Seguro que has oído en numerosas ocasiones frases del tipo de "No hay más limites que los que tú quieras tener", o alguna frase del estilo. Pues no se si llegará a tanto como que no haya otros límites, pero sí es cierto que uno se limita a sí mismo mucho, y hay pruebas de ello. 

Si te pones etiquetas, ponte las etiquetas adecuadas.

Si te pones etiquetas, ponte las etiquetas adecuadas.

La manera en que pienses sobre ti mismo, y el grupo al que tú mismo te adscribes te pueden limitar. Si piensas que perteneces a un grupo que tiene una determinada dificultad, o que está poco dotado para una determinada materia, es bastante posible que eso disminuya tu rendimiento.

En diversas investigaciones se ha probado que las mujeres y las personas de color tienen unos resultados inferiores a los hombres de raza blanca en exámenes de matemáticas. Según los investigadores eso se puede deber, al menos en parte, a la consideración generalizada de que las mujeres o las personas de raza negra son menos hábiles para las matemáticas.

Al hacer las mismas pruebas bajo un nombre falso, los resultados de un grupo de mujeres en pruebas de matemáticas mejoraron ostensiblemente. Lo más curioso es que la mejora se produjo incluso cuando el nombre falso era el de otra mujer. Así que parece que el efecto negativo de la etiqueta está al menos parcialmente unido a la propia identidad, y a las concepciones limitativas sobre lo que supone esa propia identidad.

De la misma manera un nuevo estudio de la facultad de Gereontología de la Universidad del Sur de California ha llegado a la conclusión de que en las personas mayores, atribuir los olvidos a su edad puede efectivamente disminuir la capacidad de memoria de la persona.

No deja de ser ,como en el caso de las matemáticas, una especie de profecía de autocumplimiento. Si piensas que harás algo mal es muy posible que lo hagas mal. Y si piensas que por ser quien eres hay algo que siempre harás mal, es muy fácil que sigas haciéndolo mal siempre hasta que no cambies tu mentalidad o al menos pretendas por un tiempo ser una persona distinta.

Quiza por todo eso no sea conveniente crear ideas sobre nosotros mismos que nos incluyan en un grupo determinado con problemas para hacer algo. Yo mismo me he considerado muchas veces incluido en el grupo de los incapaces de dibujar, en el grupo de los tímidos, en el grupo de los intelectuales poco dotados para el deporte o para las actividades manuales. Y como mis profecías sobre mi pobre desempeño en algunos campos se iban cumpliendo, mis creencias se han ido reforzando.

Así que se acabaron los grupos. Bueno no del todo, me incluyo en el grupo de los que van a ser capaces de vencer sus limitaciones, incluidas las limitaciones nacidas de mí mismo.

 

Copyright: Entusiasmado.com 2012
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram