"Reconocer las cosas buenas que ya tienes en tu vida es el fundamento de toda abundancia"

Eckhart Tolle

 

En la entrada de ayer hablaba de la importancia de la gratitud por las pequeñas cosas, de la microgratitud.

Al escoger en Flickr una foto para la entrada, descubrí una interesante serie de fotografías de Louise Docker, llamada 30 días de gratitud. Viendo las fotos, deduzco que Docker hizo una foto destacando una foto hermosa por cada uno de los días de un reto. Imagino que el reto era mostrar gratitud durante 30 días consecutivos.

 

Louise Docker 30 Days of Gratitude- Day 25

Una de las fotos de Louise Docker.

 

A pesar de mi investigación no me queda demasiado claro el origen de este reto. Hay varios libros y páginas web, con títulos parecidos, así que no puedo dar el merecido crédito al inventor o inventora de esta idea.

Sin embargo me parece una idea muy interesante. Y me gustaría aplicarla. Eso sí, sin pretender haberla descubierto.

 

 

30 días de gratitud.

 

Louise Docker  30 days of gratitude- Day 26

No todo son animales. Otra foto de la serie de Louise Docker.

 

Durante los próximos 30 días, esto es hasta el mismo día que hoy del próximo mes, voy a practicar la microgratitud. Voy a elegir cada día por lo menos una cosa por la que estar agradecido. No tengo el mismo talento que Louise Docker, así que no creo que haga ninguna foto, pero quizá, los días que acceda a Twitter mencionaré con la etiqueta #microgratitud la cosa que ese día me ha hecho estar agradecido. Quizá al cabo de los 30 días, esté tan acostumbrado a estar agradecido que me resulte muy sencillo seguir siéndolo el resto de mi vida.

Si es así, estaré muy agradecido a las fotos que me hicieron pensar en este reto.

 

Muchas veces se recomienda que vivas todos los días como si fueran a ser el último.
No soy nada partidario de eso.
Si lo hicieras así, irías a tu trabajo y le harías un corte de mangas a tu jefe, te acostarías con alguien sin usar preservativos, no dedicarías ni un solo segundo a proyectos a largo plazo, no te preocuparías de tu seguridad personal, ni de cuidar tu cuerpo y tu mente.

Sin embargo sí hay dos cosas en la que deberías vivir como si fueras a morir mañana.

 

1. Haz saber a las personas que te importan lo que significan para ti.

 

Creo que una de las cosas que más nos haría sufrir a todos si muriéramos en este mismo instante, es no haber sido capaces de decir a las personas que queremos lo que significan para nosotros. Quizá hablaste con tus padres hace poco sin hacerles mucho caso porque tenías prisa. O no le has dicho a tu pareja lo mucho que significa para ti que esté contigo. O tu trabajo te ha impedido decirle a tus hijos lo mucho que los quieres.

No hablo de tiempo. Mañana vas a seguir necesitando tiempo para hacer las cosas. Hablo de simplemente dedicar un par de palabras a hacer saber a esas personas que son una parte esencial de tu vida. ¿Te da vergüenza? Créeme que te entiendo. A mí también me pasa. Me resulta un poco raro imaginarme hablando con mi madre y diciéndole "mamá te quiero mucho". Pero quizá, si no puedo hacer eso, si que puedo aprovechar cuando haga algo por mí para decirle "gracias por preocuparte siempre porque esté bien". No es necesario que te despidas como si fueras a la guerra, basta con que no necesiten años de investigación para saber que te importan.

 

2. Agradece todo lo que tienes. Microgratitud.

Louise Docker 30 Days of Gratitude- Day 18

Louise Docker
30 Days of Gratitude- Day 18

 

Muchas veces he hablado de lo importante que es la gratitud para la felicidad. Sin embargo creo que muchas veces la gratitud se piensa que se refiere solo a las cosas fundamentales de la vida: a la gratitud por poder comer todos los días sin problemas, por tener una familia que te quiere, por la relación con tu mujer, o por tener un hijo sano.

Pero la gratitud es mucho más que eso.

La gratitud se puede referir a la infinidad de pequeñas cosas que nos ocurren cada día. Es la microgratitud.

Gratitud por haber descubierto un nuevo sabor de helado.

Gratitud a los creadores de un videojuego por haberlo hecho tan adictivo.

Gratitud a los que han hecho una película por haber conseguido emocionarte.

Gratitud al que ha escrito este blog por hacerte pensar ( bueno, esto es a ver si colaba jejeje)

Gratitud a la persona que ha hecho el pan tan rico que te has comido en el desayuno.

Gratitud al cliente que ha escogido tu negocio y no otro.

Gratitud a quien ha diseñado unas zapatillas que son tan cómodas.

Gratitud al bloguero que termina esta lista y no pone 10 ejemplos más ( esta seguro que sí cuela).

Por todo ello, creo que se podría establecer una regla de comportamiento, la regla de la microgratitud.

 

Regla de la microgratitud.
Escoger tres cosas cada día, mínimas y aparentemente sin importancia, por las que dar las gracias.
Esta regla me parece tan importante que en la entrada de mañana te voy a proponer un reto.

 

 

 

Copyright: Entusiasmado.com 2012
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram