Procrastinación cómo vencerla en 7 pasos. (Procastinacion)

¿Qué significa ” Procastinacion ” ?

Procastinacion es un término que se usa erróneamente para referirse a la procastrinación. Procastinar se usa erróneamente en lugar de procastrinar.

Procrastinar es un verbo que me resulta odioso. Por dos cosas.

Primero porque aunque viene del latín, en su uso moderno es una traducción directa del inglés. No me gusta usar esa palabra, pero no parece que haya más alternativa. Postergar o algún término parecido no sirve, porque se puede postergar algo sin procrastinar, si resulta conveniente o ventajoso hacerlo.

El otro motivo por el que me resulta odioso el término procrastinación es por lo frecuentemente que me afecta.

¿Qué es la procrastinación?

Yo definiría la procrastinación como la huida de las tareas necesarias pero poco apetecibles. En lugar de hacer lo que deberías hacer, haces lo que te apetece hacer.

Si en lugar de lavar los platos, estás viendo un rato la televisión porque te da pereza lavar los platos, estás procrastinando.

Si no estás trabajando en un dossier, sino que estás leyendo tu página de Facebook estás procrastinando.

No importa cuál sea la tarea que se evita ni la tarea que hagas. Lo importante es que no haces lo que sabes que deberías hacer. Y no es por convicción, sino por miedo o pereza.

Definición técnica

La wikipedia en inglés define la procastrinación como evitar realizar una tarea que necesita ser ejecutada. Y la práctica de hacer cosas agradables en lugar de las cosas menos agradables o de hacer cosas menos urgentes en lugar de las urgentes, dejando las tareas que necesariamente han de completarse para después.

Steel en 2007 definió la procastrinación como el retraso voluntario de un curso de acción pretendido a pesar de estar peor por el retraso.  Sabini y Silver señalan que para que exista la procastrinación es necesario que haya posposición e irracionalidad.

Gregory Schraw, Theresa Wadkins, y Lori Olafson in 2007 afirmaron que para que un comportamiento sea clasificado como procastrinación académica es necesario que tenga tres requisitos:

  • ha de ser contraproductivo, que perjudique más que beneficie.
  • ha de ser innecesario.
  • ha de producir un retraso.

No estoy del todo de acuerdo. Si tenemos que entregar el borrador de un libro a las 14.00 y nos ponemos a regar las plantas a las 13.00 el comportamiento no es contraproductivo ni innecesario ( las plantas necesitan agua en algún momento) pero no deja de ser un caso de procastrinación. Estás huyendo de lo que deberías hacer y lo sabes.

Por eso yo considero más bien la procrastrinación como el no dedicarnos a una tarea que creemos que tendríamos que estar haciendo en este momento.  Esa definición de procastrinación incluye tanto los casos en que no hacemos nada, en los que hacemos algo perjudicial ( comer galletas) en los que hacemos algo no perjudicial pero no necesario ( leer el mail que acabábamos de leer) en los que hacemos algo necesario pero no prioritario ( lavar los platos en lugar de escribir).

Lo que hace que sea procastrinación es el hecho de que nuestro comportamiento sea una huida y de que lo hagamos contra lo que sabemos que es correcto.

 

La procrastinación es un problema muy frecuente

En un estudio de 1992 el 52% de los sujetos afirmó tener una necesidad entre moderada y alta de ayuda para superar la procrastinación. Sin embargo las personas no siempre son capaces de estimar la influencia que tiene la procrastinación en su conducta. En realidad se estima más bien que entre el 80% y el 95% de los estudiantes universitarios ( que son las víctimas habituales de los estudios de psicología) está afectado por la procrastinación.

 

Causas de la procrastinación

Sin duda la principal causa de la procrastinación es el principio del placer ( Lustprinzip en alemán) del que habló Freud. La tendencia humana a buscar el placer y a evitar el dolor.

La procrastinación es más frecuente cuando se trata de tareas desagradables o impuestas que cuando se trata de tareas para las que la persona considera que no tiene suficientes habilidades ( Milgram y otros 1988)

El miedo al fracaso produce procrastinación en un grupo pequeño pero homogéneo de sujetos ( Solomon y Rothblum 1984)

El perfeccionismo se ha considerado tradicionalmente como una de las causas de la procrastrinación. Sin embargo Steele en 2007 en un metaestudio comprobó que los perfeccionistas en general procrastinan menos que los demás, con excepción de aquellos que están buscando ayuda médica.

La falta de satisfacción con la propia vida también se ha considerado como una causa de procastrinación al menos para hombres ( Milgram y otros 1988 antes citado).

Aunque el neuroticismo ha sido tradicionalmente señalado como posible causa de la procrastinación, la influencia no está producida directamente, sino que esta mediada por la responsabilidad o Conscientiousness  ( Lee y otros 2006). Conscientiousness es la característica de ser cuidadoso o vigilante. Es propia de aquellos que planifican son organizados y cuidan todos los detalles de las cosas.

Nuestra defectuosa capacidad de imaginar cómo estaremos en otro momento ( predicción afectiva) hace que siempre pensemos que en el futuro todo será más sencillo.

También la ansiedad ha sido culpada muchas veces de la procastrinación. Sin embargo Steele en su libro La ecuación de la procrastinación comprobó que la ansiedad puede hacer tanto que se empiece algo pronto como tarde. La diferencia según él, está en la impulsividad, que es la sensibilidad de una persona al tiempo que queda para que algo se haga. Si una persona ansiosa es impulsiva ( es decir tiene pronto la sensación de que falta tiempo) empezará pronto con su tarea. Si no es impulsiva, lo dejará para el final.

 

 

 

Parece evidente que la procrastinación se está haciendo cada día más frecuente. La existencia de un mayor número de estímulos externos, cada vez más llamativos y el desprestigio moderno de la ética del esfuerzo podrían muy bien estar relacionados con eso. Si pensamos en un escritor del siglo XIX sin internet, sin televisión, sin móvil, sin whatsapp y con solo unos cuantos libros en su estantería y en un escritor del siglo XXI con acceso a millones de posibilidades de ocio, nos damos cuenta de cómo las causas posibles de procrastinación han aumentado.

Consecuencias de la procrastinación

La procrastinación puede producir consecuencias muy perjudiciales:

 

La procrastinación produce una disminución del rendimiento del procrastrinador. (Steel y otros 2001)

La procastrinación produce para los estudiantes un menor estrés y una mejor salud en el primer semestre, pero un mayor estrés y una peor salud en el segundo trimestre y en global. ( Tice y Baumeyster 1997).

Además la procrastinación produce depresión, comportamiento irracional, bajada de la autoestima, ADHD (síndrome de déficit de atención) y culpa.

Viendo todos los problemas que produce, es necesario que aprendamos cómo vencer la procrastinación

 

Procastinacion procrastinación procastinar procastrinar
La caverne Mosieur J http://www.flickr.com/photos/jblndl/443862605/
(Foto: La caverne. Mosieur J. http://www.flickr.com/photos/jblndl/443862605/
Di la verdad, ¿alguna vez te has sentido como el payaso de la foto?)

FELIPE EL DE MAFALDA ejemplo de PROCRASTINACIÓN

El ejemplo máximo de procrastinación es Felipe el de Mafalda. Aquel que siempre dejaba los deberes sin hacer y que además sufría por ello. Era un personaje torturado. Frases características de Felipe son las siguientes:

“No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy. ¡Desde mañana mismo empiezo!”

“¿Y si antes de empezar lo que hay que hacer, empezamos lo que tendríamos que haber hecho?”

“La voluntad debe ser la única cosa en el mundo que cuando está desinflada necesita que la pinchen.”

En la procrastinación la falta de obtención del resultado, se suma a la mala conciencia por no haberlo hecho con lo que el resultado es un sabor agriagrio.

 

COMO VENCER LA PROCRASTINACIÓN EN 7 PASOS

1. Intenta evitar el usar un lenguaje negativo para referirte a las cosas que hayas de hacer. Esto no es fácil como verás en el ejemplo del punto siguiente. Pero siempre es mejor decir que es algo que quieres hacer, y no que debes hacer y evitar referirte a las cosas con calificativos que destinarías a tus peores enemigos.

 

2. Divide las tareas que te resulten complicadas.

Hace poco tiempo tuve “la suerte” de tener que rellenar una declaración para Hacienda. No sé como es en otros países, pero en España el modelo para sangrar al contribuyente es el que yo llamo “cava tu propia tumba”. Rellenar los impuestos me recuerda a lo que pasa en algunas películas. La víctima es obligada a punta de pistola por el matón a cavar una zanja, en la que sabe que posteriormente le van a enterrar. No sólo los tienes que pagar ( muerte) sino además tienes que cavar tu propia zanja ( hacer la declaración).

La cuestión es que nunca encontraba tiempo para hacer la declaración. Era como una especie de sombra oscura que se proyectaba sobre mi vida. Si me dedicaba a otra cosa, sentía que lo hacía para evitar enfrentarme con la sombra.

La manera en que conseguí hacerlo fue dividirlo en pequeñas partes. Cada día me comprometí a hacer una parte muy pequeña. Es como si así la amenaza que suponía ese trabajo fuera mucho menor.  Siempre se ha dicho “divide y vencerás” y es por algo.

 

3. Piensa en los motivos que te llevan a hacer la tarea.

Piensa en las cosas a largo plazo. Tanto en lo positivo de hacerlo como en lo negativo de no hacerlo. Cuando procastrinamos es porque los beneficios de la actividad están en el futuro y los perjuicios en el presente. Si consigues traer al presente los beneficios del futuro habrás dado un gran paso para vencer la procastrinación. Lee si quieres este artículo sobre la ley del balancín)

4. Une el hacer la tarea desagradable a una recompensa.

Se usa con los niños y como en el fondo todos somos un poco niños también se puede hacer con uno mismo. Por ejemplo: Si arreglo la luz del baño podré jugar un rato al “World of warcraft”. (Salvo que seas uno de los muchos que en países de Asia se ganan la vida jugando a ese juego y tu verdadero hobby sea arreglar la casa, en cuyo caso sería: si juego un tiempo al World of Warcraft podré arreglar la bombilla).

5. Establecer un compromiso.

Determina cuando cumplirás la tarea, y una vez establecido el momento en el que la realizarás no aceptes ningún cambio. Es importante ser inflexible en esto. Si atrasas el cumplimiento perderás la confianza en que en el futuro hagas las cosas cuando te corresponde. Piensa en algún sistema que te recuerde que has de hacer la tarea. Apuntalo en un post-it. Ponlo en tu calendario o en una lista de cosas que hacer.
6. Elimina las distracciones cuando llegue el momento de realizar la tarea. Cierra las páginas de redes sociales, cierra el correo electrónico, deja el teléfono en algún lado que no te moleste, quita la televisión. Se trata de eliminar todas las rendijas por las que pueda perderse la atención. Si te cuesta tomar la iniciativa puedes utilizar el complemento de google chrome Stayfocusd, o el de firefox Leechblock. Si usas explorer no busques complementos, simplemente cambia de explorador. ;).

7. Da el primer paso. Como diría el anuncio de Nike “Just do it” Simplemente hazlo. Una vez que das un paso, la misma inercia hace que te resulte más fácil seguir actuando. Si te resulta totalmente imposible dar un paso en esa tarea, empieza por hacer algo rápido que te obligue a entrar en movimiento. Por ejemplo recoger algo. Eso hace que te pongas en modo hacer y crea una cierta dinámica positiva.

Si te interesa mucho la procrastinación, te recomiendo el podcast de SatoriTime.com en el que participo .

Espero que esta entrada te haya servido. Como mínimo debería servirte para no decir procastinacion ni procastinar, sino procrastinación y procrastinar.

Y si quieres hacer algún cambio para procrastinar menos, recuerda, no lo dejes para mañana.

¿Tienes algún truco para evitar la procrastinación? Compártelo en los comentarios.

Entrada actualizada el 2016.03.01

 

29 comentarios en «Procrastinación cómo vencerla en 7 pasos. (Procastinacion)»

  1. Buenas recomendaciones.
    En mi opinión todo se resume en que asociamos más dolor al hecho de hacer algo que al hecho de no hacerlo, y por eso lo posponemos. En el momento en que se invierten estos papeles es cuando damos el paso pero, para entonces, puede que ya no podamos evitar perjuicios derivados de la postergación.
    Las estrategias que yo uso pasan por examinar los beneficios de realizar la acción y buscar referencias que apoyen esta decisión. Lo mismo con los perjuicios que me causará el no hacerlo. Estas dos estrategias incrementan mi determinación y hacen que actúe más rápidamente.
    Para vencer el miedo a actuar lo que hago es asociar el mayor dolor posible al hecho de no hacerlo en forma de consecuencias (referencias) por tener esta conducta.
    Una vez comenzado el proceso uso lo que comentas en el punto 2 (dividir tareas) y en el punto 4 (recompensas) para hacerlo más fácil.
    Just do It amigo!

    Responder
    • “Asociamos más dolor al hecho de hacer algo que al hecho de no hacerlo, y por eso lo posponemos”. Me gusta esa frase Juan. Y lo de asociar el miedo, es un poco quemar los barcos, sí, porque siempre tememos a pensar en negativo, pero creo que es una de esas ocasiones en las que hay que hacerlo. Un saludo amigo.

      Responder
  2. De acuerdo contigo, Ivan, en lo fea que es la palabra, que es lo que le faltaba para ser más desagradable…
    Voy a seguir tus consejos,a ver si de una vez yo también consigo vencer esa tendencia casi patológica a la postergación de todo aquello que no me gusta hacer. Menos mal que con lo que me da miedo me ocurre lo contrario, y me lanzo en plan “kamikaze” o no me lanzo…
    En fin…te contaré si obtengo resultados…
    Gracias y enhorabuena por el post!!

    Responder
  3. Pues siempre es mejor lanzarse en plan kamikaze a no lanzarse en absoluto. Salvo que sea en un avión y con una rama de cerezo. Gracias a ti, y mantenme al corriente de tus avances. Un saludo Beatriz.

    Responder
  4. La palabra más eufónica es quizá “postergación”, pero quizá no capta el matiz de mala conciencia que tiene la palabra postergación.

    Yo también creía que era un anglicismo, pero no, es una palabra que viene del latín, procastinare, y también la tenemos en español aceptada por la RAE.

    La postergación con mala conciencia es un gran problema para casi todos. Las técnicas que aconsejas son todas muy útiles. Me gusta la de imaginar el dolor por no completar la tarea; y sin que sirva de precedente, creo que en este caso es un buen uso de la técnica de pensar en lo peor y el pensamiento negativo.

    Hay otra con la que quiero experimentar. la 4. Crear recompensas para acabar con las tareas que postergo repetidamente. Creo que un sistema de “ludificación” (gamification en inglés) podría ser interesante.

    Hay muchos programas en internet que te permiten convertir en un juego el completar tareas. Un ejemplo es ‘Epicwin’, que permite convertir en un juego de rol tu lista de tareas.

    Una reseña del programa:
    http://lifehacker.com/5616472/epicwin-turns-your-to+do-list-into-a-role+playing-game-available-now
    El sitio:
    http://www.rexbox.co.uk/epicwin/

    Responder
    • Postergación quizá sería un buen término sí, aunque es más neutro y no arroja esa oscura sombra que arroja procastinación. Ludificación sin embargo a pesar de ser esa sí mucho más exacta, quita parte de la gracia a nuestra querida “gamification”. Miraré lo de Epicwin tiene muy buena pinta. Un saludo homominimus.

      Responder
  5. A mí no me molesta aplazar las tareas que me importan un comino, de hecho me encanta ser tan imperfecta. Para las tareas que sí me importan, me esfuerzo.
    Da la casulaidad de que siempre aplazamos aquellas cosas que tenemos la opción de aplazar, así que ese es el problema, tener la opción y preguntarse ¿lo hago ahora? No se nos ocurre nunca preguntarnos ¿acudo hoy al trabajo o no? porque no hay opción, por lo tanto no aplazamos. Pues esta es la solución para cualquier tarea, dejar de preguntarse si se hace o no se hace. Para esto los horarios son muy buenos, porque al establecer una rutina te evitas el trago de decidir cuando es el momento y, por lo tanto, la pregunta dichosa que, al parecer, tiene más posibilidades de contestarse con un “no”.
    Estas son mis soluciones, los horarios (rutinas) y no plantearme si es el momento de hacerlo o no.

    Responder
    • Anca, es cierto que las rutinas son muy necesarias. De hecho en ocasiones el motivo de que el tiempo de ocio no sea tan satisfactorio como creemos que es, se debe a que a diferencia del tiempo de trabajo en el que sabemos lo que tenemos que hacer en el de ocio no ocurre eso.
      Sin embargo aún es posible cumplir con unas horas dedicadas a determinadas cosas, y retrasar dentro de eso alguna cosa que resulte especialmente incómoda. Sobre todo si se trata de cosas en las que el límite temporal no lo pone el exterior sino nosotros mismos.
      Y en todo caso si realmente en algún caso no sufres por aplazarlo entonces más que procastinación sería simplemente que te apetece hacerlo, lo cual por otro lado me parece fenomenal.

      Responder
  6. Yo creo que el truco es el punto 4.Buscar una recompensa ,pero no una cualquiera, tiene que ser placentera.
    Arreglar la luz del baño te proporcionará luz y eso ya es una recompensa(puedes hacer pis a medianoche sin tener la sensación de estar jugando a los dardos con los ojos vendados,por lo de acertar en la diana o dícese taza del wc 🙂 ) pero no es placentero como jugar a la play.
    En mi caso es más la pereza por el aburrimiento de lo que tenemos que hacer,que no el miedo lo que me hace retrasar algo.
    No estoy de acuerdo con la división en partes,pq en mi opinión ,lo que haces es multiplicar esa sensación de sufrimirnto por lo pendiente de hacer,si tienes que hacer la declaración de la renta en 3 veces,te tienes que poner 3 veces a hacerla y la sensación de sufrimiento por no acabarla la tendrás 2 veces.Yo creo que es mejor ponerse 1 vez de golpe y listo.
    Esta mañana he pintado la puerta de casa,lo tengo que hacer cada año para que no se estropee por el óxido,ya lo he acabado y fuera,si me hubiese dejado una parte por hacer me costaría el doble volver a ponerme pq no es algo que me apetezca hacer.Además para mí la recompensa es esta tarde salir tranquilamente sin pensar que todavía no he acabado de pintar.
    Tenemos que autoadiestrarnos,como hacemos con los delfines para que hagan los saltos con piruetas,que les dan el pescaíto al final,aunque ellos no sufren por no saltar y estarse panza arriba en la piscina al solecito!!! !!!!qué envidia!!!!

    Responder
    • Lo de la división en partes creo que depende del caso. Hay cosas que requieren una preparación tan grande que ya puesto es mejor hacerlas de un tirón. El caso típico para mí es pintar la teka del jardín ( recomendación: no comprar nada de teka) Pero hay otras ( como por ejemplo el hacer cuentas) que no requieren mucha preparación pero que sin embargo si dan una pereza demasiado grande. Y yo sí prefiero dividirla, porque si no se me hace intolerable la idea. Pero eso como todo depende de los gustos de cada uno. Un saludo.

      Responder
  7. Desde niño soy procastinador, al principio me gané la fama de flojo. Con el correr de los años me doy cuenta que es parte de mi personalidad y siempre lo será, a veces me atormento por ello, hago listas y listas de pendientes que luego pierdo, al final la encuentro y me doy cuenta que hice lo que estaba anotado, solo que en espacios de tiempo más largos.
    Soy artista visual, me distingo por ser creativo y a veces el proceso lleva involucrado el postergar, pues es como un parto donde se acumula una tensión que al final te lleva a algo.
    Creo que es poca la gente que se preocupa por hablar de esto y menos aún por compartirlo, la prueba está en que el concepto es desconocido.
    Ivan, me gusta la frase esa de que estas en viaje constante para encontrar la felicidad, otro tema del que poco se habla.

    Responder
    • Gracias. Creo que yo también siento de alguna manera algo parecido a lo que sientes tú. Creo que cuando una persona tiene interés en demasiadas cosas, tiende a meterse en demasiados proyectos y es por tanto imposible que no acabe procastinando. En ese caso es más bien un problema de elección, que un problema de ejecución. Quizá habría que ser un poco más realistas a la hora de decidir qué cosas empezamos. Un saludo.

      Responder
  8. Cordial saludo señor Ivan: La palabra la he leido asi PROCRASTINACION, de igual forma tiene el mismo significado (postergar actividades o situaciones que uno debe atender, por otras situaciones más irrelevantes y agradables.). felicidades

    Responder
    • Sí Admabama la forma más correcta es esa, pero ya sabes como va google. Si pusiera procrastinación nadie la encontraría. A veces a un bloguero no le queda más remedio que dar prioridad a google respecto a la gramática más correcta.

      Responder
  9. LES ASEGURO QUE ME GENERARON REAL INTERES POR EL TEMA. MAS ALLA DE LA PALABRA POR DEFINIR,QUE ME MOLESTA POR SU ORIGEN,LO IMPORTANTE ES QUE NOS EXPRESEMOS SIN EUFEMISMOS EN ELNOMBRE COMO EN EL CONTENIDO.YO CREO QUE LA ACCION U OMISION QUE SE DESCRIBE CON AQUEL, “CONSISTE EN UNA ACTITUD DE OMNIPOTENCIA.NOS CREEMOS QUE SIEMPRE NOS QUEDA RESTO DE TIEMPO PARA LLEGAR A TIEMPO A CUMPLIR LA ACCION O TAREA QUE POSTERGAMOS.NOS PASA COMO CUANDO VAMOS CON ELAUTO,LA LUZ ANUNCIA QUE NOS QUEDA COMBUSTIBLE PARA X KILOMETROS, Y SIN EMBARGO SEGUIMOS Y PASAMOS LA GASOLINERA UNA O VARIAS, AUTOCONVENDIENDONOS QUE CON EL QUE TENEMOS EN EL TANQUE, LLEGAREMOS.SOY ABOGADO Y ME PASA CON LOS PLAZOS PERENTORIOS Y AL FIN DE CADA DIA QUE TRANSCURRE ME VOY CONVENCIENDO QUE LLEGARE A TIEMPO. FILOSOFICAMENTE CREO QUE HAY OTRA PERSPECTIVA:AL DECIR DE KIERKEGARD, “SOMOS TIEMPO ENCARNADO”, ENTONCES ELLO EXPLICARIA ESA DICOTOMIA ENTRE EL TIEMPO DEL RELOJ O DEL ALMANAQUE, Y NUESTRA ACCION:MIENTRAS NOS QUEDE VIDA, ES COMO QUE NOS QUEDA TIEMPO.UNA VISION TEOLOGICA DIRIA:” FUIMOS CREADOS PARA LA ETERNIDAD”, Y EN EL FONDO DE NOSOTROS, NOS CREEMOS QUE AUN TENEMOS ESE CARACTER Y QUIEN O QUE NOS PUEDE IMPOEDIR SER DIOSES AUNQUE CAIDOS, DIOSES AL FIN.Y LOS DIOSES, SON OMNIPOTENTES!!!!.GRACIAS.

    Responder
  10. Hola!!!
    Me gustaría me enviaran bibliografía de tipo médica, de psicoterapia, o de algún tipo de donde se aborde a la procrastinación como trastorno.
    De antemano muchas gracias.
    Saludos cordiales.

    Responder
    • Tienes toda la razón. Ya lo sabía hace un tiempo, de hecho he hecho un podcast sobre ello, aunque admito que me cuesta. Sin embargo lo dejé así por tema de SEO, porque se escribía más veces mal que bien. Pero veo que ahora ya lo escribe bien todo el mundo así que lo corregiré.

      Responder
  11. Recuerdo cuando era chico y escuchaba a un familiar muy cercano decir… Yo tendría que haber estudiado… Siempre me quedó eso de no querer el día de mañana decir..uhh yo tendría que haber hecho esto o tal otro… Creo que el tiempo que le debemos dar a las cosas en su etapa de preparación es eso, etapa de preparción. No hay nada más confortante que después de haber hecho lo que teníamos planeado, ponernos a pensar justamente en eso…
    Y otra enseñanza que me dió la vida fue que estando en el ejército, a menudo nos tocaban cosas que nos parecían imposible de poder realizar. Por más duras que sean había que hacerlas y la enseñanza era… Si pude hacer esto, aunque con sacrificio extremo, ya automaticamente me preparé para algo peor. Y lo voy a poder pasar sin tantas dificultades.

    Responder
    • Me parece buena estrategia la de tomar la referencia de algo complicado que hayas hecho y pensar “si he podido hacer eso, puedo hacer otra cosa parecida”. Es una buena motivación.

      Responder
  12. jajajaja…

    “¿Tienes algún truco para evitar la procrastinación? Compártelo en los comentarios.”

    deje lo que estaba haciendo y me vine a leer tu blog…

    parece que este blog me servirá para “evitar” la “procrastinación”.

    entre otras cosas…

    Gracias un abrazo

    Iván Disfruta
    mi nuevo seudónimo gracias a ti… 😉

    Responder
  13. Ayer escuche por primera vez el termino “procrastinar” que para mi ha sido toda la vida “pereza” que es lo q me da hacer cosas q no me gustan. Y bien es sabido que contra la pereza, diligencia. O como dice el refranero español que es muy sabio y lo he oido toda la gida a mi madre: “no dejes para mañana lo q puedas hacer hoy”. un saludo

    Responder
  14. Buen articulo. Me defino como una trabajólica en retirada por lo que sufro de constantes períodos de procrastinación lo cual me angustiaba al principio pero he terminado por dejar que suceda para conocer el “ocio” que nunca es tal porque cambio las tareas escenciales por las poco importantes. Me ayudo con un listado de tareas que a veces hago por partes y siento placer cuando marco 2 ticks que signigica “completado” marco con 1 tick cuando hago una parte. Es un estado que me reconforta mas que ser trabajólica.

    Responder

Deja un comentario