¿Sabes cómo funciona un inodoro?

A esta simple pregunta, la mayoría de las personas responderían que "sí". Sin embargo, si diéramos a esas mismas personas la tarea de reconstruir un inodoro con sus diversos componentes, serían incapaces de hacerlo.

Por: flickr.com/photos/stefo/1478195625/

¿Por qué?

 

Porque creemos que seríamos capaces de explicar algo de manera detallada, hasta que lo intentamos y nos damos cuenta de que no es así.

En un estudio de 2002 [note] Rozenblit, L., & Keil, F. (2002). The misunderstood limits of folk science: An illusion of explanatory depth. Cognitive Science, 26, 521-562 [/note] Rozenblit y Keil hicieron un experimento. Les dieron a los sujetos del experimento una lista de objetos ( como una máquina de coser) y les preguntaron su grado de confianza en su capacidad para explicar el funcionamiento de los objetos.

En una segunda fase se les pidió que dieran la explicación.

En una tercera fase se les hicieron diversas preguntas sobre el funcionamiento del objeto.

Y en una cuarta fase se les dio una explicación acerca del funcionamiento del objeto y se les pidió que juzgaran su capacidad explicativa inicial y la actual.

Tras cada una de esas fases se les preguntó cuánta confianza tenían en su capacidad para explicar el funcionamiento.

¿Cuál fue el resultado?

Mientras que después de la primera fase los sujetos se mostraban bastante confiados en su capacidad para explicar el funcionamiento del objeto, esa confianza disminuyó después de la segunda fase y aun más después de la tercera.  Después de la cuarta fase, su confianza en su habilidad inicial fue muy baja pero la confianza en su habilidad después de la explicación final subió mucho.

En un estudio de 2004 [note] Mills, C.M., & Keil, F.C. (2004). Knowing the limits of one's understanding: The dvelopment of an awareness of an illusion of explanatory depth. Journal of Experimental Child Psychology, 87, 1-32.  [/note] se demostró que lo mismo que ocurría en el estudio de los adultos, pasa también desde una edad bastante temprana.

Mientras que eso ocurre con la explicación, especialmente de las cosas de las que hay partes a la vista, parece que no es aplicable a los hechos, a las historias o a los procedimientos.

¿Cuáles son las causas que explican la ilusión de la profundidad de la profundidad explicativa?

Según Rozenblit y Keil hay tres causas básicas que explican esa ilusión:

  1. Confundir soporte del entorno con representación. Al ver una cosa delante parece que es más sencillo explicarla que si no la vemos.
  2. Confusión de los niveles de análisis. Hay muchos niveles de profundidad distintos al explicar algo. La capacidad de explicar algo a un nivel sencillo ( p ej: en un inodoro se pulsa un botón y sale agua nueva que se lleva lo que había antes) nos hace creer que podemos explicarlo a un nivel más profundo.
  3. Estado final indeterminado. Como hay muchos niveles en los que se puede explicar algo, es difícil saber cuándo se tiene el conocimiento suficiente para explicar cómo algo funciona.

 

Últimas entradas

Otras entradas de Entusiasmado que podrían interesarte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Copyright: Entusiasmado.com 2012
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram