A lo largo de mi vida he oído hablar de innumerables miedos. Desde pasar por debajo de una escalera, hasta el miedo a volar, pasando por el miedo a que un tiburón con apetito decida probar uno de mis pies como si fuera una delicatessen.

Sin embargo el otro día leí en un artículo un miedo que puede fácilmente ser considerado como el miedo más absurdo del mundo, aunque no es comprensible el pavor que infunde si crees en el. Es el llamado koro.
Fear

¿Qué es el koro?

El koro es una condición psicológica alterada en la que una persona (en la mayoría de las ocasiones un hombre lógicamente) cree que sus genitales están menguando o retractándose dentro de su cuerpo, lo que temen que les pueda llegar a producir la muerte. (Es cierto que la foto de arriba no se refiere demasiado al koro, pero ¿qué esperabas que pusiera? ¿un individuo al que le mengua el pene?)

Para evitar este supuesto peligro las víctimas se atan sus genitales con cuerdas o incluso ganchos de metal ( !que dolor!) o hacen que miembros de su familia los mantengan en turnos ( !que horror!) hasta que se encuentre la ayuda de un curandero.

Los investigadores Vivian Dzokoto and Glenn Adams ,en un estudio publicado en la revista "Culture, Medicine and Psychiatry" afirmaron que al menos 56 casos separados de koro se comunicaron en 5 años por los medios de comunicación de 7 países del Oeste de África.

 ¿Qué consecuencias tiene el koro?

Aparte del "desasosiego" -por utilizar un término eufemístico- que se les produce a las víctimas ( y a los familiares que sostengan sus genitales supongo) la realidad es que las consecuencias de este miedo son trágicas.

Las víctimas del koro creen normalmente que el origen de su mal es el toque o contacto con un extraño malintencionado, de la misma manera que un ladrón podría robar una cartera. Dzokoto y Adams ponen el ejemplo de un chico de 17 años que dijo que había ido a coger agua y a la vuelta un extraño vino detrás de él, le tocó e inmediatamente se le redujo el pene hasta que no se podía ver.

Si estos miedos aparecen es porque hay creencias que lo hacen posible. Un 55% de la población del África Subsahariana cree en la brujería. Como consecuencia de esa creencia, han existido numerosos casos de personas que han sido linchadas por haberse considerado que habían sido ellos los culpables de haber producido el encogimiento de genitales.

¿Qué preguntas me plantea el koro?

Si os cuento esta noticia, no es para reírme de la ignorancia de nadie. En realidad todos somos ignorantes en algunas cosas y tenemos creencias absurdas e injustificables. Las creencias y los miedos de los demás que nos parecen absurdos siempre son fáciles de rechazar, pero ¿qué ocurre con los miedos propios?.

Seguramente para las personas que sufren el koro, su miedo es tan real como para ti cualquiera de los miedos que tienes a diario. Seguramente habría millones de personas que se reirían de cualquier miedo que puedas tener, de la misma manera que tú te puedes reír del miedo de otros.

El miedo existe por algo. Existe para guiarnos hacia unos comportamientos que nos permitan la supervivencia y para hacernos huir de aquellos otros comportamientos que la comprometan. Vivir sin ningún tipo de miedo es tan absurdo como vivir con miedo por cualquier cosa. Lo primero nos llevaría a una muerte muy temprana y lo segundo a la inacción y la desesperación.

Fear Filled Bathtub

 

Elige tus miedos

Así que en el fondo no se trata tanto de temer o no temer, sino de elegir qué es lo que temes y las consecuencias que ese miedo tendrá.

Siempre se ha dicho que sólo hay dos miedos que son innatos en nosotros: el miedo a los ruidos altos y el de las alturas. Y son miedos lógicos porque el caernos nos puede llevar a una grave herida o la muerte, y los ruidos altos  pueden venir de depredadores cabreados y hambrientos.

Todos los demás miedos son consecuencia de nuestra manera de ver el mundo, así que si cambias tu manera de ver el mundo también puedes cambiar esos miedos. Pero eso no significa que sea eliminar cualquier miedo sea bueno. Es muy sensato tener miedo a las serpientes. Eres tú el que ha de determinar si el miedo tiene sentido y cuáles son las consecuencias que ha de tener.

¿Cómo configurar tus miedos?

Si fuera Michael Ende, el autor de la historia interminable, te diría que "eso es otra historia y deberá ser contada en otra ocasión". Pero como soy impaciente por naturaleza y no me gusta dejar a nadie intrigado ( risa malévola) te lo contaré en el siguiente post.

 

Copyright: Entusiasmado.com 2012
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram