Las acciones que una persona realiza  son una muestra de lo que hay dentro de ella, como dice la ley del espejo. Si reaccionamos de forma negativa es muy probablemente porque nos sentimos mal por dentro. Y si actuamos de forma positiva es también probablemente porque nos sentimos bien.

Pero ¿sería posible reaccionar siempre de una manera más positiva?. ¿Podríamos mejorar todas nuestras reacciones cambiando sólo una cosa de nuestro estado interno?.  Me gustaría explorar una posibilidad ¿Qué ocurriría contigo si lo tuvieras todo?

monje en esfera

¿Acaso crees que este monje necesita algo ? ¿ acaso crees que tú necesitas algo?

Un ejercicio de imaginación

Cierra los ojos. Bueno aún no, primero lee este párrafo y cuando lo hayas leído, cierra los ojos e imagina. Imagina que tienes todo lo que siempre has podido querer. Que tienes toda la felicidad que hayas podido imaginar. Que eres extremadamente rico. Que tienes tantos amigos que no puedes ni contarlos. Que tienes tu parcela sentimental y sexual perfectamente cubierta. Que tu trabajo es extremadamente reconocido, y valorado.

Seguro que al imaginar todas estas cosas te has empezado a sentir mejor. Sólo con imaginarlo. Imagina ahora que sintiéndote así, una persona se acerca a ti y te hace una crítica.  Seguramente lo podrías soportar muy bien ¿verdad?. Seguramente serías capaz de resistir la crítica sin pestañear y sin sentirte dañado por ella.

Ahora imagina lo contrario. Imagina que tu vida se ha ido al garete. Imagina que no eres feliz. Que no tienes dinero. Que no tienes amigos, ni le importas a nadie. Que tu vida personal y tu vida profesional es un fracaso. Y después imagina que alguien se acerca a ti y te hace una crítica, por mínima que sea. Seguro que puedes imaginar que esa crítica podría molestarte mucho y que la reacción frente a ella podría ser bastante fuerte.

Situaciones que ya has vivido.

En realidad tampoco necesitas imaginar nada. Porque en realidad son situaciones que ya has vivido. Seguramente recuerdas algún momento en el que estabas cabreado por haberte equivocado en alguna cosa y quizá tu pareja te hizo una pequeña crítica y saltaste sobre ella como si fueras el león de la Metro Goldwyn Mayer. Discutiste pero en realidad sabías que el problema era que tú no te sentías bien.

Y al contrario también te ha pasado. Has tenido momentos en los que todo lo veías color de rosa. Y el hecho de que una persona te hiciera una crítica no te importó en absoluto. Quizá habías tenido una cita maravillosa con una persona, y aunque un amigo incumplió su promesa de hacer algo contigo, estabas tan subido en una nube que pudiste disculparlo sin problemas.

Aplicación práctica.

No necesitas tener todo. Y no lo necesitas porque en realidad tienes todo lo que puede ser importante. El éxito, la riqueza, todo eso es mucho menos importante que sentirte bien contigo mismo. Puedes tener objetivos que conseguir, cosas que desees tener. No hay nada malo en ello. Pero ha de ser un deseo no una necesidad. Algo que te gustaría y no algo que tienes que tener. 

Esa es la diferencia. Lo que consideres necesario ha de ser algo que solo dependa de ti, algo que nadie pueda quitarte. Ni tu trabajo ni tu pareja, ni tu dinero son esenciales. Son cosas deseables y convenientes pero no necesarias.

 

Lo creas o no, las cosas que realmente necesitas, son cosas que nadie te puede quitar.

— Ivan Entusiasmado (@Entusiasmadocom) June 14, 2013


Una vez que te des cuenta de que tienes todo lo que necesitas, y que no necesitas la aprobación de nadie, ni el éxito, ni  una pareja ni nada, entonces serás libre. Libre de hacer lo que desees y por otro lado libre para no verte afectado por la crítica que cualquier persona te pueda hacer.

Entonces, podrás mirar a la vida con una cierta distancia, y cuando algo salga mal, sonreír y pensar con sinceridad: "No pasa nada, ya tengo todo lo que pueda desear".

 

Últimas entradas

Otras entradas de Entusiasmado que podrían interesarte

8 comments on “Cómo serías si lo tuvieras todo.”

  1. Además yo creo que las cosas no tan necesarias también las tenemos, pero nos centramos en ver la parte que falta. Por ejemplo, que tu trabajo sea bien valorado y respetado, seguro que hay alguna gente que lo valore, mientras que otra no. Lo mismo pasa con los afectos y lo mismo con el dinero (salvo las situaciones de extrema pobreza). Siempre tenemos una parte de lo que deseamos. El error consiste en centrar nuestros pensamientos y nuestro monólogo interior en la parte que nos falta, en que queremos más o queremos que nos valore y aprecie todo el mundo mundial.

    1. Estoy de acuerdo con Ana, aunque tengamos todo lo que necesitemos y lo que no necesitemos, siempre pensamos en lo que nos faltaría sin preocuparnos de mirar más alla, tan solo somos conscientes de lo que tenemos cuando comparamos y eso es la peor forma de apreciarnos. Me ha gustado mucho tu artículo, gracias por compartirlo.

      1. Es cierto que algo hay dentro de nosotros que nos lleva a fijarnos en lo que falta y no en lo que tenemos. Supongo que será un mecanismo de evolución. Me parece un tema tan interesante el que Anca indica y tu subrayas que creo que le dedicaré un post en el futuro.

  2. ¿cómo seríamos si lo tuviesemos todo?.... muy buena pregunta 🙂
    De entrada yo pienso que cada uno de nosotros tiene que ser con respecto a sí mismo,la persona en la que más confía y la persona a la que más respeta, eso nos permitirá desechar sin problemas todo tipo de críticas destructivas,sin perder la capacidad de reaccionar de una forma coherente,firme y serena.
    Voy a hacer tres matices dentro del todo:
    -todo material:sí creo que tengo una necesidad básica que cubrir, que me permitirá ser feliz,ej. tener un techo.
    -todo inmaterial: también creo que tengo una necesidad básica que cubrir que me hará ser feliz, ej,la salud de mis seres queridos.
    -todo en exceso o carencia de toto:aquí veo yo la cuestión,tener en exceso nos hará empacharnos y perder el apetito,creo que tenemos que buscar la medida exacta que nos permita disfrutar,ni demasiado ni poco, ni mucho ni nada.La carencia para cubrir las necesidades básicas evidentemente tampoco nos hará vivir felices.Cada uno de nosotros tiene que encontrar ese medida exacta.
    ( 🙂 por poner un ejemplo para explicarme, aunque ya sé que no es necesario comer chocolate, a mí no me haría feliz no comerlo y tampoco comer dos tabletas cada dia)
    PD: al poner los datos no me aparece la foto y no sé si saldrá el nombre así que lo pongo aquí
    Un saludo
    Isara

    1. Lo de la foto debía ser por un problema puntual de la página. Ahora veo que sí sale.
      En cuanto a lo de las necesidades sí que hay cosas materiales que necesitamos conseguir para nuestra supervivencia, y cosas que deseamos intensamente que ocurran, como que se mantengan bien nuestras personas queridas, aunque por desgracia no podemos asegurarlas.
      En lo que deseamos opera, creo yo, la ley de los rendimientos decrecientes, cuanto más tienes de algo, menos lo disfrutas.

  3. me surge una cuestión
    cuando tenemos algo,muchas veces no lo valoramos lo suficiente hasta que no lo tenemos y por otro lado cuando tenemos demasiado de ese algo tampoco lo valoramos lo suficiente,
    entonces,¿qué valor tiene el deseo conseguido?¿para qué deseamos tanto si luego nos da igual tenerlo? tal vez pq realmente no lo necesitamos y pensamos que sí?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Copyright: Entusiasmado.com 2012
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram