El sabio del final del camino

 

El sabio del final del camino
Aun queda mucho camino

Hacía tiempo que no hacía una entrada sobre uno de los enemigos privados. Pero vuelvo a ellos, o mejor dicho ellos vuelven a mí, como los fantasmas de las Navidades pasadas, presentes y futuras de Cuento de Navidad. El enemigo de hoy es un sabio, el sabio del final del camino.

Recuerdo hace mucho tiempo siendo bastante joven ( joven de verdad, no esto de ahora de joven de espíritu) un viaje en avión a un país de Sudamérica. Quizá fue Argentina o Cuba, no recuerdo muy bien, solo recuerdo que yo viajaba solo y al lado tenía un chico americano que se veía bastante desenvuelto. Me aconsejaba acerca de alguna cosa, no recuerdo muy bien cual, pero si recuerdo su tono de suficiencia.

Y recuerdo también bastante bien que me decía que él había estado en mi situación ( “I´ve been there” “he estado ahí” o más bien “he vivido eso”), pero que ya la había superado, y que se había dado cuenta de qué era lo importante. En aquel momento me resultó levemente irritante. Pero después, cuando iba recordando esa conversación me parecía cada vez más irritante.

Es como la vida fuera un camino que algunos estábamos aún recorriendo mientras él nos miraba, sentado en alguna roca del Olimpo con la indiferencia con la que los dioses contemplan a los mortales.

El sabio al final del camino

Y sin embargo muchas veces yo mismo he caído en eso. He mirado con cierta condescendencia a personas que estaban en una fase de aprendizaje que yo juzgaba inferior a la mía. Y he pensado que yo ya había pasado por allí. Y que había llegado al final del camino.

No hay nada peor que pensar que ya has llegado al final del camino.

Si lo miras así, cualquier progreso es imposible, tu interés por aprender será mínimo. Cualquier cambio es necesariamente un cambio a peor. Cualquier comunicación con otra persona será una comunicación mirando hacia abajo:una comunicación condescendiente.

La verdad es que es suficientemente malo creerse un sabio. Pero es aún peor pensar que estás al final del camino.

2 comentarios en «El sabio del final del camino»

  1. Yo creo que no existe ningún sabio, que todos somos aprendices en mayor o menor recorrido, todos podemos mejorar siempre y aprender más de lo que sabemos o lo que sería lo mismo,todos podemos seguir siempre caminando,entonces, si podemos seguir siempre caminando, es pq no hay final de camino.
    Todos somos aprendices y el camino es infinito.
    Tu compañero del vuelo puede que tuviese ya una solución para el problema y su experiencia,pero es posible que hubiese otras soluciones mejores y más rápidas para ese problema,era un aprendiz igual que todos 🙂

    Responder

Deja un comentario