En su libro Antifragil el autor Nassim Nicholas Taleb* habla de la falacia de la leña verde.

La falacia de la leña verde

Por: flickr.com/photos/dbnunley/8273995918/
¿Quién ha pintado todo eso de verde?

 

A Taleb le contaron una historia acerca de un hombre que hace una fortuna en el comercio de leña verde. Curiosamente ese hombre no conocía nada sobre la leña verde. De hecho pensaba que no era leña recién cortada, sino leña pintada de verde.

Pero hay más. Quien le cuenta la historia a Taleb era un comerciante que se había arruinado con ese mismo comercio conociendo todos los detalles de la leña verde. Lo que era, sus circunstancias físicas, las económicas y todo lo que se podría saber sobre esa materia prima.

¿Cuál es entonces la falacia?

No se trata conocer el mayor número de detalles sobre algo, sino de conocer lo esencial para tus fines. El conocimiento de detalles sin importancia práctica puede ser una distracción.

¿Cómo se conocen los detalles esenciales?

Con la práctica.

Para ser más eficaz en algo, no necesitas acumular un conocimiento académico extensísimo. Es más útil tener unas cuantas reglas claras sacadas de la práctica.

El mismo Taleb pone otro ejemplo muy interesante.

Cómo atrapar una pelota de béisbol

Por: flickr.com/photos/battlecreekcvb/4422709399/
(x-v)*f/5+6=y

Gigerenzer y Brighton destacan la diferencia entre la escuela del racionalismo y la de los heurísticos ( reglas básicas para gestionar la realidad)

Richard Dawkins (...) sostiene que "se comporta como si hubiera resuelto un conjunto de ecuaciones diferenciales para predecir la trayectoria de la pelota. En algún nivel subconsciente, está pasando algo funcionalmente equivalente a los cálculos matemáticos ".

(...) En cambio, los experimentos han demostrado que los jugadores se basan en varias heurísticas. La heurística de la mirada es la más simple y funciona si la pelota ya está alta en el aire: fija la mirada en la pelota, empieza a correr y ajusta tu velocidad de carrera para que el ángulo de la mirada permanezca constante.

Conclusiones

No estoy en contra del conocimiento. Frente a los que piensan que no es necesario conocer nada porque todo está en internet, yo creo que el conocimiento enriquece y forma.

Pero aquí hablamos de otra cosa. Aquí no hablamos de conocimientos generales, sino de cuando quieres aprender algo.

En ese caso, puedes buscar información, pero ha de ser información relativa práctica, de personas que conozcan la materia y hayan conseguido los resultados que tú quieres conseguir. Como decía Einstein:

“Primero tienes que conocer las reglas del juego. Luego tienes que jugarlo mejor que nadie”.

Busca las reglas. No las teóricas, no las que te de alguien que hable desde una torre de marfil. Busca las reglas prácticas, los consejos heurísticos que te permitan descubrir cómo funcionan las cosas. Y luego aplícalos mejor que nadie.

En realidad, el primer comerciante de leña verde quizá no sabía nada de leña. Pero a él no le interesaba la leña, sino el comercio de leña. Y de eso sabía mucho más que nadie.

 

 

Últimas entradas

Otras entradas de Entusiasmado que podrían interesarte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Copyright: Entusiasmado.com 2012
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram