¿Alguna vez has estado a punto de hacer algo importante en tu vida, como dar una conferencia, participar en una obra de teatro o jugar un partido importante, y has comenzado con un pequeño ritual, algo que considerabas que te traía suerte? Yo siempre he pensado que eso era un error. Pero como tantas otras veces estaba equivocado.

 

Según la profesora de la universidad de negocios de Harvard Francesca Gino, los rituales pueden ser muy importantes para muchas cosas.

Rituales y el dolor.

Es muy frecuente en muchas culturas el afrontar la experiencia más dura en la vida social que es la de la muerte con diversos ritos. Y eso tiene un sentido. Parece ,según Gino ,que cuando existe un ritual el dolor y la tristeza experimentados por la muerte es menor.

Quizá influya el hecho de sentirse acompañado por otras personas, o quizá influya el hecho de que sobre el ritual se tiene un control que no se tiene sobre la muerte. Sea como sea, parece que los funerales, y entierros son útiles desde un punto de vista práctico y no sólo religioso.

Rituales y comida.

Yo tenía un tío sacerdote que tenía la costumbre de bendecir la mesa cada vez que venía a cenar con nosotros. Como no estaba acostumbrado, siempre me pillaba con la cuchara en la boca cuando comenzaba con la dación de gracias. En su momento también me parecía una pérdida de tiempo. Sin embargo ( y aparte de la finalidad religiosa que pueda tener)  la realidad es que los alimentos se disfrutan más cuando hay un cierto ritual previo, y no nos lanzamos a engullir todo lo que hay en el plato como tigres que salen de una huelga de hambre.

Rituales y sucesos estresantes.

Y el tercer ejemplo es precisamente al que hacía referencia en las primeras líneas de este artículo. El de una actividad que conlleve un gran nivel de estrés. Antes de esa actividad algunas personas sacan un pequeño amuleto, otras recitan unas frases, algunas hacen unos pequeños ejercicios. Y lo curioso es que todo ello funciona.

Mientras la mente está ocupada en el ritual, dejamos de pensar en la actividad que tenemos delante y en el estrés que conlleva. Centramos nuestra atención  y dado que nosotros mismos somos avalistas de la utilidad del procedimiento, creemos en él y cuando nos toca actuar lo hacemos más relajados y por tanto muy probablemente con mejores resultados.

 

Copyright: Entusiasmado.com 2012
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram