía
. Lo mejor es que
tengas desde el principio una idea de en qué punto dejarías de trabajar en el
proyecto
. Por ejemplo: "si al cabo de un año no tengo más de 100
suscriptores dejaré el canal de youtube:" Obviamente ese criterio puede
cambiarse, pero lo que no debería ocurrir es que lo cambies en el momento de
adoptar la decisión de seguir.

*No abandones un proyecto salvo que se cumpla el criterio de
retirada o haya una causa de fuerza mayor
. Si viene el huracán Katrina, igual no es el momento de hacer un trofeo
de volley playa, evidentemente siempre hay circunstancias que lo cambian todo,
pero salvo que pase algo así, no abandones.

* Establece metas a corto y a largo plazo. Las metas son
importantes para mantener el rumbo, pero también para mantener la motivación.
Si no tienes metas a corto plazo, es posible que sientas que no estás
avanzando.

El síndrome del objeto brillante a corto plazo

Hasta ahora hemos hablado del síndrome a largo plazo, pero también puede aparecer a corto plazo.

El síndrome del objeto brillante a corto plazo es lo que ocurre por ejemplo cuando estás escribiendo una entrada para el blog, te aparece un aviso en facebook y dejas de escribir para abrir el mensaje.

Pasa en muchos casos:

Mirar a una persona que pasa cerca de ti y te parece más interesante que tu cita.

Estás viendo un vídeo que necesitas ver en Youtube y de pronto te dejas arrastar a ver una cadena interminable de vídeos de gatitos.

La solución para el síndrome del objeto brillante a corto plazo está en no dejarse arrastrar por las distracciones.

Para eso hay que tener:

Un plan de trabajo de todo el día que no nos deje olvidar qué es lo que tenemos que conseguir.

Un entorno en el que exista el menor número de distracciones posible. Estar aislado de otras personas, sin teléfono, sin acceso a internet, en una postura cómoda, con ropa y luz adecuadas para no tener que levantarnos a cambiar nada.

Entrenamiento para vencer las distracciones. No basta con esperar ser fuerte cuando llegue una distracción. Es necesario tener una estrategia sólida para superarlas y haber practicado esa estrategia una y otra vez para ser capaz de aplicarla sin dudar.

Cuando somos pequeños, el mundo es muy sencillo.

En el mundo de los cuentos todo es blanco y negro. Los buenos son muy buenos, los malos son muy malos, y los buenos ganan a los malos porque es como tiene que ser el mundo.

Las cosas están encadenadas entre sí. Cenicienta es buena y por eso el hada madrina le ha concedido el deseo. El príncipe se enamora de la princesa y por eso la busca.

A -> B , Y -> Z

El mundo es seguro y tranquilo. Todo ocurre por una causa y produce una consecuencia.

Crecer

Al crecer tienes que darte cuenta de que no es verdad que haya buenos y malos. Quizá hay algunos buenos muy buenos, y quizá haya algunos malos muy malos, pero la gran mayoría de las personas están en una de los diversos tonos de gris por los que pasamos cien veces al día.

Y no siempre ganan los buenos. De hecho a veces parece que los buenos nunca ganan.

Vemos que el mundo no es seguro, que no hay nada del todo cierto.

Y tenemos miedo, mucho miedo. Si hay algo que el ser humano no soporta bien es la incertidumbre.

El mundo real no es como el de los cuentos. Las historias son complejas, nos cuesta entender lo que ocurre de verdad.

Pero no nos resignamos a que sea así. Buscamos quien encuentre la explicación más sencilla. No la mejor explicación, sino la más sencilla. Porque la explicación más sencilla es la que nos hace sentir más seguros.

A pasa por B, Y pasa por Z.

Retuiteamos las frases que explican situaciones complejas con una causa simple.

Por eso tienen tanto éxito frases estúpidas como las de Coelho.

“Vivir es tomar decisiones y aguantar las consecuencias”

“Nada en este mundo sucede por casualidad”

¿Qué demonios es eso, cómo se puede resumir algo tan complejo como la vida en una frase tan simple?

Pero lees la frase y te da ganas de hacer sí con la cabeza. Claro, una frase y ya conoces el sentido de la vida, una frase y ya no tienes que pensar más.

No es un momento “a-há”, es un momento “haha”, un risible intento de englobar el mundo en una gota de agua.

Y con esas ideas simples creamos historias. Historias que explican la evolución del mundo, los cambios de nuestros sentimientos, los motivos por los que las cosas son como son.

Historias bonitas o terribles, pero historias que explican el mundo sin dejar huecos. Porque las historias no dejan huecos.

Incluso la Historia de verdad no es sino una explicación simplificada que trata de eliminar los muchos huecos de nuestro conocimiento.

En nuestro miedo a la incertidumbre colgamos la verdad del primer pino.

Perseguimos a quien nos diga lo que queremos escuchar, a quien nos dé seguridad, a quien nos encierre el universo en el frasco más pequeño.

Las causas de las cosas

Déjame que te diga una cosa horrible. Las cosas no ocurren para algo. No hay una intención en cada suceso de la vida de enseñarnos una lección.

Las cosas ocurren, a veces buenas, a veces malas. Disfruta las buenas y sufre las malas. Entiendo que haya veces en las que sería mejor creer que hay una razón para todo, pero no es verdad, no la hay.

Las cosas ocurren casi siempre por la combinación de varios motivos.

No suspendes el examen solo porque salieras de fiesta la noche anterior.

No se pierde el partido porque el equipo estuviera cansado.

Pero los periódicos y los libros y la gente, prefiere buscar la explicación sencilla, la única causa.

El nudo gordiano

Alejandro Magno , el mayor conquistador de todos los tiempos, llegó una vez a un lugar. Allí había un nudo. El famoso nudo gordiano. Decían que el que lo supiera soltar, conquistaría Asia. Alejandro sacó su espada, y de un golpe seco lo cortó.

Esa solución es la que aplicamos muchas veces. Una causa que acabe con los problemas. Una causa que explique lo que pasa, que te haga sentir bien, que le de a todo un orden.

La causa ajena

De los muchos casos de causas falsas, ninguno tan terrible como el de las causas ajenas. Ninguno tan tremendo como el de la causa iajena.

Si piensas que todos tus problemas son culpa de una persona, de una organización, de una ideología... entonces es casi seguro que estás totalmente equivocado.

Y no solo eso.

Al poner la causa en un lugar extraño a ti, estás poniendo también la solución en un lugar extraño a ti. Y nunca podrás solucionar nada.

Muchas causas

Sería maravilloso que todo fuera sencillo. Que todo ocurriera por una sola causa y todo tuviera una sola consecuencia. Pero no es así.

El mundo tiene muchas causas. Es tentador y tranquilizador encontrar una sola causa. Pero es falso. No elijas lo cómodo. Elige lo cierto.

"If We Tried To Think Of A Good Idea, We Wouldn't Have Been Able To Think Of A Good Idea. You Just Have To Find The Solution For A Problem In Your Own Life." - Brian Chesky, Co-founder of Airbnb

"Si hubiéramos tratado de pensar en una buena idea, no hubiéramos podido pensar en una buena idea. Solo tienes que encontrar la solución para un problema en tu propia vida". - Brian Chesky, cofundador de Airbnb

 

¿Te imaginas cuánta gente pensó hace muchos años que era un incordio tener que ir a la pizzeria para comer una pizza?

Muchísima gente.

¿Cuánta gente pensó que llevar las pizzas a casa sería un buen negocio? Muchísima menos.

¿Cuánta gente además de tener la idea, buscó la manera de convertirla en realidad?

Solamente alguno solamente. Y se hizo millonario.

Un problema, una idea

Cada invención es la respuesta a un problema.

El bronce se rompe con mucha frecuencia -> hierro.

Las casas están muy oscuras y las velas pueden hacer que ardan -> electricidad

La gente muere por la viruela -> vacuna contra la viruela.

