Por: <a href='http://www.flickr.com/photos/wwworks/5976074939/' target='_blank'>woodleywonderworks</a>

A veces hasta echar la siesta es incómodo

En este curso de habilidades sociales hemos visto hasta ahora que hay según Olivia Fox Cabane 3 elementos fundamentales:

La presencia

El poder

Y la calidez

Esos elementos han de nacer de tu estado interior. Y para transmitirlos a los demas es importante usar el lenguaje no verbal adecuado.

Lo que veremos hoy es que hay obstáculos que impiden que puedas sentir esos elementos de la manera adecuada.  Veremos el primero de ellos la incomodidad física.

Incomodidad física.

La incomodidad física puede derivar de muchos factores. Desde la incomodidad con determinados tejidos, con la luz, el hambre, el sueño, la sed, las ganas de hacer pis, el estar sentado en un lugar incómodo, el frío, el calor. Cualquiera de estas circunstancias nos puede producir una situación en la que no estemos a gusto.

El efecto de la incomodidad física es doble:

Por un lado nos afecta a nivel interno. Al no estar cómodos, nuestro estado interior no es el idóneo. Nos surgen dudas sobre nuestra propia actuación, destinamos una parte de la atención a un lugar donde no debería estar, nos alteramos.

Recuerdo haber tenido que hacer un examen oral de una hora de duración. Uno de los grandes inconvenientes que tuve y que descubrí en todas las prácticas es que cuando llevaba hablando más de media hora empezaba a notar un dolor de garganta que iba aumentando hasta que me descentraba totalmente. No respiraba bien y lo acababa pagando en tanto tiempo. Conseguir controlar mejor la respiración y no desgastar tanto la garganta fue fundamental para realizar el examen adecuadamente.

Pero por otro lado también nos afecta a nivel externo. Las personas con las que tratamos no saben que estamos incómodos, y es muy fácil que interpreten la incomodidad como una consideración negativa hacia ellos o falta de interés. 

Un problema que he tenido en numerosas ocasiones es mi tendencia a beber mucha agua y por tanto a orinar  con mucha frecuencia. En muchas ocasiones he tenido que cortar una conversación porque necesitaba ir al baño. Posiblemente la persona ha pensado que no tenía interés en la conversación o que era demasiado cortante.

Cómo solucionar las incomodidades físicas.

Olivia Fox Cabane nos da una receta en tres pasos contra las incomodidades físicas:

1) Prevenir. 

Si conoces alguna incomodidad que suela afectarte, intenta establecer los medios de que esa situación no llegue a afectarte.  Es lo que hice teniendo preparado un vaso de agua para soportar el esfuerzo en el examen oral, y lo que hago cada vez que voy al baño antes de entrar a la sala de cine para evitar tener ganas después.

2) Reconocer. 

Quizá se te pasó prevenir. O quizá la prevención no fue suficiente. Quizá hubo circunstancias que no podías imaginar. Podría ser por ejemplo que creyeras que ibas a estar plenamente despierto pero sobre la marcha te des cuenta de que tienes mucho sueño.

No te mientas a ti mismo. La presencia te puede ayudar a detectar cualquier clase de incomodidad. Cuanto antes la detectes antes la puedes solucionar.

3) Remediar o admitir. 

Es obvio que lo mejor es remediar la incomodidad. Si estás por ejemplo manteniendo una interesante conversación en una terraza y te das cuenta de que hace frío, es mejor que vayas un momento a por una chaqueta y elimines la causa de tu incomodidad.

Pero si no te fuera posible remediar la incomodidad, la siguiente mejor opción es que lo confieses. Confesarlo es importante para que la otra persona sepa que si estás algo raro no es por culpa de ella. Puedes decir a la persona con la que hablas " Perdona si a veces me notas raro, es que tengo mucho frío, pero me interesa mucho seguir esta conversación".

Aunque Fox Cabane no lo dice, yo creo que hay ocasiones en las que no has prevenido una incomodidad, y cuando te das cuenta no puedes remediarla ni confesarla. Imagínate por ejemplo que estás haciendo una entrevista de trabajo y te encuentras cansado porque no has dormido bien. No puedes solucionarlo sobre la marcha, pero quizá confesar que has dormido mal no sea lo mejor porque daría una imagen que no quieres transmitir. Cuando no puedes remediarlo ni confesar lo mejor es aprender a aguantar.

Llámalo resiliencia, resistencia, o coraje, pero el hecho de ser capaz de aguantar el tipo en condiciones difíciles es lo que hace que las personas sean excepcionales. Poca gente es capaz de hacer eso, así que si lo haces ( solo cuando sea necesario y no por masoquismo) estarás en una gran ventaja respecto de otras personas.

Para aprender a aguantar, puedes practicar en situaciones ordinarias con gente con la que tengas una relación lo suficientemente segura. Puedes practicar a seguir una conversación como si nada, teniendo frío, sueño, un jersey que te pique o cualquier otra cosa. Como los marines  que entrenan en situaciones muy complicadas para ser capaces de salir adelante cuando las cosas se pongan feas.

 

Práctica de la semana:

Te propongo que intentes ser consciente de las incomodidades físicas que te surjan durante la semana. Comprueba cuáles son, y el efecto que producen, e intenta tomar medidas para solucionarlas.

Últimas entradas

Otras entradas de Entusiasmado que podrían interesarte

4 comments on “Curso de habilidades sociales 5. Solucionando la incomodidad física.”

  1. Buenas tardes!

    Tengo un amigo el qual me ha confesado que siente incomodidad con el contacto físico. El simple echo de dar dos besos le incomoda, y confiesa que lo hace simplemente para cumplir con las reglas sociales. Por otra parte no le gusta (aunque sigue incomodando) si su novia le da un beso o un abrazo, pero no puede ser constante el contacto tampoco con ella. Hasta me ha llegado a decir que en las relaciones sexuales echa de más algunos signos de afecto.
    He intentado buscar información para ayudarlo, pero no he encontrado nada concreto por internet y de repente me he topado con este blog. No mencionas cual és tu profesión, pero como seguramente estaras documentado sobre este tema y otros sobre las emociones humanas he decidido consultar para que puedas ayudarme o darme algun consejo sobre como ayudarlo.

    Gracias por adelantado!

    1. Yo creo que depende del grado. Muchas veces la incomodidad con el contacto físico es un poco por timidez. A muchos nos pasa eso. Con la novia es de más difícil explicación. Depende del grado al que llegue puede tratarse de simplemente una forma de ser o de una manifestación de algo más grave. Yo me plantearía si eso le impide hacer una vida normal. Si llega a ser así, consultaría a un psicólogo. Si no le impide hacer una vida normal intentaría plantearme en qué casos ocurre y en cuáles no.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Copyright: Entusiasmado.com 2012
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram