El pato mareante

El pato mareante

 

Recuerdo las galerías de tiro que había en las ferias cuando yo era pequeño. Una que me gustaba mucho era la de los patos. Consistía en unos patos que iban pasando y a los que tenías que disparar. Que nadie se asuste. Eran patos de metal.

Los patos seguían un recorrido circular. Si les acertabas, se bajaban, de manera que en las siguientes vueltas solo veías los patos que no habías alcanzado antes.

Las tareas “pato mareado”

Lo mismo que pasaba en el “tiro al pato” pasa con algunas tareas. Tienes unas cuantas cosas que hacer, y de una forma u otra las vas haciendo. Pero siempre hay alguna que por algún motivo no eres capaz de hacer.

Como no disparas sobre ella, esa tarea no realizada sigue dando vueltas delante de ti continuamente.

El peso de las tareas

Por: Chris

Muchas veces se habla en productividad de la importancia de las tareas. Algunas cosas son importantes y otras son mucho más prescindibles y algunos autores dicen , con buen criterio, que hay que atender a las tareas importantes antes ( regla del sapo por ejemplo).

Pero además de la importancia hay un factor que se suele olvidar: el peso.

El peso de una tarea es la incomodidad que te genera no realizarla.

¿De qué depende el peso?

Depende de varios factores:

  • La dificultad. Cuanto más complicada sea una tarea más pesará sobre nuestra mente. La dificultad no depende solo de lo difícil que sea la tarea en sí misma, sino también de las circunstancias. Picar piedra es una labor difícil en sí misma. Pronunciar las palabras “¿podemos hablar de mi sueldo?” es fácil, pero si hay que hacerlo delante del jefe, las circunstancias aumentan la dificultad.
  • El tiempo invertido. Dedicar 3 horas a escribir es una tarea con mucho más peso que dedicar 10 minutos.
  • La relación placer-dolor. Jugar al fútbol puede ser tan complicado o más que correr, pero si jugar al fútbol me produce placer y correr me produce dolor, correr será una tarea de más peso.
  • El tiempo transcurrido sin haber afrontado la tarea.

Pato 2 no

Yo llamo pato 2 al momento en que ves pasar el pato por segunda vez. Si lo ves pasar por tercera vez, sería el pato 3. Has de evitar el pato 2 directamente. Hay muchos motivos por los que pudiste no hacer la tarea la primera vuelta, pero si fue así has de ejecutarla en la segunda vuelta sin ninguna excusa. Si no, el pato irá aumentando de peso. Pato 1< Pato 2 < Pato 3 < Pato 4.

Dispara al pato antes de que se convierta en un pato 10 tamaño brontosaurio.

Como liquidar al pesado de pato X

Cuanto más grande sea el pato, más duro va a ser enfrentarte a él. Para luchar contra ese pato hormonado no vas a tener más remedio que trocearlo.

Se trata de convertir ese pato enorme en algo no amenazante. Para ello usa alguna de estas técnicas.

  • Dividir una tarea en sus distintos componentes. Si tienes que elegir un mueble, comprarlo, traerlo a casa, pintarlo y llenarlo de objetos, considera cada una actividad como una tarea diferente.
  • Dividir una tarea homogénea en partes distintas. Si tienes que hacer un informe muy pesado, y quieres dedicarle 3 horas en total, planifica 6 periodos de media hora. Así te será más fácil hacerlo.
  • Acepta un nivel de exigencia menor. Quizá llevas mucho tiempo esperando para organizar todo tu despacho, pero está hecho un desastre. Puedes conformarte simplemente con tirar todo lo que no sirve. No es lo que pretendías inicialmente, pero es una tarea más sencilla que sí puedes afrontar.
  • Vincula la tarea desagradable a algo más agradable. Puedes recompensar cada tiempo de dedicación a esa tarea (Iré a ver una película al cine cuando haya dedicado 2 horas a preparar los impuestos).

En la galería de tiro nunca van a dejar de pasar patos. Se trata de que al menos sean patos diferentes y no el mismo.

 

 

Deja un comentario