Los teléfonos móviles no son bonitos, son complicados y tienen pocas funciones -> Iphone.

Los caballos se cansan y no viajan lo suficientemente rápido -> coche

Los televisores de LED iluminan toda la pantalla a la vez y no se puede mostrar el negro -> tecnología OLED

Pero no solo son las invenciones. Cada negocio innovador surge de un problema.

Los taxis son caros y a la gente le disgusta no saber lo que le van a cobrar -> Uber

Es incómodo recoger y devolver los vídeos a la tienda de vídeos -> Netflix

Es aburrido beber siempre el mismo café en un ambiente poco cálido -> Starbucks

Emprender en base a problemas

No soy partidario de animar a la gente sin más a emprender. Al menos no a emprender gastando dinero y empeñándose. Pero si estás decidido a emprender, quizá una de las mejores maneras es simplemente prestando atención en tu día a día y tratando de ver qué es lo que no funciona bien o las cosas que simplemente te incomodan.

Sin embargo no esperes que todo funcione  a  la primera.

Por ejemplo los fundadores de Airbnb se dieron cuenta de que en un congreso en la ciudad faltaban camas. Ese era el problema. Compraron unos colchones y vendieron el derecho a dormir en ellos por 80 dólares cada uno. Se presentaron 3 personas.

Después volvieron a hacer lo mismo en otro congreso y solo tuvieron dos reservas. Tuvieron que luchar. Un día se dieron cuenta de que la gente no hacía reservas porque las fotos de los pisos eran muy malas. Así que cogieron una cámara y empezaron a recorrer los pisos de nueva york haciendo mejores fotos. Poco a poco empezó a despegar y hoy es una empresa que vale muchísimo dinero. (aquí tienes la historia en inglés de Airbnb)

Necesitas una idea, necesitas aplicar la idea y necesitas trabajar mucho para que esa idea salga adelante.

Aprender en base a problemas

Otra forma de usar las cosas negativas es aprovechándolas para aprender. En muchas ocasiones vemos vídeos de grandes maestros que hacen de maravilla las cosas que queremos aprender. Y puede ser muy útil. Pero también puede ser útil ver personas que hacen las cosas mal y pensar en cuáles son las cosas que no quieres hacer. Una especie de ejemplo negativo. 

Perspectiva

Como siempre, al final se trata de perspectiva. De mirar las cosas que no van bien como el punto de partida de algo mejor y no solo como una realidad desagradable.

No vas a conseguir que desaparezcan las incomodidades, pero puedes mirarla con otros ojos y quién sabe, igual te haces millonario por el camino.

 

Kasparov da un paso. Mira al tablero. Piezas blancas y negras ocupan las casillas. Desde el otro lado, un hombre mira a Kasparov a través de las figuras, esperando. Kasparov piensa por un segundo y con un movimiento firme mueve un caballo. "Jaque", dice. Cuando el hombre levanta la mirada, Kasparov ya ha pasado al siguiente tablero. 

¿Cuántas veces te quedas paralizado pensando en un problema, lamentándote por haber aparcado mal y recibido una multa, por haber olvidado el cumpleaños de tu mejor amigo, por haber enviado un mensaje una noche de borrachera?

Imagina reaccionar de una manera diferente. No lamentarte de las cosas, solamente ver lo que ocurre y actuar. Ser como el campeón de ajedrez que mira el tablero y no se pone a llorar, sino que piensa en la mejor jugada posible en la posición actual.

Aprende a usar la mirada del ajedrecista.

Cómo usar la mirada del ajedrecista

En realidad, lo que llamo aquí la mirada del ajedrecista sigue lo que recomendaban los estoicos:

1.Diagnostica la situación sin calificarla.

Trata de hacer un análisis desapegado. Ocurre X y Y y Z.  Algunas de esas cosas te gustan y otras no. Hay cosas que querías que ocurriera y cosas que no querías que ocurrieran. Pero ni siquiera tú sabes qué es lo mejor, así que no califiques.

Llevar el coche al taller no es lo que te gustaría, pero quizá por no conducir evites tener un accidente.

Este paso es el equivalente al ajedrecista mirando las piezas y viendo que su rey está en peligro, o que un peón puede comerle un caballo.

2 .Visualiza las posibles jugadas.

Piensa en los posibles planes. Plan A, plan B y plan C. Después haz la película en tu mente de lo que ocurriría si usaras cada uno de esos planes. No te limites a los efectos inmediatos, piensa en lo que esos efectos producirían en los demás. Usa lo que se llama pensamiento de segundo grado.

Puedes pensar en que quieres que te suban el sueldo. El plan A puede ser pedir un aumento a tu jefe. El efecto inmediato puede ser que te diga que sí o que no. Pero quizá después se produzcan otras consecuencias. Quizá después esté resentido, o quizá así te valore más.

Esta fase es muy especulativa. Tendrás que imaginar lo que podría pasar. No te hagas trampas al solitario. Tienes una intuición de lo que podría ocurrir. Esa intuición primera suele ser cierta.

En el ajedrez, esta fase sería cuando el jugador piensa en la posibilidad de mover la torre hacia delante, o echar el rey a un lado, o mover el caballo. El ajedrecista imagina qué pasaría si hiciera ese movimiento, como reaccionaría el rival y cómo reaccionaría él mismo al movimiento del rival. Cuanto más movimientos seas capaz de imaginar en el futuro, más completo será tu análisis.

3. Después de la ejecución, cambia tu atención. 

El ajedrecista, elige la jugada que cree mejor y la ejecuta. Después se olvida de los movimientos que podría haber hecho y se concentra en los posteriores. Si juega varias partidas, pasa su atención a otro tablero.

Haz tu lo mismo. Compara todas las opciones y elige la que creas más favorable para tus intereses a largo plazo. Luego gira y olvídalo. Piensa en la jugada siguiente o en otra cuestión pero no en la jugada pasada.

 

 

No es fácil controlar las emociones. A veces te empapan de una manera tan intensa que parece imposible cambiarlas.

Pero no es imposible, y hay una técnica que es ideal para que tus emociones negativas desaparezcan: la reestructuración cognitiva.

Cómo funciona la reestructuración cognitiva

A un nivel intuitivo creemos que lo que sentimos es consecuencia de lo que pasa. Un amigo no me felicita mi cumpleaños y me siento mal. Mi jefe recibe con frialdad mi informe y estoy intranquilo.

La reestructuración cognitiva no cree en esa conexion directa realidad -> sentimientos. La reestructuración cognitiva considera que entre la realidad y nuestros sentimientos está nuestra interpretación de las cosas.

[ss_click_to_tweet tweet="Tus sentimientos no dependen directamente de la realidad, sino de tu interpretación de la realidad." content="Tus sentimientos no dependen directamente de la realidad, sino de tu interpretación de la realidad." style="default" via="1"]

Tu amigo no te felicita tu cumpleaños, tú interpretas que eso es que no te está dando la consideración que necesitas y te sientes mal.

Esa diferencia es muy importante, porque si uno de los pasos depende de ti, entonces tú modificando las cosas en ese paso, vas a poder cambiar cómo te sientes.

Los pasos para hacer la reestructuración cognitiva

Para poder cambiar tus sentimientos sobre algo, realiza los pasos que te doy a continuación.

1. Para tus pensamientos. Cuando te sientes mal, tu cabeza se vuelve un hervidero de pensamientos negativos y de emociones oscuras. No puedes llegar a ningún lado si no paras esa situación.  Puedes decir "stop" o simplemente hacerte a ti mismo "shhhh" como haría un profesor con una clase de alumnos charlatanes, pero tienes que parar los pensamientos antes de hacer cualquier otra cosa.

2. Identifica bien el disparador. El disparador es la situación que ha originado tu sentimiento. Puede ser una circunstancia exterior ( alguien te ha gritado en la calle) o interior ( te has acordado de cuando te tropezaste al dar la charla y la gente se rió) Tu actitud no ha de ser de buscar culpabilidades sino de curiosidad, como un investigador que trata de descubrir qué ha ocurrido en la escena del crimen.

¿Cuándo ocurrió?, ¿dónde estabas?, ¿con qué personas?, ¿qué palabras o actos te han afectado más?

 3. Descubre tus pensamientos negativos. En muchas ocasiones se generan pensamientos automáticos, imágenes o recuerdos. Suelen repetirse, así que cuanto mejor los conozcas, más fácil será luchar contra ellos.

4. Examina tu respuesta emocional. ¿Cómo te sentiste? Trata de ser específico. Descubre diferencias entre tus emociones. No es lo mismo sentir tristeza que nostalgia. Cuanto mejor distingas las emociones diferentes, mejor las vas a poder gestionar.

Trata de puntuar el nivel de las emociones. ¿Cómo de triste te sientes del 1 al 10?

5. Cambia tus pensamientos e interpretaciones. ¿De qué otra manera más útil podrías interpretar lo que ha ocurrido?

Puedes seguir dos vías: o generar otros pensamientos o atacar la raíz del pensamiento que has tenido. En el caso del amigo que no te llama por tu cumpleaños, puedes pensar:

Es conveniente generar varias alternativas (siguiendo nuestro principio de xidear) para sustituir el pensamiento negativo.

6. Comprueba la intensidad de la emoción. 

Una vez has hecho la reestructuración ¿que fuerza tiene la emoción negativa?

En el caso de sentimientos negativos fuertes, es probable que tengas que realizar el proceso unas cuantas veces hasta sentirte del todo bien, pero con cada proceso las emociones negativas irán disminuyendo de intensidad.

 

Fuente: todo esta entrada es una aplicación del método explicado más extensamente en inglés en esta página: https://nickwignall.com/cognitive-restructuring/

El programador y ensayista británico Paul Graham en su libro de 2008 How to disagree  (Como discrepar) establece la jerarquía de la discrepancia.

La jerarquía de la discrepancia

Cada vez que reaccionamos a lo que dice una persona, lo podemos hacer de maneras muy distintas. Cada manera de reacción implica un nivel de racionalidad, desde la menos racional hasta la más racional.

  1. Insulto. De las 7 jerarquías de Graham la más baja es el insulto. Es lo que utiliza toda aquella gente que tiene no tiene ningún otro tipo de argumento. Graham pone como ejemplo la frase "eres un idiota"
  2. Argumento ad hominem. Se usa cuando en lugar de atacar el argumento que está dando la otra persona lo que haces es atacar las características de esa persona para desacreditarla. Por ejemplo "tú cállate que eres el menos demócrata de todos".
  3. Respuesta al tono del mensaje. En lugar de hacer referencia al mensaje en sí mismo te refieres a la tonalidad que tiene el mensaje. Frases como "diciendo las cosas así pierdes la razón".
  4. Contradicción. Cuando expresas la opinión contraria pero como sin dar argumentos, como si fuera una verdad absoluta.
  5. Contraargumento. En este caso se presentan argumentos para apoyar tu opinión pero que no son  tuyos como si incluyes citas o como referencias a las ideas de los demás.
  6. Refutación. Es cuando discutes las ideas de la otra persona pero solamente en cuestiones o circunstancias secundarias y no el núcleo de la argumentación de la otra persona.
  7. Refutar el punto central. Es cuando puedes enfrentar la esencia de la opinión de la otra parte e incluso integrar alguna de sus ideas en la discusión.

Es importante saber en qué nivel de la jerarquía de la discrepancia están tanto tus contestaciones como las que te hace otra gente, para poder subir el nivel de las tuyas y saber cómo responder a las ajenas.

Te planteo un reto, interesante para redes sociales. ¿Qué te parece si la próxima semana intentas subir un par de escalones en la jerarquía de la discrepancia?

Copyright: Entusiasmado.com 2012
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram