Por:flickr.com/photos/kaibara/2545331599/

 

"No te preocupes por fracasar, basta con que tengas éxito una vez." Drew Houston. Fundador de Dropbox.

— Ivan Entusiasmado (@Entusiasmadocom) April 25, 2015

 

¿Cuántas veces tienes que tener suerte?

El 12 de octubre de 1984 el IRA puso una bomba en el Grand Hotel de Brighton. La primera británica Margaret Thatcher, objetivo principal del ataque, escapó. Por desgracia 5 personas fueron asesinadas y 31 fueron heridas.

Después del atentado el IRA hizo público un comunicado:

“La señora Thatcher se dará cuenta de que Gran Bretaña no puede ocupar nuestro país y torturar a nuestros prisioneros, y disparar a nuestra gente en sus propias calles y salir impune. Hoy no tuvimos suerte, pero recuerda que solo tenemos que tener suerte una vez. Tú tienes que tener suerte siempre. Deja en paz a Irlanda y no habrá más guerra”.[i]

 

Suerte una vez o suerte siempre.

Por más miserables que fueran las palabras del IRA eran ciertas. En algunas situaciones no necesitas tener suerte siempre. Basta con que lo consigas una vez y serás un triunfador. Sin importar el número de veces que hayas fracasado antes.

En otras situaciones sin embargo, basta un error y todo lo bueno que hayas hecho no servirá de casi nada.

 

Por: flickr.com/photos/fhashemi/97033289/

Controladores de errores y buscadores de éxitos.

 

Eres un controlador de errores en todas aquellas situaciones en las que el éxito se define por no cometer una equivocación.

Puede ser revisar los pasaportes en un aeropuerto, vigilar niños pequeños, ser un portero de fútbol ( o un árbitro o un defensa) un guardaespaldas. En todos esos casos y muchos más, has de evitar cometer una equivocación. Y tu manera de actuar ha de ser prudente. Que se lo digan a este domador de osos.

https://www.youtube.com/watch?v=VYLpUkniAzA

En las situaciones en que te basta tener éxito una vez eres un buscador de éxitos.

Piensa en un delantero centro de fútbol, en un cantante, en un actor. En todos esos casos, un solo éxito puede justificarlo todo. En esos casos puedes ser atrevido. Y no tener miedo a equivocarte, sino un deseo ferviente de acertar.

Por: flickr.com/photos/akire_yrko/3573644189/

Saber tus objetivos.

Habrá en tu vida situaciones en que serás un controlador de errores y situaciones en las que serás un buscador de éxitos.

El problema es que muchas veces no somos conscientes de la situación en la que estamos. Actuamos como si tuviéramos que controlar los errores, cuando deberíamos buscar el éxito.

Nos preocupamos por las relaciones que pueden salir mal, cuando deberíamos preocuparnos por las que pueden salir bien. Porque no importa que pierdas mil posibles parejas, si consigues tener finalmente a tu lado la persona que deseas.

Y si se trata de crear una empresa o de escribir un libro, no importa  el número de veces que fracases. Lo importante es que al menos en una ocasión tengas éxito.

Algunos autores te recomiendan que fracases. No creo que haya nada bueno en fracasar. Pero sí es bueno intentar las cosas muchas veces. Es bueno saber aceptar los fracasos para que no minen nuestra determinación. Y es bueno seguir intentándolo hasta que al final, aunque sea por aburrimiento, acabes teniendo suerte.

 

 

 

 

Fuentes:

  1. [i] Taylor, Peter (2001). Brits: The War Against the IRA. Bloomsbury Publishing. p. 265.ISBN 0-7475-5806-X.

 

Una de las palabras más malditas en la actualidad es "fracaso". Había tiempos en los que llamarte cabrón o hijo de puta era lo peor que se te podía llamar, pero hoy en día sólo en contextos muy determinados resulta terriblemente insultante. Incluso hay muchas personas que no dudan en calificarse a sí mismos como "cabrones" o "hijos de puta" o cualquier adjetivo semejante según el país y eso ya sean hombres o mujeres. Sin embargo es muy raro ver a alguien que diga de sí mismo que es un fracasado. Igualmente ocurre con el inglés en el que el termino "looser" ( perdedor) cumple una función semejante a la de nuestro "fracasado".

 

¿Pero qué es fracasar? 

El otro día vi una cita que me gustó y que me ha resultado inspiradora.

"Un fracasado es un hombre que ha cometido un error pero no es capaz de convertirlo en experiencia".
(Elbert Hubbard)

Esa frase es muy interesante, porque muestra que el fracaso no es algo que ocurre externamente ( el error) sino algo que ocurre internamente ( el no convertirlo en experiencia).

Pero esa cita es especialmente interesante si consideramos esta otra:

"Experto es una persona que ha cometido todos los errores que se pueden cometer en un campo muy concreto". Niels Bohr.

Así que considerando ambas citas, vemos que el elemento del error, es común tanto al fracaso como al expertismo. Es sólo la manera de tratar el error la que determina si estamos en el camino del experto o en el de fracasar.

Cómo tratar los errores para no fracasar.

Fracasar es habiendo cometido el error, mirar hacia él indefinidamente. No fracasar es mirar desde el error hacia delante.

— Ivan Entusiasmado (@Entusiasmadocom) July 22, 2013

Fracasar es considerar un error como un final.  Como si la carretera llegara a un punto en el que de pronto se cierra, y por el que ya no puedes seguir, aunque verdaderamente quieras seguir. Entonces tu mente se revuelve alrededor del error, girando como una gaviota que sobrevuela la basura que flota en el mar.

No fracasar, es aceptar el error, y considerar que es solamente un intento que te ha enseñado algo. Que te da una información. Que te convierte en una persona que es un error más sabia. Pero sobre todo es darte cuenta de que lo relevante no es que haya un error sino que haya un intento. El error es un intento que no funciona, pero es un intento.

Maneras de interpretar un error (1)

 Advertencia:

Me resulta un poco complicado hablar de aceptar los errores, cuando hay tanta literatura actual diciendo que hay que equivocarse. Y yo no estoy de acuerdo en eso. No hay que equivocarse, hay que tener un deseo y luchar por conseguirlo. Ojalá pudiera ser sin cometer equivocaciones, pero no es así, te equivocarás, pero no porque desees cometer equivocaciones, sino porque te arriesgues a hacerlo.

Además es importante que los errores lo sean de forma controlada. El intentar las cosas arriesgándose está bien, pero siempre que sea en un entorno relativamente seguro, y con una finalidad determinada. Arriesgarse sin finalidad ninguna o en un ámbito en el que tienes mucho que perder, no es una muestra de valentía sino de mera inconsciencia.

 

 

 

No siempre se puede ganar. Por más que pongas de tu parte y aunque te prepares a conciencia siempre hay circunstancias que pueden llevar a la derrota. Pero lo importante no es si eres derrotado sino cómo reaccionas ante ello. Y que no confundas la derrota con el fracaso.

 

fallen Scott Hudson. Flickr-

Foto: Scott Hudson. Flickr-

¿Qué es el fracaso?

Cómo les ocurre a los entrenadores de fútbol nunca me ha gustado la palabra fracaso. El fracaso añade al significado de derrota como resultado no deseado una calificación, como si fuera una mancha de espaghetti sobre una camisa blanca.

Tampoco soy partidario de buscar conscientemente el fracaso o de celebrarlo como técnica para aumentar el riesgo y motivarse. Me resulta demasiado extraño a mi forma de ver el mundo y a lo que me pide el cuerpo. En realidad de lo que soy partidario es de desterrar la palabra fracaso.  Soy partidario de usar simplemente la palabra derrota.

 

fracaso

El fracaso es como una condena añadida a la derrota

¿Qué es la derrota?

A diferencia del fracaso la derrota es un término puramente objetivo. Se refiere al desajuste entre el resultado deseado y el resultado obtenido. Se trata sólo por tanto de información , de feedback que nos permite saber por donde estamos caminando y cómo estamos de lejos del resultado buscado.

La derrota como feedback

Mirado así no parece para tanto

El considerar la derrota como un feedback nos permite:

1) evitarnos el dolor emocional que acompaña al fracaso.

2) evitar el riesgo de hacer calificaciones negativas que pasan del caso concreto en que hemos obtenido un resultado negativo a toda nuestra vida en general.

Es decir básicamente lo que se evita es pasar de "he suspendido un examen", "he perdido el campeonato" o "me ha dejado mi pareja" a una calificación como "soy un perdedor" "nunca consigo nada positivo", o cualquier otra frase que nos lleva a ponernos las gafas negras que nos hacen ver la vida de color muy oscuro.

¿Qué ocurre cuando te derrotan?

Al ser derrotado tu estado de ánimo baja normalmente de inmediato como consecuencia del no cumplimiento de tus expectativas. Pero ese efecto en realidad no es el más importante. 

Lo peor es que sueles hacer lo que yo llamo el paseo del perdedor derrotado. Sientes como si pasaras por un corredor en el que tuvieras a los lados gente que te increpa y te abuchea. Es como cuando en las películas de la edad media, llevan a un condenado al patíbulo en un carro y mientras avanza le van lanzando verduras podridas y gritando ladrón, asesino y lindezas semejantes.

El camino del derrotado en la derrota. Un camino equivocado

El camino del derrotado en la derrota. Un camino equivocado

En este caso no es la plebe sedienta de sangre la que te rodea, sino tus propios yoes, tus familiares, tus amigos y tus enemigos, todos en una versión imaginaria que aprovecha tu momento de caída para gritarte: "perdedor" "nunca creí en ti" "siempre fallas en los momentos importantes" y lindezas del estilo.

¿Qué hacer después de una derrota?

Cuando te derrotan, tu mente ,si no la has entrenado, se concentrará en el resultado no obtenido y eso te producirá una sensación negativa de pérdida, privación del premio y posiblemente de duda de tu propio valor.

Así que lo fundamental es cuando seas derrotado que pienses en positivo y para ello te centres en otras dos cosas:

1)En el esfuerzo realizado para conseguir el resultado. De ese esfuerzo siempre puedes sentirte orgulloso sea como sea el resultado. Puede que no hayas ganado, pero has trabajado para ello. Y ese trabajo te ha hecho mejor, más apto, ha sembrado una semilla que tarde o temprano dará sus frutos, y además posiblemente te ha hecho más fuerte por ser capaz de tener una disciplina.

2) En la manera en que salvarás la diferencia existente entre el resultado obtenido y el resultado que deseabas. Eso ya no es pensar en el problema sino pensar en la solución. Y pensar en la solución es un pensamiento positivo y no negativo, y como tal pensamiento positivo te hará sentir bien. 

El paseo del vencedor en la derrota

Además de concentrar tu mente en lo positivo como hemos dicho antes, es importante que aprendas a mostrar también externamente indiferencia hacia los resultados negativos.

Has perdido, bueno, no ocurre nada, tú en todo caso eres un ganador, y sabes que la derrota es sólo un retraso de una victoria que tiene que ocurrir tarde  o temprano . Larry Bird el famosísimo jugador de baloncesto dijo:  "Tengo una teoría: si das siempre el cien por cien, alguna vez las cosas te acaban saliendo bien”.

Así que nada de penas. Levanta la cabeza, felicita al ganador si lo hay, y vence en la derrota, demostrando que eres capaz de sobrellevarla con entereza y elegancia. Imagina que caminas rodeado de toda la gente que te quiere y que te van lanzando consignas de ánimo y aplaudiendo por el esfuerzo que has hecho y el valor que has demostrado. Haz el camino del vencedor en la derrota en lugar del camino del derrotado en la derrota.

El camino del vencedor en la derrota.

El camino del vencedor en la derrota... Ahí sí vas por buen camino

Camina como un vencedor aunque hayas sido derrotado, y recuerda la frase del legendario jugador de beisbol  Babe Ruth:

Es muy difícil derrotar a aquellos que no se rinden nunca”.

 

Copyright: Entusiasmado.com 2012
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram