¿Alguna vez has perdido demasiado tiempo con un proyecto?

¿Alguna vez has sentido que estabas en un tren con destino a ninguna parte y que te tendrías que haber bajado antes?

Puedes evitar que vuelva a pasarte. Puedes usar un stop loss para parar las pérdidas.

Hay conceptos de un campo que pueden ser muy útiles en una disciplina distinta.

Eso pasa por ejemplo con la idea del stop loss de las operaciones en bolsa, que considero muy aplicable a otros campos de la vida.

Stop loss.
Por: flickr.com/photos/joshangehr/5466642191/

¿Que es un stop loss?

Un stop loss en bolsa es una orden de que si una acción baja de un determinado nivel, se venda inmediatamente.

Por ejemplo, yo compro una acción a 9 euros pensando que puede subir. Pero doy una orden de stop loss (parar pérdidas) de manera que si baja de 8 euros se venda .

¿Qué ventaja tiene eso?

La ventaja es que sabes que nunca vas a perder más de una determinada cantidad. Si las cosas van mal, te sales inmediatamente con unas pérdidas limitadas.

En bolsa es un principio generalmente admitido que se ha de operar siempre con un stop loss. Si no lo hicieras, podrías llegar a perder todo lo invertido.

Stop loss en la vida

Piensa en la cantidad de veces en que has destinado tiempo y esfuerzo a algo que no ha funcionado. Has montado un restaurante, o has intentado escribir un libro, o te has dedicado a cualquier otro empeño sin obtener resultados.

Te suelen decir que hay que ser persistente. Que un escritor famoso presentó treinta borradores antes de que le admitieran el libro, que un empresario muy conocido estuvo perdiendo dinero durante X años hasta que obtuvo ganancias, que no sé que persona estuvo detrás de otra durante muchísimo tiempo hasta que por fin le hizo caso.

Son bonitas historias. Y todas tienen algo en común. Las cuentan personas que acabaron ganando. Como se suele decir, la historia la escriben los vencedores. Nadie escribe una historia para decir que se arruinó, que no cogieron su libro, que no le hicieron nunca caso. Y si alguien por error la escribe, nadie se la compra. Es lo que se llama el sesgo del superviviente

Solo queremos escuchar las historias de los ganadores. Cuando alguien pierde, nos tapamos los oídos para no desmotivarnos, para no contagiarnos de la "mentalidad perdedora".

Soy muy partidario de persistir. Pero persistir en un error es multiplicar el error. Quizá estás haciendo el castillo de arena en el lugar inadecuado y deberías simplemente abandonar.

¿Por qué es necesario un stop loss?

Todos tenemos ego. A lo largo de mi vida no he conocido ni una sola persona que no tenga ego. Y la derrota nos sabe peor que el brócoli. Nadie quiere admitir que ha perdido. Pero a veces admitir que has perdido es la única manera de evitar perder más.

¿Cuál es el problema?

Cuanto más has invertido en algo, más ganas tienes de que funcione. Es el problema de los costes hundidos. Si has estado trabajando tres meses en un proyecto que no va a funcionar, esos tres meses son el coste hundido, hundido como si estuviera en el fondo del mar, porque no vas a poder recuperarlo. Has de olvidarte de lo perdido y evitar es seguir invirtiendo tiempo. Por más que inviertas no vas a recuperar lo perdido y lo único que harás es perder más aún.

¿Cómo evita un stop loss los costes hundidos?

El stop loss pone un límite del tiempo o recursos que vas a invertir. Si una vez invertido no has conseguido nada entonces te sales. No necesitas darle vueltas después, ya lo has pensado antes.

Cómo poner un stop loss.

Para poner un stop loss a un proyecto tienes cuantificar lo que hará que el stop loss se cumpla.  Puedes cuantificarlo en dinero ( si me gasto más de 6000 euros sin obtener beneficio cerraré el negocio) en tiempo ( si tardo más de 12 meses en acabar el libro, lo dejaré) o de cualquier otra manera ( si tres personas distintas me dicen que la película que quiero rodar no es buena, desistiré de la idea). No sirve tener ideas generales sin cuantificar como "si no va bien", "si no estoy contento". La eficacia del stop loss está precisamente en que es claro y fijo.

La táctica que explico en otra entrada del mínimo de las tres horas semanales es un stop loss.

Los stop loss son especialmente adecuados cuando calculas que has tenido tiempo suficiente para intentar varias estrategias y las cosas no han salido. Decir "si no monto los muebles en tres horas lo dejaré" no tiene tanto sentido porque quizá en tres horas no hayas puesto de tu parte todo lo necesario.

Los stop loss no se mueven

La trampa que te puedes hacer en este solitario es cambiarte los stop loss. Prometerte que vas a dedicar como mucho X tiempo o X dinero, o que lo vas a dejar si no obtienes unos resultados, y después ignorar tu propio límite y seguir.

La función del stop loss es precisamente imponerte una frontera que no puedes pasar. Si la incumples una vez, estarás favoreciendo que la próxima vez te la vuelvas a saltar.

Rendirte pronto es un error. Darte cabezazos contra una pared también. La frontera entre una cosa y otra puede estar perfectamente en que tengas o no tengas un stop loss.

Últimas entradas

Otras entradas de Entusiasmado que podrían interesarte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Copyright: Entusiasmado.com 2012
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram