Un implante electrónico en el cerebro puede curar la depresión

La depresión es una enfermedad muy dura para quien la sufre y para las personas que rodean al paciente. Los tratamientos son complicados y los resultados no siempre son los mejores. Por eso quiero recoger en este blog una noticia a la que he tenido acceso que trae esperanza a las personas que tienen depresión.

depresión
system, web, network @ Pixabay

Implante electrónico contra la depresión

Investigadores en los Estados Unidos han tratado con éxito la depresión severa y prolongada de un paciente con un implante electrónico que funciona como un marcapasos neuronal, restableciendo los circuitos cerebrales asociados con los sentimientos negativos.

Según los investigadores de la Universidad de California, San Francisco (UCSF), el estudio fue un «éxito histórico» en el esfuerzo científico para tratar los trastornos psiquiátricos con componentes electrónicos neuronales cuidadosamente seleccionados. Los hallazgos fueron publicados en la revista Nature Medicine.

“Al identificar y modular el circuito en su cerebro que está asociado de manera única con sus síntomas, pudimos manejar con éxito la depresión resistente al tratamiento de nuestra paciente”, dijo Andrew Krystal, profesor de psiquiatría de UCSF.

Durante una conferencia de prensa previa a la publicación del estudio, la paciente de 36 años, que pidió ser identificada solo como Sarah, dijo que el implante había cambiado su vida después de cinco años de depresión intensa que no había respondido a ninguna combinación de fármacos ni electroterapia. “Todos los días, me torturaban pensamientos suicidas”, dijo.

El dispositivo le proporcionó alivio casi inmediatamente después de ser insertado profundamente en su cerebro, y ha durado más de un año. Cuando detecta actividad neuronal asociada con pensamientos irracionales, que previamente desencadenaron obsesiones depresivas, sus electrodos emiten un pulso eléctrico corto y correctivo y, como dijo Sarah, «puf … el ciclo se detiene».

La estimulación cerebral profunda (DBS) se ha convertido recientemente en un tratamiento estándar para la epilepsia y la enfermedad de Parkinson, pero ha tenido un éxito limitado en el tratamiento de la depresión, que afecta a 280 millones de personas en todo el mundo, según la Organización Mundial de la Salud. Los tratamientos existentes no funcionan bien hasta en un 30% de los pacientes deprimidos.

El problema con el uso de la neuroelectrónica para tratar la depresión era que los científicos sabían muy poco sobre los circuitos cerebrales implicados en la enfermedad. El descubrimiento clave del equipo de UCSF fue un «biomarcador» que indica la aparición de síntomas depresivos, un patrón específico de actividad neuronal en la amígdala, una parte del cerebro que se ocupa de las respuestas a las amenazas.

 

Un ejemplo de implante electrónico

El dispositivo DBS utilizado en el estudio se modificó de uno utilizado anteriormente para tratar la epilepsia. Cuando se detecta el biomarcador en la amígdala, envía pequeños pulsos eléctricos a otra área del cerebro, el estriado ventral, que forma parte del sistema de recompensa y placer. Esto alivia inmediatamente los desagradables síntomas del estado de ánimo.

Sameer Sheth, neurocirujano del Baylor College of Medicine en Houston que no participó en el estudio de la UCSF, está realizando otro ensayo de implantes personalizados para tratar la depresión y está a punto de publicar hallazgos positivos. Afirmó que los dos proyectos demostraron una tendencia en la investigación hacia el desarrollo de «un enfoque más individualizado de los tratamientos psiquiátricos», que se basa en la estimulación de circuitos cerebrales específicos.

Aunque el enfoque fue prometedor, la profesora asistente de psiquiatría de la UCSF, Katherine Scangos, advirtió que Sarah fue la primera paciente en el primer ensayo publicado. Scangos ha reclutado a dos pacientes más que sufren de depresión severa para participar en el estudio, con un total de 12 pacientes planeados.

«Necesitamos observar cómo estos circuitos varían entre pacientes y repetir este trabajo varias veces», dice, «y necesitamos ver si el biomarcador o el circuito cerebral de un individuo cambia con el tiempo a medida que avanza el tratamiento».

Colocar un implante debajo del cráneo con electrodos que se extienden profundamente en el cerebro es un procedimiento costoso, invasivo y potencialmente peligroso. Scangos afirmó que una vez que se comprendan mejor los detalles de los circuitos cerebrales que subyacen a la depresión, «esperamos encontrar biomarcadores no invasivos que puedan usarse con tratamientos no invasivos».

Deja un comentario