Cuidar de un bebé te puede enseñar muchas cosas. Es , eso sí, una tarea dura. Una cosa es hacerle la visita del "abuelo", darle un par de caricias, ver lo bonito que es cuando sonríe, y otra muy distinta ocuparse de sus necesidades ( casi infinitas) y de sus quejas ( extremadamente frecuentes).

El niño ,en ocasiones, pasa de la risa al llanto sin tiempo intermedio, como por arte de magia. El otro día , mientras veía uno de esos ataques de ira, me di cuenta de que hay algo que es igual en los bebés y en los adultos. Y es lo que necesitamos hacer para conseguir convencer a alguien de algo.

En el momento en que el bebé se pone a llorar, está en un estado de ánimo totalmente negativo. El estado de ánimo es el equivalente a unas gafas de colores. Le da el tono a todo lo que miremos. Cuando el niño está enfadado, es como si llevara unas gafas oscuras. Podemos intentar apaciguarle, podemos ofrecerle alguna cosa, pero todo lo que le podamos proponer, lo ve con el tono oscuro de sus gafas.

 

Con estado de ánimo negativo todo se ve negativamente

 

 

 

 

Para poder conseguir que se abra a nuestras propuestas hemos de interrumpir el estado de ánimo que tiene. Es como si metafóricamente hiciéramos algo que le distraiga tanto que las gafas se le caigan. Con esa distracción podemos llevarle a un estado de ánimo diferente con el que verá las cosas de otra manera. Y ya con ese nuevo estado de ánimo, podemos presentar nuestra propuesta haciéndola más atractiva.

Nuestro error es que frecuentemente pretendemos convencer sin haber cambiado antes el estado de ánimo ( error uno en el gráfico) .O pretendemos cambiar el estado de ánimo sin haber producido antes la distracción (error dos en el gráfico).

 

 

Errores al no producir la interrupción

 

 

 

La solución es crear la interrupción y entonces cambiar el estado de ánimo, y solo cuando lo hemos conseguido presentar nuestra propuesta.

 

 

¿Cómo se crea la interrupción?

 

Con un bebé funcionan bien las palmadas. Sin embargo no creo que sea buena idea dar palmadas a un adulto para distraer su atención, por si a alguien se le había ocurrido. Con una persona mayor puede ser un cambio de tema a algo más interesante, un cambio de lugar o de posición, enseñar un vídeo o una canción. En general cualquier cosa que tenga el suficiente atractivo como para sacar la mente de la persona de donde está y llevarla hasta la interrupción. ( Paso 1 en el gráfico de debajo).

Después, y solo cuando la interrupción ha hecho olvidar el estado de ánimo anterior, podemos intentar reconducir la mente de la persona al estado anímico adecuado. ( Paso 2 en el gráfico de debajo).

En ese nuevo estado anímico, será cuando podamos hacer nuestra propuesta, y tener más posibilidades de que se acepte. ( Paso 3 en el gráfico de debajo).

 

Interrupción y cambio de estado de ánimo

 

Aplicaciones de esta técnica.

 

Evidentemente no estoy hablando solo de bebés. Estoy hablando de cuando discutes con tu pareja. En el caso de las mujeres es especialmente importante, por la influencia que las emociones tienen en la mujer.

Cuando un hombre discute con su pareja, intenta casi siempre llevarla del estado de enfado a estar de acuerdo con él en sus propósitos. Ese camino está condenado al fracaso. Es mucho más fácil crear una interrupción, cambiar el estado de ánimo, y entonces intentar conseguir el acuerdo.

A veces la solución a las discusiones entre las personas no es un tema de compatibilidad, sino de uso de la estrategia adecuada.

 

La influencia sobre los demás.

 

Estoy convencido de que habrá alguien que diga que esto es manipulación. Y tiene posiblemente razón. Solo quiero que te des cuenta de que todos manipulamos, solo que es una palabra demasiado malsonante hoy en día y se podría hablar de influencia. Tú quieres que una persona te escoja a ti en lugar a otra pareja. Él quiere ser contratado en lugar de otros. Ella quiere ser elegida en lugar de otro candidato. Yo quiero que leas mi blog en lugar de otro blog de la competencia.

La influencia o manipulación, llámalo como quieras, existe. Y no solo cada vez que enciendes la tele, sino cada vez que hablas con una persona. Las únicas dos distinciones en la manipulación son:

Entre la manipulación negativa y la positiva. La que quiere conseguir algo de ti a tus expensas, y la que quiere conseguir algo de ti aportándote cosas. Una publicidad de tabaco quiere tu dinero a cambio de que te encuentes peor. Una publicidad de un blog de fitness quiere que lo leas, pero eso no te hace estar peor sino mejor.

Entre la manipulación efectiva y la no efectiva.

Espero que tus intentos de manipulación o de influencia sean siempre positivos. Y además espero que sean siempre eficaces.

Y para que lo sean harías bien en tener en cuenta esta técnica.

 

Últimas entradas

Otras entradas de Entusiasmado que podrían interesarte

One comment on “La mejor manera de convencer a alguien”

  1. Mi caso es confuso, hace ocho meses inicie una relación con un hombre 13 años mayor q yo, los dos acordamos q seria una relación sin compromisos, pero yo me enamore de el, al principió todo era muy bonito platicabamos todos los días, me mandaba canciónes, imágenes, me decía cosas bonitas, como no enamorarme de una persona así? Al pasar el tiempo el fue cambiando mucho conmigo dejo de tener asas atenciones, pasan días y ni un saludo me da, me ignora todos los dias, hay veces q yo le hago la platica xq necesito saber de el, como esta, q hace, yo estoy consiente q así acepte la relación xq era " sin compromiso" pero ahora no se q hacer para olvidarlo. Ya intente varias veces dejarlo pero no puedo, el dice q me quiere y aunque se q es mentira, por un momento me siento bien y le creó. No se q hacer para olvidarlo definitivamente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Copyright: Entusiasmado.com 2012
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram