Apple

Cómo no comer una manzana.

En inglés hay un refrán ( o algo parecido a un refrán) que dice " An apple a day keeps the doctor away" Una manzana al día mantiene al doctor alejado. Haciendo uso de esa sabiduría hace tiempo que me plantee comer, con cada desayuno, una manzana, para ver si se cumple el dicho.

Pero no soy demasiado bueno comiendo manzanas. Lo de pelar la fruta me resulta incómodo y además es según dicen donde más vitaminas hay, así que simplemente la limpio y la empiezo a morder. Pero no me gusta morder la parte final así que la dejo medio mordida, casi como la manzana de Apple, tanto que mi pareja es capaz de desayunar manzana solo con los restos que quedan de mí.

Obviamente esa no es manera de comer una manzana, dejando toda su sustancia, sin aprovecharla del todo.

Pero al igual que no es manera de comer una manzana, tampoco es manera de vivir un día el dejar toda su sustancia sin consumir.

Los días a medio comer.

Los días tienen un jugo potencial muy grande. Pero al pasar sobre ellos dejamos una gran parte sin consumir. Acercamos nuestra boca, lamemos un poco y a veces mordemos, pero la mayor parte del día queda como si no lo hubieramos vivido nunca.

Cada simple segundo tiene un potencial inmenso. Un potencial que pasa en la mayor parte de las ocasiones desapercibido y desaprovechado. Me doy cuenta de que muchas veces camino sobre el día de puntillas, sin sacarle todo el rendimiento. Pendiente tan solo de los momentos más evidentes y destacados, necesitando sobreestimulación para disfrutar.

Cualquiera es capaz de disfrutar del sexo, de un pastel de queso, de una cerveza con los amigos, de comprar un aparato que te gusta. Pero esa es la parte fácil de morder de la manzana.

A mí me gustaría ser capaz de disfrutar de cosas más sencillas. De lavarme los dientes, de beber un vaso de agua, de notar el sol levemente en mi piel, de acariciar a mi gata. De todo aquello que no sea una explosión de sensaciones sino una leve nota casi muda.

Morder la manzana por los lugares por los que no suelo morderla. Y al final del día mirarla y decir " hoy no he dejado nada de esta manzana".

 

Últimas entradas

Otras entradas de Entusiasmado que podrían interesarte

9 comments on “Intensidad: Cómo no comer una manzana.”

  1. Regreso a mi habitat habitual y me encuentro viento, lluvia y frio,no empezamos bien el año aquí,jaja
    Voy a hacer aquí un comentario sobre varios posts que he leído.
    Primero desear a todo el mundo que pisase el suelo con el pie derecho justo al acabar las campanadas!!!
    Segundo,confirmar mi inscripción al curso de habilidades,lo hice antes de marchar pero no quedó registrado???,me parece una idea buenísima y muy buen propósito.Me encantan los cursos y si tienen más práctica que teoría,perfecto!!
    Hablando de propósitos, manzanas y pensando en los últimos dias del año pasado,yo tengo uno y es:
    cada manzana que me encuentre con un agujerillo de gusano,en lugar de tirarla entera y desperdiciarla,lo que haré será quitar el agujerillo y comer el resto de la manzana.Pq cada manzana que tiremos no la podremos volver a comer,será dia perdido entero.Además quitando el gusanillo el resto de la manzana está en perfecto estado para comer y hasta las pepitas son buenas de comer!!!
    Dias que pasen no vividos son dias que no podrás volver a vivir,habrá otros pero no esos.
    Respecto a los estímulos:
    ¿qué sentirías si bebieses un vaso de agua,después de estar dos dias sin beber?
    ¿qué sentirías al notar el sol en tu piel despues de haber estado en un lugar donde ha estado lloviendo todo un mes?
    ¿qué sentirías al pensar en una tarta de queso después de haberte comido 4 seguidas en una tarde?
    La intensidad del disfrute no depende de algo en sí mismo,sino del nivel de satisfacción que nos proporciona en una situación.Y esa situación es lo que hay que crear o hacer que ocurra:
    ¿por qué no podemos lavarnos los dientes escuchando "California" de Red Hot Chili Peppers? ¿ o con un dentífrico sabor chocolate? 🙂

    1. Por como dices lo de las manzanas parece como si fuera habitual para ti encontrarte manzanas con gusano.¿Dónde compras las manzanas Isara? Cambia de supermercado. Lo del dentífrico sabor chocolate sería curioso de probar. Aunque el chocolate sabe bien y un dentífrico ha de saber bien, por algún motivo raro me resultaría raro probar uno de chocolate.

          1. Se me está ocurriendo una idea,y conociendo tu fascinación por el mundo buco-dental,te haré una propuesta en respuesta a una pregunta:
            ¿qué sabor nos gustaría tener en la boca?
            -pasta dentífrica sabor gin/vodka tonic
            -sabor sobrasada con queso
            -sabor regaliz negro
            ..... 🙂 a escoger
            hay helados de todos los sabores y ambientadores de todos los olores ¿no?
            Podrías tener el privilegio de ser el probador oficial !!!!! y algún dia verte recompensado ,si mi idea culmina en proyecto viable y rentable,jaja

  2. Four roses con cola,jaja ya tenemos dos para empezar y para no tener polémicas,podemos hacer una tercera prueba con sabor a danonino 🙂

  3. La intensidad es como aprender a saborear cada instante, dejando atras que es lo que tengamos como correcto o incorrecto. O aquello que pensemos sobre algo puede ser subjetivo para algunos y para otros sera como una observacion diferente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Copyright: Entusiasmado.com 2012
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram