Durante esta semana me he estado centrando en la práctica de controlar la incomodidad del episodio 5 del curso de habilidades sociales.

Cuando uno no se encuentra bien físicamente es muy difícil transmitir todos los elementos del carisma. Yo me he dado cuenta de lo mucho que noto por ejemplo el no haber dormido bien. Cuando no he descansado correctamente tengo que hacer un sobreesfuerzo para tener presencia, y para mostrar poder y calidez. Al no estar con plena energía mi confianza es menor, aparecen las dudas, y hasta me resulta más complicado hacer un esfuerzo para prestar atención a las historias de los demás.

Pero incluso circunstancias físicas mucho menos importantes, he comprobado que tienen el poder de descentrarme.

Estoy acostumbrado a llevar lentillas siempre. Soy muy miope ( tengo seis dioptrías en cada ojo) pero hace muchos años que llevo lentillas y las gafas solo las utilizo justo antes de dormir. Sin embargo en algunas ocasiones ( normalmente porque no he dormido bien o tengo los ojos irritados) he tenido que ir a trabajar con gafas. En esas ocasiones siempre he notado que mi confianza disminuía, y que era extremadamente consciente del hecho de si mis gafas estaban limpias ( y unas gafas con tratamiento antireflejos nunca están limpias).

Otra cosa que me ha pasado en ocasiones es que he descubierto al mirarme en el espejo que no me he afeitado bien. Quizá en algún lado de la cara me he dejado una parte mal afeitada ( normalmente por salir de casa con prisa porque llegaba tarde). Al darme cuenta he notado que estaba pendiente de si la gente se daba o no cuenta de ello.

En muchas ocasiones por comodidad, no uso en mi trabajo la corbata que sería habitual. Esta semana me he dado cuenta sin embargo de que aunque la corbata me hace sentir más incómodo físicamente,  su ausencia me genera una incomodidad psicológica, y a la vez transmite la sensación de que soy alguien menos importante, por lo que disminuye mi poder.

La posición de mi cuerpo en relación a la persona con la que hablo también he visto que es esencial. En lugar de hablar durante mucho rato en la posición en la que por azar me encuentre, lo que he hecho es intentar colocarme en una posición que sea cómoda para mí y para mi interlocutor. He buscado la distancia adecuada, la orientación adecuada.

La principal enseñanza que he obtenido de esta semana es que he de planificar la eliminación de todos los elementos que me descentren, porque la mayoría de ellos se repiten, y son un obstáculo para mi carisma.

Y tú ¿Tienes algún tipo de incomodidad física que condicione tu carisma?

Copyright: Entusiasmado.com 2012
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram