¿Cuántas veces has sentido que una persona, quizá menos capacitada que tú, ha conseguido cosas que tú solo has soñado?

¿En cuántas ocasiones has envidiado la facilidad de una persona para conseguir amigos, amantes, o contactos profesionales?

¿Te gustaría saber cómo lo hacen?  ¿Te gustaría tener esa misma capacidad?

Para eso has de aprender cómo ser un experto en relaciones humanas.

Cómo ser experto en relaciones humanas

Por: flickr.com/photos/joaolavinha/12752860265/

(Esta entrada cierra y resume el curso gratis de relaciones sociales que hemos venido desarrollando en Entusiasmado.com)

El carisma.

 

No se toca, no se puede cuantificar, pero es algo que todos notamos. A veces se llama don de gentes, a veces se llama carisma. Muchas veces nos han hecho creer que es algo que se tiene o no se tiene. Pero no es así. Como casi todo en esta vida, se puede aprender.

 

Los tres elementos del carisma

 

El carisma se compone según Olivia Fox Cabane, autora del libro " the charisma myth" de 3 elementos: presencia, poder y calidez.

a)Poder: 

El poder no es necesariamente la importancia que tienes en la sociedad o en el grupo en que te encuentras. Más aún que eso, es el mensaje que transmites con tu forma de actuar, tu seguridad, tu efecto sobre los demás.

 

b)Calidez: 

Es el interés por los demás y por sus sentimientos. Hay una frase en Estados Unidos que dice "a nadie le importa cuánto sepas, hasta que no sepan cuánto te importan".

El poder y la calidez operan según Olivia Fox Cabane como elementos que se equilibran. Son por así decirlo, el ying y el yang del carisma. Si tienes calidez y no tienes poder, resultarás demasiado complaciente y servil. Si tienes poder, pero no tienes calidez, resultarás demasiado arrogante.

Si quieres practicar el carisma, puedes hacer los ejercicios que están en estas entradas A B

 c)La presencia .

Nuestra mente no siempre está en el mismo lugar en que está nuestro cuerpo.  O no lo está del todo. Quizá está solo en un 30, en un 40, o en 50% pero no en un 100%.

 

Cuerpo aquí mente allá

A veces tu cuerpo está aquí y tu mente esta allá

 

Hay básicamente dos causas de que no estemos presentes al 100%.

- Rechazamos la situación actual y huimos del presente.

- o algo del presente o del futuro atrae nuestra mente hacia allí.

A veces incluso ocurren ambas cosas a la vez. Como cuando estás lavando los platos y no los quieres lavar (huyendo del presente) y además piensas en que luego vas a ir al cine ( el futuro te arrastra)

Hay muchas maneras de conseguir estar más presente. Las más importantes son la meditación y los ejercicios de mindfulness, como la plena presencia al caminar o el reloj que te avisa cada hora.

(Ejercicio sobre la presencia)

Si quieres descubrir otras estrategias,aquí tienes unas cuantas técnicas que facilitan la presencia.( y su ejercicio )

 

Cómo se transmite el carisma a los demás.

 

El modo fundamental en que el carisma se irradia a otras personas, es el Lenguaje no verbal. Mediante él podemos proyectar tanto el poder, como la calidez, como la presencia . El lenguaje no verbal incluye el lenguaje corporal, las expresiones faciales, el tono y la pronunciación.

La mejor estrategia para controlar tu lenguaje no verbal es controlar tu estado interno y dejar que ese estado interno se manifieste a través del lenguaje no verbal. Descubre  varias estrategias para mejorar tu lenguaje no verbal (Ejercicio.)

 

Obstáculos para el carisma.

 

Hay obstáculos que nos dificultan  podamos tener carisma:

 

1. Incomodidad física.  (Ejercicio)

 

Cuando te sientes físicamente incómodo, no puedes mostrar plenamente tu carisma.  Por un lado tú no te sientes bien, y por otro lado transmites a las demás personas tu incomodidad.  Para superar la incomodidad física:

-Preven su aparición antes de que ocurra.

- Si ocurre,  reconoce que está ocurriendo.

-Remediala si puedes,  si no puedes confiésalo a la otra persona para que sepa lo que te ocurre, y en todo caso aprende a soportarlo.

2.Incertidumbre.  (Ejercicio)

 

incertidumbre

Por: flickr.com/photos/zoxcleb/12708086944/

 

Soportar la incertidumbre es complicado. Pero es precisamente lo que distingue a las personas que llegan más arriba.

¿Cómo aprender a manejar la incertidumbre?.Hay métodos a más largo plazo, como la meditación o la desensibilización por la exposición frecuente a la incertidumbre. Pero si quieres una solución a más corto plazo, puedes usar el método de transferencia de responsabilidad.

3.Otras emociones negativas.  (Ejercicio)

 

Otras emociones son también muy negativas para el carisma:

- La comparación con los demás.

- La duda acerca de nuestro propio valor.

- La autocrítica.

 

En caso de emociones negativas el proceso es:

- Desdramatizar: Acepta la emoción negativa. Si rechazas esa emoción, ese rechazo será aún peor que la emoción en sí misma. Es la segunda flecha de la que habla el budismo.

- Entender que los sentimientos negativos no son la realidad. Aunque a veces lo parezcan.

- Reinterpretar la realidad de la manera más conveniente.

 

4. La Incomodidad.  Ejercicio.)

 

Cuando sientes alguna incomodidad, conviene centrarte en esa situación que genera la incomodidad. Mírala como  si fueras un investigador que la trata de describir. ¿En que parte de tu cuerpo la sientes?, ¿Qué color tendría? ¿Es constante o va y viene?.

Además mientras la estás sintiendo haz dos cosas:

- Date ánimos a ti mismo.
- Recuérdate que esa molestía pasará.

Pero si quieres ser muy bueno aguantando las situaciones incómodas puedes acostumbrarte a ellas practicando. Ponte a ti mismo con frecuencia en situaciones incómodas. Y cada vez lo serán menos.

Tácticas para aumentar el carisma

 

Además de evitar las circunstancias que obstaculizan el carisma, también podemos reforzarla con diversas tácticas.

 

visualización

Por: flickr.com/photos/martinaphotography/6942338638/

 

1.Visualización. Ejercicio.

 

Visualizarnos haciendo algo, produce gran parte de los beneficios de realizar esa actividad. Sigue estás reglas para visualizar adecuadamente:

a)Prepara la escena que vas a visualizar.

Escríbela. Incluye lo que verías, lo que escucharías, lo que olerías, lo que notaría tu gusto  y los sentimientos. Incluye la situación inicial, los momentos complicados, el resultado exitoso y tu reacción al resultado exitoso. Cierra los ojos, y colócate tumbado o sentado en un lugar cómodo donde no vayas a ser interrumpido.

 

b) Imagina la escena. 

Hazlo en primera persona. No como si estuvieras viendo una película en que tú eres un personaje, sino como lo verías tu en esa posición.

Visualiza con el mayor detalle posible.

Imagina el mejor de los desempeños.

Imagina las sensaciones que tendrías en una escena así.

 

2.Autocompasión. (Ejercicio.)

 

Autocompasión es la calidez que somos capaces de tener con nosotros mismos, especialmente cuanto estamos pasando por una experiencia complicada.  Es el deseo de mirar los propios errores con amabilidad y comprensión.

En algunos estudios se ha comprobado que la autocompasión es más importante que la autoestima.

 

calentamiento

Por: flickr.com/photos/familymwr/5032496501/

 

3.Calentamiento . Ejercicio.

 

Antes de presentarte en una situación en que tu carisma haya de estar en pleno funcionamiento has de calentar:

 

- Evita todo aquello que te vacíe de energía.

- Antes del  momento en que necesites brillar realiza actividades que te pongan en el estado de ánimo más adecuado. Por ejemplo puedes ir hablando con algunas personas para entrar en modo social.

 

4. Busca conseguir una buena primera impresión.

 

Se dice que no tienes una segunda oportunidad de causar una buena primera impresión. Por eso tienes que ser consciente de ello, y buscar que la impresión inicial sea lo mejor posible.  Para conseguirlo has de hacer lo siguiente:

1. Ten una apariencia externa adecuada.

Es importante conocer a las personas con las que tratarás y el ambiente en el que vas a moverte. Intenta que la ropa quede bien a tu tipo de cuerpo.

2. Presenta unas características interiores semejantes.

Consideramos más positivamente a la gente que tiene nuestra misma ideología, nuestro mismo nivel económico, y nuestro mismo nivel de inteligencia.

3. Usa las mismas palabras que la persona con la que vayas a tratar.

Estimamos más a las personas que usan un vocabulario parecido al nuestro.¿ Alguna vez te ha parecido alguien demasiado redicho o demasiado vulgar en su forma de hablar? Entonces entenderás por qué las investigaciones dicen eso.  Puede ser una muy buena estrategia tomar las palabras más características de una persona y reutilizarlas ( de forma sútil) más adelante en la conversación.

4.Usa un lenguaje no verbal adecuado.

5. Escucha con atención.

6. Actúa con confianza.

7.Sé expresivo.

Hay un principio llamado el “halo de expresividad” por el que las personas que se comunican de una manera expresiva y animada son más valoradas.

8.Choca las manos con la fuerza justa. Ni mucha ni poca.

Si practicas la primera impresión, te darás cuenta de que cada vez que una persona conoce a otra se hace tres preguntas:

¿Es esta persona peligrosa o amistosa?

¿Qué estatus tiene esta persona?

¿Es esta persona atractiva?.

Intenta que la respuesta que produzcas a cada una de esas preguntas sea la más conveniente a tus intereses.

 

¿Cómo conseguir que las personas hagan cualquier cosa por ti?

 

Rick Warren nos da la clave para conseguir ser extremadamente popular, en su curso de persuasión de una sola frase.

Para Rick Warren la gente hará cualquier cosa por aquellos que:

Apoyan sus sueños. (Practica).

Justifican los fracasos. (Práctica).

Les liberan de sus miedos.

Confirman sus sospechas .

Lanzan piedras a sus enemigos

 

 

Cómo se resume todo

 

A los demás no les importas tú. A los demás les importa lo que está relacionado con ellos. Si tú quieres importarles, tienes que pensar en lo que los demás quieren y ponerte en su lugar. Tienes que hacer que la otra persona se sienta importante. Los demás no han venido a hablar de tu asuntos. Los demás han venido a que tú te preocupes de los suyos. A que tú, por decirlo metafóricamente, "hables de su libro".

 

Gracias a todos los que habéis participado en el curso gratuito de relaciones sociales. Espero que os haya sido de utilidad.

”Hay dos cosas que la gente quiere más que el dinero y el sexo: el reconocimiento y la alabanza" Mary Kay Ash

 

Una de las mejores cosas que podemos regalar cada día es conseguir que toda persona con la que tratemos se sienta importante. Si quieres saber cómo hacer que una persona se sienta importante, usa estos 7 trucos. 

 

Maneras de hacer que alguien se sienta importante

Por: flickr.com/photos/aigle_dore/2781315755/

 

Recuerda su nombre.

 

Dale Carnegie ya indicó, en su famoso libro "how to make friends and influence people"  la importancia que tenía recordar el nombre de una persona. Para cada persona ( incluso para los Eustaquios y Ramonas ) su nombre es la palabra más hermosa del idioma.

Sin embargo, no todo el mundo se siente identificado con su nombre. Algunas personas prefieren ser conocidas por su apellido, por un apodo o por un nombre artístico.  Yo sigo el principio de que todo el mundo tiene derecho a tener el nombre que quiera. Entérate de cuál es el nombre por el que esa persona desea ser conocido y pronuncialo en algunas ocasiones. No lo hagas muy a menudo sin embargo, o se verá como algo artificial.

 

Escucha  con atención.

 

Seguro que más de una vez has sentido la frustración de decir algo a una persona y notar que no te está escuchando. Quizá lo has notado en sus gestos, en que ha cambiado la conversación sin justificación, o en que no ha captado nada de lo que has dicho.  Sea como sea que lo has notado, seguro que te ha hecho sentir mal.

Una buena manera de determinar quien es la persona más importante en un grupo, es comprobando a quién se le escucha con más atención al hablar. Cada vez que alguien no se molesta en escucharnos, una pequeña voz dentro de nosotros nos dice "no eres lo suficientemente importante" y nos sentimos mal.

Por supuesto no estés pendiente de pantallas de ordenador, de televisores, de teléfonos ni de otras cosas. Ni siquiera tengas tu teléfono a la vista. Está demostrado que hace que la otra persona esté menos satisfecha con la conversación.

Si quieres aprender a escuchar mejor  lee este artículo

 

Recuerda las circunstancias de esa persona.

 

Escuchar no es solo estar presente en el momento en que la otra persona habla. Has de ser capaz de recordar la información trascendente. Si una persona se tira 30 minutos hablándote de que la próxima semana le van a operar por un dolor de la espalda, recuérdalo para la próxima vez.  Si cuando volvéis a hablar,  no preguntas cómo ha ido la operación, es probable que la persona sienta que no has prestado verdadera atención a lo que decías.

Especialmente importante es recordar la información que tú mismo has solicitado. Cuando tuve a mi hijo, hace ya tres meses, me ocurrió que algunas personas me preguntaron si era niño o niña. Sin embargo en las conversaciones siguientes, algunas de esas mismas personas no recordaban el sexo de mi hijo, y me lo volvieron a preguntar. La sensación que eso transmite es de total indiferencia. A mí mismo me ha pasado muchísimas veces, y es algo que creo que deberíamos cambiar.

Es conveniente tener una libreta o un fichero informático donde recojas la información básica de las personas con las que más tratas, para que no se te olvide nada relevante.

 

Deja que otra persona se lleve la gloria

Por: flickr.com/photos/aussiegall/334923969/

 

Deja que la otra persona se lleve la gloria.

 

A casi todos nos gusta sentirnos el centro del universo, pero una de las cosas que mejor demuestran tu habilidad social es la capacidad para renunciar a acaparar la gloria.

Ocurre muchas veces que contamos a alguien algo que nos ha ocurrido y de lo que nos sentimos orgullosos y la otra persona nos sale con algo que lo supera.  Tú dices que has pasado una semana en un "resort" de vacaciones de tu país, y la otra persona te cuenta sus vacaciones en los mares del sur. Tú cuentas que has hecho un podcast y la otra persona te habla de las muchas veces que ha aparecido en televisión.

Nadie quiere escuchar tus momentos de gloria. La gente prefiere que escuches SUS momentos de gloria. Aunque sean más pequeños objetivamente, para ellos son mucho más importantes.

Además las personas importantes, nunca mencionan sus logros. Al fin y al cabo si tan grandes fueran tus logros, tampoco necesitarías mencionarlos, porque todo el mundo los conocería ya. ¿Te imaginas a Bill Gates diciendo " me parece muy bien que tengas un blog, pero quiero recordarte que soy el fundador de Microsoft"?

Tu objetivo no es robar la gloria de la otra persona sino aumentarla. Todo el mundo tiene logros por los que pueden ser admirados. Una de las mejores cosas que puedes hacer es buscar esos logros y celebrarlos.

 

Acepta a cada persona como es.

 

Todos tenemos inseguridades. Todos queremos ser aceptados a pesar de ellas. Si logras que la otra persona sienta que la aceptas tal y como es, habrás dado un gran paso para que esa persona te valore.

Muchas veces lo que nos impide aceptar a otra persona, es que no nos ponemos en su lugar. Al mirar el mundo desde el lugar donde esa persona lo mira, es mucho más sencillo que podamos comprender por qué actúa como actúa y podamos aceptarla.

 

Escoge las palabras adecuadas.

 

La pluma dicen que es más poderosa que la espada. Supongo que el que lo dijo no había sido atravesado por una espada. Pero en todo caso las palabras tienen muchísima fuerza. A veces alguien usa con nosotros una palabra que nos impacta, y le estamos dando vueltas durante mucho tiempo.

Por eso no podemos simplemente hablar de cualquier manera. Hemos de escoger las palabras que eviten que la otra persona se sienta mal consigo misma. Y hemos de buscar también las palabras que hagan que la persona se llene de una energía positiva.

 

Siente que esa persona es importante

Por: flickr.com/photos/jeronimooo/12069638595/

 

Siente que esa persona es importante.

 

Todas las ideas anteriores son válidas. Pero son irrelevantes en comparación con esta. Si tú sientes que esa persona con la que estás hablando es importante, es imposible que esa persona se sienta mal contigo.

No es necesario que pienses que es una persona importante de forma objetiva para el mundo. Pero en ese momento, en ese lugar, esa persona ha de ser para ti la que más importancia tenga. Cuando pides un helado, la persona que te sirve el helado es más importante que el emperador de China ( cuando en China había emperador claro). Cuando saludas a un amigo que encuentras por la calle, en ese momento ese amigo es más importante que la mujer o el hombre de tus sueños. Porque esa persona está ahí, y tú estás compartiendo ese momento con ella.

 

Si tú sientes que en el momento actual la persona que tienes delante es la más importante del mundo , conseguirás que también ella sienta que es la persona más importante. 

 

(Esta entrada pertenece al curso gratis de relaciones sociales)

nothing but...

He venido a hablar de mi libro: el origen.

Seguro que a los lectores más jóvenes y a los de fuera de España no les suena esta anécdota. A la gente de mi generación o  mayores que hayan vivido en España les resultará sin embargo muy familiar.

Hace años en un programa de televisión que estaba cerca de acabar el escritor Paco Umbral  le dijo a la presentadora que "él había venido a hablar de su libro". No hablar de su libro le había enfadado de manera que estaba dispuesto a irse. Además el escritor dijo que no le interesaba saber lo que "opina el personal" (expresión esa del personal muy de la época que se refería a la gente en general) .

El vídeo es corto y no tiene desperdicio.

 

 

Cuando hemos venido a hablar de nuestro libro.

 

En la vida real y en la vida virtual de las redes sociales es extremadamente frecuente  venir a hablar de nuestro libro.

Lo veo cada día en todas las personas que hablan una y otra vez de su blog sin preocuparse de leer los blogs de los demás.

Lo veo en las personas que entran a exponer sus problemas y a que les ayuden sin molestarse en intentar solucionar también los problemas de los demás.

Lo veo en las personas que hablan de sus ligues y no les preguntan a los amigos por los suyos.

Lo veo en las personas que quieren dejar claro en cada tweet lo listas que son y que no valoran las aportaciones de los demás.

Lo veo no sólo en los demás, sino en mí mismo. Y nunca es más irritante la costumbre de hablar de tu libro que cuando la ves en ti mismo y no eres capaz de pararla.

 

¿Por qué queremos siempre hablar de "nuestro libro" ?

 

Es una consecuencia de nuestra naturaleza. Nuestros genes nos llevan a preocuparnos de mantener nuestro estatus.Eso ha sido siempre fundamental para nuestra reproducción y también para nuestra supervivencia. Cada vez que "hablamos de nuestro libro" estamos intentando mantener nuestra posición en el orden social.

 

Preocuparnos de los demás nos favorece

 

he venido a hablar de tu libro

Por: flickr.com/photos/johnthescone/362893375/

 

El mantenimiento del estatus requiere actuar de manera contraintuitiva.  Cuando patinas, para evitar caerte, debes patinar no demasiado lejos. Al inclinarte hacia el suelo pareces estar más cerca de caerte pero estás en realidad más lejos.

En tu relación con los demás pasa algo parecido. Si te preocupas solo por ti mismo, quizá sientas que estás más cerca de tener un estatus superior, pero en realidad estarás más lejos. La gente perderá interés por ti, porque no habrás mostrado interés en ellos.

Piénsalo, ¿quién te importa más, la persona que solo se preocupa por hablar de sí misma y de sus logros, o la persona que te hace sentir bien y que se preocupa por como estás? ¿Qué persona crees que está mejorando más su estatus, la que te cuenta lo bien que lo ha hecho todo, o la que se preocupa por lo que has hecho tú?.

Por:flickr.com/photos/pedrosimoes7/13037928553/

 

Haz que las personas se sientan importantes.

 

Hace unos años tuve un socio con el que terminé muy mal ( las sociedades son como los matrimonios, son buenas o malas dependiendo de las personas con las que se hagan). Sin embargo aunque considero que él era muy mala persona, tenía muy claro lo que la gente quería.

"La gente está harta de que la traten mal, de los problemas, de sentirse poca cosa. La gente lo que quiere es sentirse importante".

También recuerdo un amigo que tenía con gran talento para relacionarse con las personas. No tenía grandes conocimientos, ni nada especial salvo una cosa, cuando hablabas con él te hacía sentir extraordinariamente importante. Cuando acababas de hablar con él, sentías que te apetecía volver a hablar pronto con él.

Hacer que una persona se sienta importante no exige mentir, ni halagar. No es en absoluto necesario. El mejor regalo que podemos hacer es nuestra atención. En un mundo en el que la atención está dispersa y no se presta a casi nadie, el prestar atención de una manera intensa es una manera fabulosa de hacer que alguien se sienta importante.

 

La atención y las 5 reglas de la persuasión de Rick Warren.

 

En las semanas anteriores hemos visto las 5 reglas de la persuasión de Rick Warren que se resumen en una frase:

La gente hará cualquier cosa por aquéllos que:

Apoyan sus sueños

Justifican sus fracasos

Alivian sus miedos

Confirman sus sospechas

Y les ayudan a lanzar piedras a sus enemigos.

 

Todas esas reglas tienen una cosa en común. En todas ellas está la palabra "sus". A la gente no le preocupan demasiado tus sueños, tus fracasos, tus miedos, tus sospechas o tus enemigos.  A la gente le preocupan sus sueños, sus fracasos, sus miedos, sus sospechas y sus enemigos.

Tarde o temprano llegará la ocasión en que tengas que hablar de "tu libro", sea lo que sea tu libro. Pero créeme que todo será mucho más fácil si antes has hablado lo suficiente del libro de los demás. Cuando trates con alguien conserva esta frase en mente: "He venido a hablar de tu libro".

 

(Esta entrada pertenece al curso gratuito de relaciones sociales)

 

 

Lanzar rocas a los enemigos

Detectando enemigos
Por: flickr.com/photos/soldiersmediacenter/1183835832/

Quiero que me seas sincero.

Como yo, como todo el mundo, tendrás tus filias y tus fobias. Personas que te caen muy bien, personas que te son indiferentes y personas que te caen muy mal. ¿Alguna vez ha llegado una persona, ha hablado muy bien de alguien que te caía muy mal, y te has sentido molesto? Seguro que sí. A todos nos ha pasado.

Sin embargo pocas cosas unen tanto como tener un enemigo en común. Si una persona tiene una opinión muy negativa de alguien que no soportas, de inmediato te empieza a parecer más agradable.

Rick Warren, considerando todo eso, estableció su quinta regla de la persuasión.

La gente hará cualquier cosa por aquellos que les ayudan a lanzar piedras a sus enemigos. 

 

Has de tener en cuenta que los enemigos no son solamente personas. Los enemigos son instituciones, grupos de personas, conceptos, ideas.

Si te unes a un grupo comunista, es muy fácil que seas mucho mejor recibido si criticas al capitalismo.

Si eres amigo de un fan acérrimo de un equipo,  es posible que tenga mejor concepto de ti si criticas al equipo rival.

Si una persona ha sido despedida de una empresa y tú criticas abiertamente a esa empresa, es probable que le caigas mucho mejor.

Matizaciones:

Obviamente no estoy propugnando que critiques a alguien o algo solo para caerle bien a otra persona. Ni siquiera soy partidario de criticar, sino más bien de criticar como hacía Miguel Ángel Buonarroti haciendo cosas. Pero muchas veces se puede lanzar piedras a los enemigos sin necesidad de criticar abiertamente.

Puedes aportar datos objetivos que sean negativos para determinados grupos o instituciones, y que no contengan una opinión sino información fría. Por ejemplo haciendo referencia a un estudio científico o a unas estadísticas.

Puedes mencionar la opinión negativa de otras personas. Así, sin añadir nada, parece que tú también estás criticando cuando en realidad no lo estás haciendo.

 

Otros usos de esta regla :

También puedes evitar alabar a los enemigos de una persona. También puedes ser consciente de que habrá personas que te intentarán manipular acercándose a ti y criticando a quien sepan que te cae mal. Puedes ser consciente de que será mucho más fácil que te integres con personas que tienen una ideología parecida a la tuya. Y de que si pretendes tener conexión con personas con ideología diferente es mejor que saques ese tema el menor número de veces posible.

 

( Esta entrada pertenece al curso gratuito de relaciones sociales)

 

“Siempre recibimos el pago por nuestra sospecha descubriendo lo que sospechamos” Henry David Thoreau

 

Por: flickr.com/photos/alyssafilmmaker/3582301998/

 

La cuarta regla de la persuasión según Rick Warren es : La gente haría cualquier cosa por aquellas personas que confirmen sus sospechas. 

Porqué a la gente le gusta confirmar sus sospechas.

“Siempre sospeché que era así”. Nos encanta esa frase. Nos hace sonreír incluso de manera malévola. Descubres que un deportista se dopaba, que un político robaba, que la secretaria había conseguido un puesto acostándose con el jefe. Y te sientes satisfecho.

La sospecha es como una especie de picor. Algo parece ser de una manera pero crees que en realidad no lo es, y eso produce una especie de desequilibrio en el universo.  Cuando por fin consigues descubrir que lo que sospechabas era cierto notas un descanso, una sensación de alivio, la apariencia y la realidad vuelven a estar alineadas.

Además claro, está la sensación de superioridad. Si nosotros lo sabíamos y las demás personas no, es que nosotros somos más inteligentes que los demás. Y eso nos hace sentir muy bien.

Tendemos a confirmar nuestras creencias.

Dentro de las tendencias propias de nuestra naturaleza está el sesgo de confirmación. Consiste en la tendencia a favorecer la información que confirma nuestras creencias o hipótesis. Este sesgo se puede mostrar escogiendo la información que nos conviene entre todas las posibles o recordando solo lo que nos interesa.

Si pones un informativo con casos de corrupción de gobernantes de derecha e izquierda, las personas de derechas se quedarán posiblemente con el recuerdo de la corrupción de los de izquierda, y los de izquierda la de los de derechas. Si hay información sobre actuaciones inadecuadas de varios equipos, es más fácil que te centres en la que se refiere al equipo que odias.

Las afirmaciones serán mejor recibidas cuanto más relacionadas estén con las creencias de la persona.

Por ese “sesgo de confirmación” que antes he mencionado, si le dices a una persona algo contrario a sus creencias es muy posible que no te crea. Si lo hiciera, habría de revisar ese sistema de creencias y es mucho más cómodo para él simplemente no tomar en consideración lo que dices.

Sin embargo, si le dices a una persona algo que sea conforme a sus creencias, lo recibirá mucho mejor. Especialmente bien lo recibirá si su creencia era firme pero carecía de suficiente apoyo.

Cómo confirmar las sospechas de los demás.

  1. No trates de confirmar sospechas que no creas.Puede que a corto plazo te supusiera un beneficio. Pero tarde o temprano la persona que ha creído sentirse comprendida se volvería contra ti al ver que no has sido honesto.
  2. No niegues las sospechas de otras personas. Incluso si no crees en las sospechas de otros no las niegues. Producirás un rechazo en esa persona sin conseguir nada para ti. Cuando veas una sospecha en la que no crees, mejor desvía el tema a otros asuntos.
  3. Intenta buscar personas que tengan las mismas sospechas que tú.Todos sospechamos cosas. Si encuentras a personas que tengan las mismas sospechas que tú, es muy probable que te reciban bien. Aprovecha eso.
  1. Siempre que puedas aporta algún dato para confirmar las sospechas. La confirmación que das con tu opinión está bien, pero cuando lo haces probándolo tiene mucha más fuerza y la persona cuya sospecha confirmas se sentirá mucho mejor.
  2. No lleves la confirmación de las sospechas demasiado lejos. Si tu mejor amigo sospecha que su novia es infiel, confirmar su sospecha no va a hacer que se sienta agradecido hacia ti, pero puede que tengas que hacerlo por amistad. Si lo haces con otra persona con la que no estés tan obligado estarás buscando un problema innecesario.

Puede que muchas de estas cosas ya las supieras. Y puede que al leerlas digas ya me imaginaba que era así

Pero sinceramente, ¿a que te sientes bien sabiendo que tenías razón?.

 

( Esta entrada pertenece al curso gratuito de relaciones sociales)

 

Copyright: Entusiasmado.com 2012
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram