Jeff Bezos es, innegablemente, una persona de una gran inteligencia y capacidad, como demuestra que haya llevado Amazon, desde la nada, a ser una de las empresas más importantes del mundo.

No soy muy fan de Bezos, he de confesarlo, sin embargo me ha gustado el canto a favor de la diferencia que ha hecho en su última carta a los accionistas de Amazon.

En el momento actual, las diferencias tienden a desaparecer. Se habla de diversidad, pero es solo una diversidad superficial de razas y de géneros, no una diversidad de pensamientos y de actitudes ante la vida. Y en un mundo en el que el paisaje urbano de una ciudad de Asia y de Europa es casi igual y en que las ideas son las mismas en prácticamente todo el planeta, la diferencia me parece un valor que haya que conservar, aunque irónicamente Amazon es responsable también de la falta de diferencias.

la diferencia es la supervivencia

La diferencia es supervivencia

Fragmento extraído de la carta de Jeff Bezos a los accionistas de Amazon:

La diferenciación es supervivencia y el universo quiere que seas típico

Esta es mi última carta anual a los accionistas como CEO de Amazon, y tengo una última cosa de suma importancia que me siento obligado a enseñar. Espero que todos los amazónicos se lo tomen en serio.

Aquí hay un pasaje del (extraordinario) libro de Richard Dawkins The Blind Watchmaker (El relojero ciego). Se trata de un hecho básico de la biología.

“Evitar la muerte es algo en lo que tienes que trabajar. Dejado a sí mismo, y eso es lo que es cuando muere, el cuerpo tiende a volver a un estado de equilibrio con su entorno. Si mide alguna cantidad como la temperatura, la acidez, el contenido de agua o el potencial eléctrico en un cuerpo vivo, normalmente encontrará que es marcadamente diferente de la medida correspondiente en los alrededores. Nuestros cuerpos, por ejemplo, suelen estar más calientes que nuestro entorno, y en climas fríos tienen que trabajar duro para mantener el diferencial. Cuando morimos, el trabajo se detiene, el diferencial de temperatura comienza a desaparecer y terminamos a la misma temperatura que nuestro entorno. No todos los animales trabajan tan duro para evitar alcanzar el equilibrio con la temperatura circundante, pero todos los animales realizan un trabajo similar. Por ejemplo, en un país seco, los animales y las plantas trabajan para mantener el contenido de líquido de sus células, trabajan contra la tendencia natural de que el agua fluya de ellos hacia el mundo exterior seco. Si fallan, mueren. De manera más general, si los seres vivos no trabajaran activamente para prevenirlo, eventualmente se fusionarían con su entorno y dejarían de existir como seres autónomos. Eso es lo que pasa cuando mueren ”.

Si bien el pasaje no pretende ser una metáfora, es fantástico y muy relevante para Amazon. Yo diría que es relevante para todas las empresas e instituciones y también para cada una de nuestras vidas individuales. ¿De qué manera te atrae el mundo en un intento de volverte normal? ¿Cuánto trabajo se necesita para mantener el carácter distintivo? ¿Para mantener viva la cosa o las cosas que te hacen especial?

Conozco a una pareja felizmente casada que tiene una broma en su relación. No pocas veces, el esposo mira a la esposa con falsa angustia y le dice: "¿No puedes ser normal?" Ambos sonríen y ríen y, por supuesto, la profunda verdad es que su carácter diferente es algo que le encanta de ella. Pero, al mismo tiempo, también es cierto que las cosas a menudo serían más fáciles (consumirían menos energía) si fuéramos un poco más normales.

Este fenómeno ocurre en todos los niveles de escala. Las democracias no son normales. La tiranía es la norma histórica. Si dejáramos de hacer todo el trabajo duro y continuo que se necesita para mantener nuestro carácter distintivo en ese sentido, rápidamente entraríamos en equilibrio con la tiranía.

Todos sabemos que el carácter distintivo, la originalidad, es valioso. A todos se nos enseña a "ser tú mismo". Lo que realmente les estoy pidiendo que hagan es aceptar y ser realistas sobre cuánta energía se necesita para mantener ese carácter distintivo. El mundo quiere que seas típico; de mil maneras, te atrae. No dejes que suceda.

Tienes que pagar un precio por tu carácter distintivo y vale la pena. La versión de cuento de hadas de "sé tú mismo" es que todo el dolor se detiene tan pronto como permites que brille tu carácter distintivo. Esa versión es engañosa. Vale la pena ser uno mismo, pero no espere que sea fácil o gratis. Tendrás que ponerle energía continuamente.

El mundo siempre intentará hacer que Amazon sea más típico, para equilibrarnos con nuestro medio ambiente. Requerirá un esfuerzo continuo, pero podemos y debemos ser mejores que eso.

Hacer dieta es difícil. Estar gordo es difícil.

Llevar una vida sana es difícil. Estar enfermo es difícil.

Acostarse pronto es difícil. Pasar el día dormido es difícil.

Olvidar a quien amas es difícil. Amar a quien no te corresponde es difícil.

Estudiar es difícil. Tener que buscar trabajo sin tener estudios es difícil.

Llevarse bien es difícil. Estar enfrentados es difícil.

Lavarse los dientes todos los días es difícil. Tener problemas dentales es difícil.

 

 

Escoger la dificultad

No se trata de escoger entre el camino fácil y el camino difícil. Se trata de escoger la dificultad. Se trata de decidir si quieres los problemas ahora, o los quieres más adelante. Se trata de escoger la dificultad. 

Se trata de decidir si quieres afrontar la dificultad ahora o la quieres afrontar más adelante. Si quieres los problemas a corto plazo, o a largo plazo.

No escoges la dificultad, escoges cuándo sufres esa dificultad. 

Y tú ¿qué dificultad escoges?

¿Tienes la costumbre de correr en todo lo que haces como el conejo blanco de Alicia?

Ten cuidado.

Apresurarte puede instalarte en la mediocridad.

O eso al menos es lo que cree la novelista Amelia Barr

"Todo lo bueno necesita tiempo. No trabajes apresuradamente. Entra en detalles; vale la pena en todos los sentidos. El tiempo significa poder para tu trabajo. La mediocridad siempre tiene prisa; pero cualquier cosa que valga la pena hacer, vale la pena hacerlo con consideración. Porque genio no es ni más ni menos que hacer bien lo que cualquiera puede hacer mal ”.

Para mí eso tiene dos vertientes. La primera es que no puedes conseguir llegar alto sin hacer un esfuerzo  muy grande. 

Barrer como Miguel Ángel

En otra entrada, hablamos de lo necesario que es realizar cualquier tarea como si fuera la más importante del mundo. Barrer para ser el Miguel Ángel de los barrenderos

El genio es hacer bien lo que cualquiera puede hacer mal como dice Barr.

Hoy escuchaba un vídeo de un youtuber que hace vídeos de geografía. Hablaba de cómo los mapas que hacía al principio no eran demasiado buenos. Y de cómo aprendió y probó sistema tras sistema, hasta que al final sus mapas alcanzaron el nivel actual.

A diferencia de lo que muchas veces creemos, el genio no lo regala la naturaleza. A muchas personas que llegan alto en su campo les gusta transmitir una idea de magia y por eso no confiesan todos los esfuerzos que han hecho para llegar donde están. Prefieren hablar de vocación o de pasión. O que pienses que es simplemente que son especiales.  Solo en algunas extrañas ocasiones alguien confiesa cómo hace de verdad las cosas y siempre que lo hace, muestra un sendero lleno de esfuerzo y de sacrificios.

El flujo del detalle

La segunda vertiente se refiere a tu satisfacción personal. El hacer algo bien te genera una satisfacción que el trabajo apresurado nunca va a proporcionarte. Y no solo se trata del ego. Se trata de la sensación de propósito, de tu porqué.

Además enfrascarte en un trabajo, es lo que te lleva a la agradable sensación de flujo. El flujo se genera cuando se alcanza el equilibrio perfecto entre nuestra habilidad y el reto que tenemos delante. Cuando no te sientes incapaz de hacerlo ( lo que genera frustración), ni tampoco crees que es demasiado fácil ( lo que genera aburrimiento).

Esa sensación de que el tiempo ha pasado y no te has dado cuenta porque estabas totalmente concentrado.

Hacer las cosas con cuidado y dedicación produce por tanto dos efectos principales: la maestría y la felicidad.

Si algo merece hacerse, merece hacerse despacio.

¿Necesitas algún motivo más para dejar de correr?

 

El mayor de los errores en el desarrollo personal es creer que tu felicidad está inexorablemente unida a tus circunstancias.

Si crees que solo puedes ser feliz si tienes todo lo que quieres, estarás condenado a una vida de infelicidad, porque nunca vas a tener todo lo que quieres.

No soy tan inocente de pensar que las circunstancias no influyen en tu felicidad. Influyen pero no determinan. Tu felicidad depende de cómo reacciones a las circunstancias.

Estar bien depende de tu estado de ánimo

Estar bien es algo que depende de tu estado de ánimo, y tu estado de ánimo depende de tu mente. 

Lo puedes ver como un río. El río te lleva hacia su desembocadura siempre. ¿Pero eso significa que toda persona que está en un río tiene que ir en esa dirección?

No. Puedes nadar, puedes rebelarte contra el sentido de la corriente.

 

En la vida pasan cosas buenas y cosas malas. Pero mientras que la mayor parte de las cosas malas vienen solas,la mayor parte de las cosas buenas requieren de nuestro esfuerzo. Las casas se ensucian solas, pero tú tienes que limpiarlas.

Nadando contra la corriente

Como ocurren muchas sucesos malos, lo normal será que te encuentres luchando contra la corriente. 

Es cierto que hay corrientes que son demasiado fuertes. Hay circunstancias ante las cuales resistir requiere una fuerza sobrehumana.  Poca gente es capaz de sentirse radiante de felicidad a la semana de que le haya sido detectado un cáncer. Hay algunas personas que son capaces de hacerlo, pero para la mayoría es necesario más tiempo.

Sin embargo, la mayoría de las corrientes son mucho menos fuertes. No necesitas ser superman para recuperarte de un golpe con el coche. Necesitas solo entrenamiento, necesitas aprender a nadar contra la corriente.

Algunas personas están más predispuestas a la felicidad y otras menos. Es lo mismo que ocurre con la música o con el tenis o con cualquier otra actividad humana. Algunas personas por naturaleza tienen más facilidad, otras menos, pero las personas menos dotadas para una actividad por naturaleza, pueden conseguir ser las mejores si tienen suficiente determinación.

Hay muchas formas de luchar contra emociones negativas. Aquí he hablado de ello en otras entradas. Pero todo se resume en una cosa: No pierdas de vista que deseas ser feliz. 

La fuerza de la determinación

Cada vez que ocurre algo negativo que puede afectar a tu estado de ánimo, se desarrolla una batalla en tu mente.

Las fuerzas de la oscuridad encabezadas por el suceso negativo contra las fuerzas de la luz representadas por tu determinación de ser feliz .

episode 7 finn GIF by Star Wars

No se trata de deseo, se trata de determinación. No vale con querer ser feliz, tienes que estar decidido a serlo ocurra lo que ocurra. Y tienes que actuar y entrenar de acuerdo a esa determinación.

Si tu determinación es lo suficientemente fuerte, no habrá circunstancia negativa en el mundo que pueda detenerte. 

¿Cómo hacer tu determinación más fuerte?

Para aumentar tu determinación puedes usar varias técnicas:

 

un poco más

No creo que importe cómo sea de grande o de pequeña la tarea.

Si lo puedes hacer solo un poco mejor de lo esperado, serás notado y recompensado.

 

Un poco mejor

Cuando tenemos que hacer algo, nos solemos conformar con hacerlo a un nivel suficiente.

Está bien, podemos sobrevivir así. Pero si quieres llegar lejos tienes que hacer algo más.

Los americanos lo llaman "walk the extra mile" Caminar la milla extra. Hacer un poco más de lo que tienes que hacer. Si lo haces así, alguien se dará cuenta. Alguien se sorprenderá de que hayas ido más allá, y querrá trabajar contigo en lugar de con los que simplemente cumplen el expediente.

Y por supuesto no es aplicable solo a los negocios. También es aplicable a las amistades. Puedes ser el único que llama a ese amigo que está solo a ver qué tal se encuentra, puedes ser el único que le diga al conductor del autobús de tus hijos que le agradeces lo bien que ha llevado el autobús todo el año.

Hazlo un poco mejor, solo un poco mejor, y serás recompensado.

 

Muchas veces se habla del infierno. Del infierno de los demonios, del que está en otro mundo.

Pero hay otro infierno. El infierno de esta tierra. El infierno que a veces generamos para los demás o los demás nos generan a nosotros.

Jean Paul Sastre dijo "el infierno son los otros"

Italo Calvino, en su libro "las ciudades invisibles" no se contenta con decirlo, sino que nos da una solución.

"El infierno de los vivos no es algo que será: existe ya aquí y es el que habitamos todos los días, el que formamos estando juntos.

Dos formas hay de no sufrirlo.

La primera es fácil para muchos: aceptar el infierno y convertirse en parte de él hasta el punto de dejar de verlo ya. La segunda es arriesgada y exige atención y aprendizaje continuos: buscar y saber quién y qué, en medio del infierno, no es infierno, y hacerlo durar y darle espacio."

 

Copyright: Entusiasmado.com 2012
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram