En el capítulo primero del curso vimos los 3 elementos que componen el carisma, según Olivia Fox Cabane:

Presencia.

Poder

Y Calidez.

Puedes ver mis conclusiones sobre la práctica sugerida de los tres elementos en relación a otras personas y en relación a mi mismo.

En este capítulo  segundo trataremos uno de esos tres elementos: la presencia.

 

la presencia

A veces parece que hablamos con personas así
Por: Flickr.com/photos/seyyed_mostafa_zamani

Presencia. ¿Qué es?

“Tu verdadero hogar es el aquí y el ahora.” 
Thích Nhất Hạnh

Tu cuerpo siempre está presente en cualquier lado al que vas. Pero ¿lo está tu mente?. La mayor parte de las veces seguro que no. En muchas ocasiones seguro que tu cuerpo está en un lugar y tu mente está en otro, muy lejano. Y tu cuerpo se queda solo en el momento presente, transmitiendo y sintiendo mucha menos energía de la que debería sentir.

Cuerpo aquí mente allá

A veces tu cuerpo está aquí y tu mente esta allá

Para entender lo que es la presencia, yo personalmente utilizo los porcentajes de presencia.

Estar presente supone tener la mente en el aquí y en el ahora lo más cerca posible del 100%. A veces pasa que nuestra mente está en el aquí y en el ahora al 0% ( como cuando nos ponemos a soñar despiertos e imaginamos que estamos en el Caribe tomando un coco loco disfrutando de nuestro premio de la lotería, mientras una mulata ( o un mulato) nos hace un masaje y oímos las olas .... ves como es fácil dejarse llevar).

Sin embargo en la mayor parte de las ocasiones lo que ocurre es que estamos presentes en un 30, un 40, un 60%. Es como si fuéramos una luz que solo brilla a un tanto por ciento de su potencia. La luz que daremos a la conversación con la otra persona es mucho más pequeño que si brillaramos a plena potencia.

¿Por qué no estamos presentes?

Hay básicamente dos motivos para no estar presentes. O bien rechazamos la situación actual: huida del presente , o bien algo de las situaciones pasadas o futuras altera nuestros sentimientos de manera que nos lleva la mente hacia ellas: arrastre hacia el pasado o el futuro. Esas dos circunstancias a veces se combinan.

Imagina por ejemplo que tengo que lavar los platos. Si no quiero lavar los platos estoy creando una reacción contra la situación presente. Es como si le estuviera diciendo a mi mente: "no quieres lavar los platos", y aunque mi cuerpo no puede huir, mi mente que tiene mucha más facilidad para hacerlo se escabulle fuera de mi cabeza ( huida del presente)  y se va ( arrastre) a pensar en el futuro (como la película que veré cuando acabe de fregar los platos) o al pasado ( y me acuerdo del partido que jugué antes de cenar y de las cosas que pasaron en él).

¿Cómo podemos estar más presentes?

Para estar más presentes hay diversos caminos. Yo uso la meditación en su forma más sencilla, limitándome a sentarme con los ojos cerrados durante diez minutos centrando mi atención en la respiración. También puedes acudir a prácticas de mindfulness ( puedes encontrar muchos ejercicios al respecto en el libro de homominimus "los tres hábitos que cambiarán tu vida", que puedes descargarte gratis en ese enlace) o los ejercicios de meditación guiada ( como los que puedes ver por ejemplo en enbuscadelapazinterior.com.

También hay otra manera de estar más presentes y es simplemente recordándote que no has de rechazar el aquí y el ahora sino disfrutar de ellos. Por simple que sea su apariencia, "el aquí y el ahora" son la unidad mínima de la vida. La vida no es otra cosa que un inmenso collar hecho de cuentas que son "aquís y ahoras". Al rechazar el momento presente rechazas la vida, y eliges convertir ese momento en un pequeño infierno.

Di sí a todos los momentos que tengas delante. Sean aburridos o divertidos, sean cansados o relajados. No escojas, no decidas si el momento es bueno o es malo. Vívelo. Si es un momento que esperabas te será fácil decir que sí, pero cuando realmente se forjará tu carácter es cuando seas capaz de decir que sí a momentos difíciles.

Y cuando sientas que el pasado o el futuro te quieran arrastrar hacia ellos, se consciente de ello pero no te dejes llevar. Siente lo que sientes cuando el agua del mar tira de ti hacia dentro con algo de fuerza, pero notas tus pies firmemente plantados en el suelo, sin moverte. Si hay algo que hayas de resolver del pasado o del futuro entonces asígnale un tiempo determinado y ocúpate de ello de una manera plena e intensa. Y entonces ya no serán pasado o futuro sino será que será presente, y no será una preocupación que te reste energía sino una ocupación que te haga sentir bien.

La plena presencia en nuestra vida social.

Vivimos en un mundo en el que la gran mayoría de las personas están con nosotros casi como fantasmas, atendiéndonos en un 60% como mucho, pendientes de teléfonos, de actividades posteriores, de todo lo que se mueve alrededor. Es habitual reunirte con una persona a comer y esperar unos minutos mientras habla por teléfono o consulta su móvil, y tener que ver como gira su mirada alrededor constantemente  para ver que ocurre.

Hay dos maneras de ver esa realidad. Por un lado como una maldición, como algo que tenemos que soportar a regañadientes y que nos persigue día a día. Sin embargo podemos escoger otra mirada, podemos escoger verlo como algo que nos beneficia. Como algo que nos permitirá destacar fácilmente de la gran mayoría de las personas por el simple hecho de estar muy presentes en nuestras conversaciones.

Si el simple hecho de poner un teléfono sobre la mesa sin usarlo ya altera negativamente la imagen que otra persona tiene de ti, imagina que fuerza puede tener el estar presente al 90, al 95 o incluso al 100%.  Imagina todo lo que puedes conseguir.

 

100%

Este es el objetivo.

Práctica sugerida para esta semana

Evidentemente me encantaría decirte que meditaras aunque fuera un minuto cada día. No hay nada tan positivo para una persona como la meditación. Pero me conformaré con algo menos. Me gustaría que durante esta semana, cada vez que tengas una conversación larga con una persona apuntes en un papel el tanto por ciento aproximado de presencia que has tenido en esa conversación.

¿Has estado presente en un 20%, en un 90%?. No hace falta que te tortures si no eres capaz de estar al 100%. Lo normal es que estés en un porcentaje mucho más bajo. Lo que me importa es que seas capaz de ver la diferencia entre lo que ocurre cuando estás plenamente presente y cuando no.

Últimas entradas

Otras entradas de Entusiasmado que podrían interesarte

8 comments on “Curso gratuito de relaciones sociales 2. Presencia”

  1. Tengo una duda ¿qué papel tiene la responsabilidad?
    ahora estoy pensando por ejemplo que en mi trabajo hablo con muchas personas a lo largo del dia,son personas que confían en mí,y yo cuando hablo con esas personas mi presencia es 100%,pero no pq yo quiera o no quiera,es pq lo siento así.No podría hacerlo de otra forma.
    Con una persona que tenga el movil en la mesa y esté mirando alrededor yo puedo comer una vez,dos veces,pero no comeré con esa persona tres veces,no se verlo como un beneficio hacia mí si esa persona no cambia de actitud estando yo 100% presencia.
    (los dibujos ya los voy pillando,en un primer momento he pensado que el hombre tenía un peluquín,pero después he visto que era el hueco vacío que ha dejado la mente al salir volando???? 🙂

    1. ¿No querías dibujos Isara? ahora no te quejes :). En realidad a nivel de presencia no importa el motivo que haga que estés presente. Tu comunicación es mucho más potente si lo estás. A veces la misma situación te lleva a estar presente: imagina por ejemplo el momento en el que un doctor te da un diagnóstico grave. Sería difícil no estar presente al 100%. Lo que es importante es ser capaz de obtener esa presencia a voluntad y no solamente en los momentos en que la vida te lleve a ello.

      1. ¡¡¡ No me quejo en absoluto, al contrario, pretendo hacerme poco a poco una experta en A.A.I. y éstas son las mejores clases que existen 🙂

          1. jaja,yo me refería al Arte Abstracto Involuntario o lo que es lo mismo,Actos Accidentales de la Imaginación 🙂

  2. Qué excelente artículo.
    Tres perlas:
    - El dibujo del cuerpo y la mente. Muy simpático.
    - La imagen de mar tirando de ti y tú con los pies firmemente plantados en el suelo.
    - La redefinición del marco que haces cuando interpretas la falta de presencia de la gente, no como un fastidio o una falta de educación (lo que yo hago), sino como una oportunidad para diferenciarte de los demás y ser más carismático.

    1. Ya sabes que lo de dibujar no es lo mío, pero sin embargo me ayuda a recordar los conceptos. En cuanto a la redefinición cada vez tengo más claro que si no puedes cambiar la situación has de cambiar como la defines.

  3. Estoy sorprendiéndome de la importancia que tiene la presencia en las conversaciones con los demás. Creo que puedo tener una media de un 80% de presencia, pero sus efectos son muy intensos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Copyright: Entusiasmado.com 2012
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram