Jaime fue siempre un alumno excepcional. Fue el primero de su clase en el colegio, tuvo un comportamiento ejemplar, creó contactos con personas extremadamente importantes, quería ser el mejor otorrino de España, como había sido su padre. Su carrera empezó de una manera meteórica, centrado totalmente en los estudios y en la preparación para su futura profesión.

Pero una mañana de noviembre, en que se había levantado un enorme temporal, y caían lluvias torrenciales, Jaime decidió ignorar las recomendaciones de permanecer en casa, y cogió el coche para ver a su novia.

El río cercano a su ciudad, se había desbordado. Aunque Jaime intentó evitar la riada, no pudo hacerlo. Fue una de las cinco personas que fallecieron esa noche.

Jaime hizo todo bien. Solo cometió un error, pero un error tan importante, que solo con ese error, no importaron todos los aciertos.

¿Qué pasó?

Por: flickr.com/photos/kaibara/4266307730/

Multiplicar por 0

Quiero que hagas una operación. Multiplica 9 x 9,78 x 8,43 x 9,40 x 0 .

¿Cuál es el resultado?

Espero que no hayas necesitado calculadora.

Cualquier serie de números multiplicada por cero da como resultado cero. Por eso Bart Simpson, en lugar de decir “desaparece” decía “multiplícate por cero”.

Hay circunstancias tan esenciales, que si fallan, hacen que todas las demás sean irrelevantes.

Sistemas multiplicativos y sistemas aditivos

En muchos ámbitos de la vida, todos los factores han de funcionar para que el resultado sea satisfactorio.

Por ejemplo el lanzamiento de un cohete espacial. Tiene que estar el cohete colocado en el lugar adecuado, tiene que tener carburante, tiene que tener a los astronautas dentro, tiene que estar todo dispuesto en la zona de control, tiene que funcionar la cuenta atrás…

Si uno de esos factores no se cumple, todo lo demás no importa.

Es como si todos los elementos se multiplicaran entre sí. Si alguno de los elementos es cero, el resultado será cero.

Es lo que se llama un sistema multiplicativo.

Sin embargo hay otros ámbitos de la vida en que los diversos factores se suman entre sí. Si alguno no funciona, puede perjudicar el resultado final, pero no lo anula.

Un ejemplo es un equipo de fútbol. Puede que el portero no pare bien, que la defensa esté poco atenta, que el centro del campo no combine bien o que la delantera no sea muy buena. Y cualquiera de esos factores hará que el resultado final sea peor, pero por sí solo no anulará el resultado.

En estos casos los elementos se suman. Es un sistema aditivo.

La bomba nuclear

Pensemos en una guerra entre dos alianzas, como la segunda guerra mundial.

¿Qué tipo de sistema es la guerra?

Parece que sería lógico considerar que es un sistema aditivo. El resultado de una guerra es la suma de numerosos esfuerzos. Ninguno de ellos gana la guerra por sí mismo. Y ninguno de ellos pierde la guerra solo.

O quizá sí.

Quizá siempre hay algún factor que puede hacer que en un sistema normalmente aditivo, se produzca una multiplicación por cero.

Piensa en la carrera por conseguir la bomba atómica. ¿Qué ocurre si una de las dos alianzas pierde la carrera atómica?

Podríamos razonablemente pensar que aunque inicialmente la guerra fuera un sistema aditivo, la presencia de un factor desequilibrante como la bomba nuclear, convierte ese sistema en un sistema multiplicativo.

Da igual lo que hagas en el resto de la guerra, si tu rival tiene la bomba atómica y tú no, estás acabado. Game over.

Para cualquier ejemplo de sistema aditivo, podemos pensar en un factor que teóricamente hiciera que se convirtiera en una multiplicación por cero.

Por ejemplo, una fiesta parece un claro ejemplo de un sistema aditivo. Puede que no haya música o que no haya alcohol, o que no haya una proporción adecuada de hombres y mujeres. Todo eso hará que la fiesta sea peor, pero no hará que no haya fiesta.

Pero puede haber factores que operen como bomba nuclear y produzcan la multiplicación por cero. Por ejemplo que venga la policía, por ejemplo que muera el organizador, por ejemplo que llegue un huracán y se lleve la casa por los aires.

Vale, me he puesto un poco trágico. Pero era necesario para ilustrar mi idea: aunque existen sistemas multiplicativos y sistemas aditivos, los sistemas aditivos siempre están a una “bomba nuclear” de distancia de convertirse en sistemas multiplicativos y caer en la multiplicación por cero.

 

Últimas entradas

Otras entradas de Entusiasmado que podrían interesarte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Copyright: Entusiasmado.com 2012
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram