Cheerleaders by JMR Photography

La motivación externa es buena pero no necesaria 

Hay situaciones en las que es fácil aumentar la motivacion.

Imagina que eres un jugador a punto de salir a un estadio de fútbol. El público está rugiendo, cantando el himno de tu equipo. Sales por el túnel del vestuario y a los lados ves caras sonrientes que te desean buena suerte que te dan una palmada en la espalda, que te dicen "eres el mejor". Pisas el césped y los aficionados aplauden hasta dejarse las manos coloradas. Por la megafonía del estadio mencionan tu nombre y entonces los gritos estallan, mientras todo el público corea tu nombre.

¿Sería bonito poder aumentar la motivacion así, verdad? Pero no eres un futbolista famoso, ni un personaje público, y nadie se molesta en animarte ni en decirte que lo vas a hacer fenomenal. No hay coreografías con tu nombre ni pancartas que te digan que eres único.

Pero no importa, no necesitas que nadie haga eso por ti. Tú mismo puedes generar elementos de motivación a tu alrededor.

Aumenta tu motivación: imagina.

Así puedes ir corriendo, y mientras lo haces imaginarte al entrenador de Rocky Balboa a tu lado dándote ánimos y gritando "Sigue...Sigue". A la vez puedes imaginar que suena la música de la película y te infunde ánimos.

Antes de una cita cuando te mires al espejo puedes imaginarte a James Bond o a  Angelina Jolie, diciéndote lo bien que estás y lo bien que te sienta la ropa, y que la persona a la que vayas a ver se va a quedar sorprendida con tu aspecto.

Cuando estés teniendo una discusión con una persona puedes imaginarte a tu lado al Dalai Lama sonriendo y diciéndote que sientas el enfado pero que no te desvíes de tu objetivo.

En cualquiera de los casos de lo que se trata es de conseguir convertir una situación que podría ser ordinaria en una situación en que las condiciones sean más favorables para ti. Si en la situación que imaginas esa persona estuviera ahí, puede que todo fuera más fácil. Así que haz que esa persona este ahí.

Además no tienes por qué limitarte a personas concretas, puedes imaginarte grupos de personas: Imagínate cuando sales de tu casa al trabajo un grupo de animadoras vestidas con tus colores favoritos que mueven el pompón y cantan tu nombre.

También puedes imaginar lo que desees en un lugar. Puedes mirar un paisaje desértico e imaginar que al final dando con el horizonte está el mar y convertir así un erial en un pequeño paraiso.

Es una cuestión de imaginación. No temas volverte loco. Nadie se ha vuelto loco por imaginar nada. Lo único que tienes que hacer es pensar en lo que quieres ver y poco a poco ir creando la imagen adecuada dándole detalles. Si has de imaginar una persona, visualiza su cara, su cuerpo, como va vestida, su tono de voz, su estado de ánimo.

Poco a poco puedes ir creando una especie de biblioteca de personajes que te ayuden a realizar cualquier tarea cotidiana.

La realidad es la que es , pero tu puedes mirarla como desees. Así que no tengas miedo y empieza a imaginar.

 

 

Copyright: Entusiasmado.com 2012
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram