Entusiasmo. ( Definición de la Real Academia Española de la lengua)

(Del lat. tardío enthusiasmus, y este del gr. ἐνθουσιασμός).

 1. m. Exaltación y fogosidad del ánimo, excitado por algo que lo admire o cautive.

2. m. Adhesión fervorosa que mueve a favorecer una causa o empeño.

3. m. Furor o arrobamiento de las sibilas al dar sus oráculos.

4. m. Inspiración divina de los profetas.

5. m. Inspiración fogosa y arrebatada del escritor o del artista, y especialmente del poeta o del orador.

¿Qué es el entusiasmo? ¿Qué es estar entusiasmado?

Desde que comencé a escribir en esta página siempre he querido hacer una entrada acerca de lo que es el entusiasmo. Tenía pensado hablar  quizá de que entusiasmo en sentido literal viene de "tener a Dios dentro" y en sentido metafórico de estar poseído por una fuerza sobrenatural y misteriosa. Y quizá hacer referencia a interpretaciones que históricamente se le ha dado al entusiasmo.
Sin embargo después de escribir varias entradas creo que eso no tiene ningún significado para mí. Las palabras examinadas bajo la lupa, son como una mariposa a la que ponemos un alfiler para contemplarla. Esta el color, están las alas, pero falta el vuelo, que es lo más importante de la mariposa.

El entusiasmo puede ser por muchas cosas. Pero yo no me refiero aquí al entusiasmo por un motivo concreto, sino a la actitud de sentir un entusiasmo genérico por la vida.  Y como no puedo definir que es el entusiasmo para cada persona, me limito a intentar expresar, aunque sea de una manera genérica y parcial, lo que el entusiasmo significa para mí.

¿Firmas los artículos como Iván Entusiasmado? ¿ Estás siempre entusiasmado?

Sólo los dibujos animados y los personajes de las novelas que se venden a peso se sienten siempre igual. Sólo los locos creen que han llegado a algún lado.En mí caso entusiasmado es el nombre de mi camino. Soy más bien un alquimista que prueba sustancia tras sustancia para intentar conseguir descubrir la vía hacia la piedra filosofal. Y posiblemente nunca lo consiga del todo. Pero lo acepto y estoy dispuesto a poner todo de mi parte.

Fire

¿Qué es para mí estar entusiasmado?

Estar entusiasmado por algo es sentir un fuego ardiente dentro. Y que ese fuego te haga vibrar, y sentirte vivo. Estar entusiasmado es celebrar la vida como un milagro, vivir cada segundo participando al máximo .

Estar entusiasmado no significa ignorar los problemas. No se puede navegar haciendo como si las olas o las tormentas no existieran. Lo que has de hacer es construir tu embarcación de manera que cuando lleguen las olas y las tormentas no la vuelquen, porque está hecha para navegar en todas las condiciones posibles..

Estar entusiasmado no es dejar de mirar el lado sombrío de las cosas, es escoger el lado luminoso de las cosas para detener la mirada. La mirada puede pasar por muchos lados, pero al final se acaba deteniendo en uno, y ese lado, puede ser el negativo o el positivo. Tu atención obtiene lo que surge del lugar donde se para. Si detienes tu atención en lo negativo obtendrás negatividad y si lo detienes en lo positivo obtendrás sensaciones positivas.

Estar entusiasmado es estar dispuesto a hacer lo que sea necesario para sentir la vida brillar a tu alrededor. Estar dispuesto a mejorar, a luchar contra los hábitos inadecuados, a convertir en diarios los hábitos que escoges para ti.

Estar entusiasmado es darte cuenta de que hay gente que lo está pasando mal, e intentar ayudarles para que se sientan mejor. Y no solo en lo material, sino en intentar que se den cuenta de que el sufrimiento siempre nace en el fondo de uno mismo.
Estar entusiasmado es estar dispuesto a transmitir esa luz que va creciendo en tu interior a los demás, para que ellos también la sientan. Sabiendo que al final todo lo que transmitas te será devuelto.
Estar entusiasmado es saber que en ocasiones las cosas serán difíciles. Y tendrás dudas o vendrán momentos en los que sentirás zozobra. Pero tener la fe de saber que serás capaz de superarlos y volver a ser quien quieres ser.

Estar entusiasmado es saber que estás poniendo todo de tu parte para caminar por el camino adecuado. Y que no existe una meta definitiva, porque nunca seremos perfectos. Que llegarás cerca, lejos o muy lejos, pero que en realidad lo que verdaderamente importa es que tu camino es el camino correcto el camino que has deseado siempre recorrer. Y que mientras recorres ese camino te sientes muy bien.
Estar entusiasmado no requiere tener una ideología o una filosofía concreta. No exige abandonar el mundo, irse a vivir a un monasterio. El entusiasmo no sirve de nada sino está dentro del mundo, sino se puede hacer compatible con vivir con los demás, con hacer con las cosas que haces normalmente.
Estar entusiasmado es querer llegar al momento en que se acabe la vida sintiendo que has vivido, que si al nacer tenías tinta en la pluma, toda esa tinta la has usado en escribir una vida que mereciera la pena.
Estar entusiasmado es saber que a veces no conseguirás lo que quieres, que a veces te equivocarás, que a veces otros se equivocarán contigo, y que comprenderás que el error es parte de la vida. De tu vida y de la vida de los demás.

Estar entusiasmado es saber que cuando llegue algún golpe, lo encajarás, y de inmediato empezarás a buscar la manera de mejorar sin lamentarte por el pasado. 

 Estar entusiasmado es mirar a la vida sonriendo, y decirte cada mañana " estoy encantado de estar aquí". Celebrar el sol que te acaricia y la lluvia que limpia el cielo.

Estar entusiasmado es en resumen contemplar la vida como una inmensa fiesta en la que quieres participar y de la cual no piensas renunciar a un solo segundo.

FIN DE LA SEMANA DE LA ALEGRÍA

Con este post acaba la semana de la alegría, declarada unilateralmente desde aquí y que ha incluido los días 22 a 26 de abril de 2013. Los post correspondientes a los 4 días anteriores son los siguientes:

 

Día 1. El mejor camino a la felicidad: La compasión.

Día 2 Buscar lo positivo de las cosas. El juego de lo bueno es que...

Día 3. Cómo ser más feliz dedicando un solo minuto al día

 Día 4. El catastrofismo ha muerto. Viva el anastrofismo. 

 

Quiero agradecer a todos los que han contribuido a la semana de la alegría, leyendo, comentando o dando difusión a esta iniciativa. Me gustaría que haya servido para ayudar a alguna persona a sentirse un poco mejor. Ese y no otro, es el objetivo de esta página.

Espero que siempre sigáis alegres y entusiasmados.

Un abrazo.

Iván Entusiasmado.

Cada uno define el éxito a su manera. Y su fórmula es más misteriosa que la de la coca-cola. Pero si tomamos las citas más relevantes y sacamos de ella sus enseñanzas, podemos ver los diez ingredientes del éxito. Luego sólo será cuestión de combinarlos para conseguir los resultados. 

 

APOCALYPSE

Estos son los ingredientes del éxito:

1. Para tener éxito has de buscar aquello que realmente te motiva y no aquel lugar en el que creas que es más fácil tenerlo.

No preguntes lo que necesita el mundo, pregunta lo que hace que te sientas vivo y hazlo. Porque lo que el mundo necesita es personas que se sientan vivas.

-- Howard Thurman

 

2.  No busques excusas, da igual el momento de tu vida que sea, siempre estás a tiempo de tener el éxito que deseas.

"Nunca es tarde para ser quien deberías haber sido" .

George Eliot

 

3.  Has de estar dispuesto al cambio y no resistirte a él sino ser capaz de asumirlo y ver las cosas buenas que puede traer:

"¿Como se convierte alguien en mariposa? Tienes que desear volar tanto que estés dispuesto a dejar de ser un gusano".

Trina Paulus

 

4. Necesitas tener una fe inquebrantable en ti mismo y en tu capacidad para conseguir las cosas.:

"Puedes conseguir cualquier cosa que desees si estás dispuesto a abandonar la creencia de que no puedes conseguirla".

Robert Anthony

 

5. Nadie puede tener contento a todo el mundo. Si quieres tener éxito has de estar dispuesto a que algunas personas no estén contentas con lo que haces.

"No te puedo dar la receta del éxito pero si puedo darte la receta del fracaso, que es: Intenta complacer a todo el mundo".
Herbert B. Swope

 

6. Se ambicioso, no te quedes corto en cuanto a lo que quieres conseguir.

"Ya que en todo caso vas a soñar, sueña a lo grande ”

Donald Trump.

7. Es necesario que sepas que tienes que trabajar al máximo para conseguir lo que quieres. El éxito nunca sale de la nada. -

 

“El único lugar en que el éxito viene antes que el trabajo es en el diccionario”

Vidal Sassoon

 

9. Has de afrontar el fracaso, y no dejar que te hunda, sino aprender de el

"El éxito es caminar de fracaso en fracaso sin perder el entusiasmo"

Winston Churchill

 

10. Siempre has de buscar nuevos retos, sin considerar nunca que tu obra ya está acabada:

"Aquí está el test para comprobar si tu misión en la vida está cumplida o no. Si estás vivo, no está cumplida".

Richard Bach

 

¿Cuál es el ingrediente que te parece más importante? 

 

Cheerleaders by JMR Photography

La motivación externa es buena pero no necesaria 

Hay situaciones en las que es fácil aumentar la motivacion.

Imagina que eres un jugador a punto de salir a un estadio de fútbol. El público está rugiendo, cantando el himno de tu equipo. Sales por el túnel del vestuario y a los lados ves caras sonrientes que te desean buena suerte que te dan una palmada en la espalda, que te dicen "eres el mejor". Pisas el césped y los aficionados aplauden hasta dejarse las manos coloradas. Por la megafonía del estadio mencionan tu nombre y entonces los gritos estallan, mientras todo el público corea tu nombre.

¿Sería bonito poder aumentar la motivacion así, verdad? Pero no eres un futbolista famoso, ni un personaje público, y nadie se molesta en animarte ni en decirte que lo vas a hacer fenomenal. No hay coreografías con tu nombre ni pancartas que te digan que eres único.

Pero no importa, no necesitas que nadie haga eso por ti. Tú mismo puedes generar elementos de motivación a tu alrededor.

Aumenta tu motivación: imagina.

Así puedes ir corriendo, y mientras lo haces imaginarte al entrenador de Rocky Balboa a tu lado dándote ánimos y gritando "Sigue...Sigue". A la vez puedes imaginar que suena la música de la película y te infunde ánimos.

Antes de una cita cuando te mires al espejo puedes imaginarte a James Bond o a  Angelina Jolie, diciéndote lo bien que estás y lo bien que te sienta la ropa, y que la persona a la que vayas a ver se va a quedar sorprendida con tu aspecto.

Cuando estés teniendo una discusión con una persona puedes imaginarte a tu lado al Dalai Lama sonriendo y diciéndote que sientas el enfado pero que no te desvíes de tu objetivo.

En cualquiera de los casos de lo que se trata es de conseguir convertir una situación que podría ser ordinaria en una situación en que las condiciones sean más favorables para ti. Si en la situación que imaginas esa persona estuviera ahí, puede que todo fuera más fácil. Así que haz que esa persona este ahí.

Además no tienes por qué limitarte a personas concretas, puedes imaginarte grupos de personas: Imagínate cuando sales de tu casa al trabajo un grupo de animadoras vestidas con tus colores favoritos que mueven el pompón y cantan tu nombre.

También puedes imaginar lo que desees en un lugar. Puedes mirar un paisaje desértico e imaginar que al final dando con el horizonte está el mar y convertir así un erial en un pequeño paraiso.

Es una cuestión de imaginación. No temas volverte loco. Nadie se ha vuelto loco por imaginar nada. Lo único que tienes que hacer es pensar en lo que quieres ver y poco a poco ir creando la imagen adecuada dándole detalles. Si has de imaginar una persona, visualiza su cara, su cuerpo, como va vestida, su tono de voz, su estado de ánimo.

Poco a poco puedes ir creando una especie de biblioteca de personajes que te ayuden a realizar cualquier tarea cotidiana.

La realidad es la que es , pero tu puedes mirarla como desees. Así que no tengas miedo y empieza a imaginar.

 

 

muelle de la ilusion

A veces el entusiasmo baja de una manera repentina, y hay que estar preparado para ello.

El otro día estaba en televisión viendo por casualidad una competición de patinaje. Si bien normalmente no creo que sea frecuente que haya caídas en competidoras de nivel profesional, el otro día sí se produjeron unas cuantas.

Eso me hizo acordarme de lo que se suelen llamar espirales descendentes y que es aquello que ocurre cuando después de haber cometido un error, una persona se descentra e incurre en nuevos errores que aumentan la negatividad.

Ese es por ejemplo el caso de un ajedrecista que se da cuenta de que acaba de cometer un error absurdo, o el de una persona que está dando una charla y se da cuenta de que acaba de cometer un error de bulto.

En todos esos casos lo que suele suceder es que la mente entra en una fase de negatividad, y todo empieza a salir mal.

Sin embargo no es necesario que ocurra así. Para evitarlo lo mejor es disponer de lo que podríamos llamar un muelle del entusiasmo. Una especie de resistencia que se dispare automáticamente cada vez que note que se produce un descenso y que produzca un empuje hacia arriba que compense esa bajada.

Ese muelle del entusiasmo se tiene que practicar cuando no estemos en una fase negativa, para que cuando sí estemos en esa fase lo podamos aplicar.

¿En qué ha de consistir? Aquí serviría cualquier elemento que sirva para generar entusiasmo, una imagen, una frase de motivación, una canción, un pensamiento positivo.

Si conseguimos hacer uso de ese muelle nos ocurrirá como a los boxeadores de las películas. Están tendidos en la lona, a merced del adversario,y  de pronto recuerdan una frase, o ven a una persona, y contra todo pronóstico se levantan y vuelven a la lucha hasta que vencen.

 

regalo

Aún recuerdo, cuando era pequeño, la ilusión que me producía en la mañana del día de los Reyes Magos el levantarme sin hacer mucho ruido, y caminar despacio por el pasillo hacia donde estaba el árbol de navidad. Al llegar allí me quedaba un rato parado, acariciando los envoltorios de los regalos y tratando de adivinar que había dentro de ellos.

Después abría los regalos, de una forma exageradamente lenta y ceremoniosa. Pocas sensaciones se pueden equiparar en cuanto a ilusión a lo que experimenta un niño en esas circunstancias.

Desgraciada o afortunadamente, el tiempo pasa, y las ilusiones basadas en la ignorancia se desvanecen. Pero si realmente queremos madurar también hemos de cambiar nuestra mentalidad y dejar de esperar que las cosas nos vengan dadas por otros, y pasar a tomar la responsabilidad de todo lo que para nosotros sea importante , y entre esas cosas también de nuestra creación de ilusiones.

Te diré una cosa: si esperas a que alguien ajeno a ti te traiga la ilusión y el entusiasmo estarás esperando en vano,  y como mínimo dependiendo en algo fundamental para ti, de lo que otra persona pueda proporcionarte.

¿ Qué te parecería depender de otras personas para recibir tu comida?  ¿No haría que te sintieras mal y preocupado por dejar algo tan importante para ti fuera de tu control?

En realidad como todos sabemos los Reyes Magos no existen, pero no es cierto que los Reyes sean los padres, tu verdadero Rey Mago eres tú.

 

En las películas de la edad media se suele ver como las personas llevaban una pequeña bolsa atada al cinturón en la que guardaban las monedas de oro. Durante el día iban pagando monedas por algunas cosas, y recibiendo monedas por otras, de manera que el contenido de la bolsa iba cambiando según las actividades que fueran realizando.

Con el entusiasmo pasa lo mismo que con la bolsa de monedas de oro.
Todas las mañanas, uno se levanta con una bolsa de entusiasmo. A veces la bolsa está llena, en otras ocasiones está vacía, eso depende de lo que haya ocurrido en los días anteriores.
A lo largo del día pasan muchas cosas, algunas producen ilusión y hacen que la bolsa se llene más aún, otras, por el contrario, gastan la ilusión existente. El nivel de la bolsa de ilusión va cambiando según va avanzando el día, y al final del día el resto que queda es el que tendremos para empezar el día que vendrá después.
¿Qué hacer por tanto? Quizá lo necesario es darse cuenta de los hechos que nos hacen gastar ilusión y de los que la producen, y sabiendo que siempre ocurrirán cosas que nos restarán la ilusión, preparar para cada día lo que nos haga regenerarla: una cerveza con un amigo, un rato de relajación, una actividad que sepamos placentera. Vigilar el nivel de la bolsa de ilusión, nos permitirá evitar problemas como las depresiones, y todas las consecuencias negativas que se derivan de los estados en que la ilusión desaparece.
Lo mejor para no gastar ilusión sino al contrario, generarla, es realizar todas las actividades con un nivel elevado de intensidad, como ocurría con la dependienta de envolvía con extremo cuidado los cruasanes a la que hicimos referencia en el post anterior. Pero además de esas hay otras muchas estrategias para aumentar el entusiasmo que iremos viendo en sucesivos post.

Copyright: Entusiasmado.com 2012
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram