Todos nos quedamos en ocasiones maravillados cuando vemos un post, una foto, una frase, un video o cualquier otra cosa compartida online que tiene una gran difusión, y corre como la pólvora.¿ Y quién viendo algo así no ha pensado cuál será el secreto para conseguir esa difusión? Johan Berger, profesor de la Wharton School of Bussiness y autor del libro "Contagious: Why things catch on" ( Contagioso: porqué las cosas se difunden) nos da cinco ideas para conseguir que tus ideas se extiendan como un virus ( un virus bueno claro).

Sí, es contagioso

Sí, es contagioso

 

1)      Cuando algo hace que una persona quede bien, es más fácil que lo comparta.  Se dice que cuando el conquistador Dominguín paso la noche con Ava Gardner, a la mañana siguiente se despertó con mucha prisa. Al verlo vistiéndose y preparándose para salir la Gardner le preguntó “¿Dónde vas?”y el muy castizo, se dice que le respondió “Coño pues a contarlo”.

Sea o no verdad la anécdota lo que es cierto es que a todos nos gusta dar visibilidad a lo que nos hace quedar bien y quitársela a lo que nos hace quedar mal.

El contenido interesante es más fácil de compartir claro, pero también lo es el contenido que destaca un logro de algunas personas.

Berger pone el ejemplo de un email de LinkedIn en el que comunicaba a algunas personas que estaban en el 5% o el 10% superior de esa red. Las personas que recibieron el mail además de estar por lo visto bastante contentas lo compartieron con sus amistades de forma muy intensa.

2)      Todo lo que es exclusivo llama la atención.

Si vas a la feria de Abril descubrirás que las casetas gratuitas y de libre acceso a la gente son las menos valoradas. Desde siempre estamos acostumbrados a que si algo es bueno no sea gratuito ( con la excepción de esta página y de las páginas de mis lectores claro).

Esa estrategia es la que ha usado Google con Gmail. Al principio se necesitaba conocer a alguien en Google para poder acceder. Y eso hacía que la gente quisiera entrar. Es lo mismo que hacen las discotecas en las que se necesita conocer a alguien para poder entrar.

3)      A veces es bueno que se hable de ti aunque sea mal.

En un mundo en el que los estímulos están omnipresentes, lo más importante es tener algo que nos haga destacar del resto.

Berger pone el ejemplo de la película Borat, que hacía una referencia burlesca a Kazaskhstan.  Puede que no pusiera muy bien al país, pero cuando piensas ¿Dónde iré de vacaciones? Es más fácil que se te venga a la mente ese país que antes de la película. De hecho las visitas han aumentado un 300%.

4)      Unir tu producto a algo que esté en el entorno puede hacer que la gente lo tenga más presente.

Es lo que hacen las marcas cuando intentan unir por ejemplo su producto a un acontecimiento determinado ( como alguna marca de cerveza intenta unir su imagen a la habitual caña después de un partido entre amigos, o lo que ocurre cuando una marca patrocina un acontecimiento) o cuando se une a una frase ya hecha. ( cuantas veces has pensado en una marca de cerveza determinada cuando has oído que algo es “probablemente” lo mejor del mundo).

5)      Haz tu producto físicamente muy visible. En ocasiones la manera de hacer algo visible es mediante la diferenciación voluntaria.

Berger pone el ejemplo de Apple. Inicialmente todos los cascos para los diversos reproductores de música eran negros. Apple tuvo la idea de hacerlos blancos. Y cada vez que ves unos cascos blancos, ¿acaso puedes evitar pensar en Apple? Seguro que no. Esa estrategia es la que hizo que el ipod comenzara a funcionar.

Lee el artículo original en inglés aquí.

 

Últimas entradas

Otras entradas de Entusiasmado que podrían interesarte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Copyright: Entusiasmado.com 2012
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram