El fracaso no existe: Cómo reaccionar a la derrota.

No siempre se puede ganar. Por más que pongas de tu parte y aunque te prepares a conciencia siempre hay circunstancias que pueden llevar a la derrota. Pero lo importante no es si eres derrotado sino cómo reaccionas ante ello. Y que no confundas la derrota con el fracaso.

 

fallen Scott Hudson. Flickr-
Foto: Scott Hudson. Flickr-

¿Qué es el fracaso?

Cómo les ocurre a los entrenadores de fútbol nunca me ha gustado la palabra fracaso. El fracaso añade al significado de derrota como resultado no deseado una calificación, como si fuera una mancha de espaghetti sobre una camisa blanca.

Tampoco soy partidario de buscar conscientemente el fracaso o de celebrarlo como técnica para aumentar el riesgo y motivarse. Me resulta demasiado extraño a mi forma de ver el mundo y a lo que me pide el cuerpo. En realidad de lo que soy partidario es de desterrar la palabra fracaso.  Soy partidario de usar simplemente la palabra derrota.

 

fracaso
El fracaso es como una condena añadida a la derrota

¿Qué es la derrota?

A diferencia del fracaso la derrota es un término puramente objetivo. Se refiere al desajuste entre el resultado deseado y el resultado obtenido. Se trata sólo por tanto de información , de feedback que nos permite saber por donde estamos caminando y cómo estamos de lejos del resultado buscado.

La derrota como feedback
Mirado así no parece para tanto

El considerar la derrota como un feedback nos permite:

1) evitarnos el dolor emocional que acompaña al fracaso.

2) evitar el riesgo de hacer calificaciones negativas que pasan del caso concreto en que hemos obtenido un resultado negativo a toda nuestra vida en general.

Es decir básicamente lo que se evita es pasar de «he suspendido un examen», «he perdido el campeonato» o «me ha dejado mi pareja» a una calificación como «soy un perdedor» «nunca consigo nada positivo», o cualquier otra frase que nos lleva a ponernos las gafas negras que nos hacen ver la vida de color muy oscuro.

¿Qué ocurre cuando te derrotan?

Al ser derrotado tu estado de ánimo baja normalmente de inmediato como consecuencia del no cumplimiento de tus expectativas. Pero ese efecto en realidad no es el más importante. 

Lo peor es que sueles hacer lo que yo llamo el paseo del perdedor derrotado. Sientes como si pasaras por un corredor en el que tuvieras a los lados gente que te increpa y te abuchea. Es como cuando en las películas de la edad media, llevan a un condenado al patíbulo en un carro y mientras avanza le van lanzando verduras podridas y gritando ladrón, asesino y lindezas semejantes.

El camino del derrotado en la derrota. Un camino equivocado
El camino del derrotado en la derrota. Un camino equivocado

En este caso no es la plebe sedienta de sangre la que te rodea, sino tus propios yoes, tus familiares, tus amigos y tus enemigos, todos en una versión imaginaria que aprovecha tu momento de caída para gritarte: «perdedor» «nunca creí en ti» «siempre fallas en los momentos importantes» y lindezas del estilo.

¿Qué hacer después de una derrota?

Cuando te derrotan, tu mente ,si no la has entrenado, se concentrará en el resultado no obtenido y eso te producirá una sensación negativa de pérdida, privación del premio y posiblemente de duda de tu propio valor.

Así que lo fundamental es cuando seas derrotado que pienses en positivo y para ello te centres en otras dos cosas:

1)En el esfuerzo realizado para conseguir el resultado. De ese esfuerzo siempre puedes sentirte orgulloso sea como sea el resultado. Puede que no hayas ganado, pero has trabajado para ello. Y ese trabajo te ha hecho mejor, más apto, ha sembrado una semilla que tarde o temprano dará sus frutos, y además posiblemente te ha hecho más fuerte por ser capaz de tener una disciplina.

2) En la manera en que salvarás la diferencia existente entre el resultado obtenido y el resultado que deseabas. Eso ya no es pensar en el problema sino pensar en la solución. Y pensar en la solución es un pensamiento positivo y no negativo, y como tal pensamiento positivo te hará sentir bien. 

El paseo del vencedor en la derrota

Además de concentrar tu mente en lo positivo como hemos dicho antes, es importante que aprendas a mostrar también externamente indiferencia hacia los resultados negativos.

Has perdido, bueno, no ocurre nada, tú en todo caso eres un ganador, y sabes que la derrota es sólo un retraso de una victoria que tiene que ocurrir tarde  o temprano . Larry Bird el famosísimo jugador de baloncesto dijo:  «Tengo una teoría: si das siempre el cien por cien, alguna vez las cosas te acaban saliendo bien”.

Así que nada de penas. Levanta la cabeza, felicita al ganador si lo hay, y vence en la derrota, demostrando que eres capaz de sobrellevarla con entereza y elegancia. Imagina que caminas rodeado de toda la gente que te quiere y que te van lanzando consignas de ánimo y aplaudiendo por el esfuerzo que has hecho y el valor que has demostrado. Haz el camino del vencedor en la derrota en lugar del camino del derrotado en la derrota.

El camino del vencedor en la derrota.
El camino del vencedor en la derrota… Ahí sí vas por buen camino

Camina como un vencedor aunque hayas sido derrotado, y recuerda la frase del legendario jugador de beisbol  Babe Ruth:

Es muy difícil derrotar a aquellos que no se rinden nunca”.

 

13 comentarios en «El fracaso no existe: Cómo reaccionar a la derrota.»

  1. Para mí, en los proyectos importantes, tampoco existe la derrota, sólo el aplazamiento (porque no sea el momento adecuado, seguramente, a veces la vida te pone las dificultades precisas para que aplaces hasta que llegue el momento óptimo).

    Responder
    • Está bien pensarlo así, como el aplazamiento de algo. Si lo que querías ya no se puede volver a producir siempre se puede mirar como el aplazamiento de algo más genérico. Es decir si no obtienes el trabajo en el despacho que querías, lo puedes ver no como un aplazamiento de encontrar trabajo en ese despacho sino como un aplazamiento de la posibilidad de encontrar trabajo en general. Me parece una buena manera de verlo. Me la apunto Anca.

      Responder
  2. Efectivamente, lo importante es como enfrentas las cosas tanto como su resultado que puede ser positivo o negativo, pero que se puede positivar siempre si sacas enseñanza de las derrotas.

    Responder
  3. Para mí la derrota o la victoria son términos que indican un punto final,ganar o perder, como en el juego del parchís,y los fracasos sería nuestra participación en el desarrollo del juego.
    Los fracasos son los intentos fallidos que nos llevarán a la derrota tarde o temprano por mucho que no nos rindamos si repetimos una y otra vez los mismos errores.
    Los fracasos son los intentos fallidos que nos llevarán a la victoria tarde o temprano si somos capaces de corregir esos errores.
    Si vamos jugando sin aprender a meternos en las casillas de casa para que no nos maten y a la vez no aprendemos a esperar a que nos pasen delante para mover nosotros ficha y matar,difícilmente ganaremos la partida.

    Responder
    • Jejeje el jugo que le sacas al parchís. Es interesante el matiz de que no hay que rendirse pero tampoco hay que cometer los mismos errores una y otra vez. Son dos condiciones fundamentales. Un saludo.

      Responder
  4. Gracias por su publicación, estaba derrotado maldiciendo por haber perdido una materia, me duele mucho no poder ser el mejor, fui el mejor en otras asignaturas pero en mi grado universitario falle en una materia y por tanto no podre sobresalir.
    ahora después de leer su publicación, me pongo a pensar en la manera como puedo afrontar esto y sacar algo provechoso, me es difícil pues por momentos pienso bien y me animo, pero al rato vuelven los pensamientos negativos y vuelvo a estar en el camino del perdedor. Realmente no se como superarlo.

    Pero debo decir en todo caso que su escrito me animo bastante.

    Responder
    • Yo creo que no estás para nada en el camino del perdedor. Al contrario, estás demostrando que tienes ambición, que quieres sacar todo bien. Es muy difícil tener ambición y a la vez no ser duros cuando nos equivocamos. Yo siempre he sido así, y cuando era pequeño si sacaba todo sobresalientes y un notable, me decían ¿ y qué pasó en esta asignatura?. Cuando uno es así, ha de aprender a perdonarse, a aceptar que nada es perfecto. Quien dice que todo le sale bien, está mintiendo.

      Responder
  5. Yo estaba en el camino del fracaso o xq si imaginariamente creía q todo mundo me juzgaba aun mas xq ahora sigo arrastrando un semestre no entero pro ya quiero vencerlo lo peor sera ver gente q entro despues d mi a la U y ahora quiza hasta adelanten la materia q necesito eso es humillante ver sus caras cuando recurse en algo q debi vencer hace un semestre atras lo peor quiza sea ver a una persona q conoci en prefa y q veia q me iba tan bien y ahora tan mal tengo toda la culpa de esto xq pierdo el tiempo con la tv se q tengo q estudiar pro nada ahi voy sigo perdiendo el.tiempo en prefa puse todo de mi x eso entre a la primera. Q ahora yo no quiero no es q.no puedo es q no quiero xq ya no quiero estudiar ?xq quisiera tener voluntad como antes y lograrlo ahora solo me queda continuar

    Responder
  6. Yo eh sido derrotado tantas veces que ya no me levanto mis animos y autoestima esta por los suelos de echo consegui este post escribiendo en google soy un perdedor jaja mi familia me ve como «el negativo» mi fe esta quebrantada y cualquier cosa que me pase ami o a mi ambiente gobernara mis pensamientos. Hace dos años era una persona inquebrantable y ahora soy una persona ansiosa, depeimida, sin animos ni aspiraciones y si tengo sueños no tengo las fuerzas para si quiera tener esperanzas en cumplirlos

    Responder
    • A veces Alejandro necesitas tocar fondo para salir a flote. La tentación de autocompadecerse es grande, pero piensa que si tú te has metido en esta situación, tú puedes salir de ella. Piensa en qué puedes hacer para mejorar poco a poco. Ya verás como todo mejora.

      Responder

Responder a sandra Cancelar la respuesta