La introducción que está a continuación es sólo para quienes siguen el curso de relaciones sociales. Si no lo sigues, sáltate esta parte hasta la primera imagen.

En los capítulos anteriores de nuestro curso de relaciones sociales vimos como evitar los obstáculos que pueden afectar al carisma.

La incomodidad física

Y la incomodidad psicológica ( incertidumbre, emociones negativas)

Y por último a sobrellevar la incomodidad restante.

Pero no basta con una aproximación negativa, evitando lo que disminuye el carisma. Hemos de actuar de forma activa, creando el estado mental adecuado. Para crear activamente el carisma hay dos caminos esenciales según Olivia Fox Cabane ( autora del libro “The Charisma Myth”):

El primer camino son la compasión y la gratitud. Para ello me remito a lo que escribí en su momento sobre este tema.

El otro camino es la visualización.

 

Visualización.

 

Cómo visualizar

Foto: flickr.com/photos/helgabj/1074000287

 

Según importantes científicos, el imaginarse realizando una actividad pone en funcionamiento las mismas partes del cerebro que se usan en desarrollar esa actividad. Como el cerebro es plástico y se transforma según realizas una actividad, el visualizar puede incluso llegar a alterar la composición del cerebro.

En el curso de creatividad también he hablado de la importancia de la imaginación para jugar en la creatividad. Pero mientras que en la creatividad la imaginación es más errática, más un juego, en el carisma el uso de la visualización es más estratégico.

Visualizando puedes conseguir poner tu mente caminando en la dirección adecuada. Puedes además acumular una experiencia irreal que tenga un efecto casi igual que la experiencia real. En nada se puede aplicar tan bien el "fake it till you make it" ( "fíngelo hasta que lo consigas" americano) como al visualizar.

La gran ventaja de la visualización es que puedes configurarla a tu gusto: Puedes visualizar que la reunión que vas a tener va a ser un éxito, que la chica que te gusta va a caer rendida a tus pies, o que vas a ganar tu competición de baloncesto siendo la estrella del partido.

Una advertencia sin embargo. No creo en la Ley de la Atracción ni cosas por el estilo. El efecto de la visualización no es que mueva el universo para que te de lo que necesites. El efecto de la visualización es que te cambia a ti para que seas más capaz de conseguir lo que necesitas.

 

Cómo visualizar

 

Es curioso que primero te hable de visualización y después te diga que imagines con todos tus sentidos. Pero salvo los ciegos o algunos músicos o algún otro tipo especial de persona, casi todos los seres humanos somos básicamente visuales. Aún así los otros sentidos pueden ser un importante complemento para el sentido principal.

Para saber cómo visualizar sigue estos pasos.

 1. Preparación previa para la visualización.

Escribe la escena que vayas a imaginar y los sentimientos que se generarían con esa escena. Imaginar es casi como rodar una película, y no rodarías una película sin un guión adecuado. Si estás en un apuro de tiempo, puedes pasar sin escribir la escena, pero los resultados son mucho mejores si lo haces.

La escena ha de incluir la situación inicial, los momentos complicados, el resultado exitoso y tu reacción al resultado exitoso. Por ejemplo si eres  un chico tímido y quieres imaginarte hablando con una chica, habrías de imaginar el momento en el que no hablas, el momento en que te acercas, y el momento en que ella te responde positivamente y tú te sientes bien.

Cierra los ojos, y colócate tumbado o sentado en un lugar cómodo donde no vayas a ser interrumpido. Opcionalmente puedes hacer un poco de meditación para ponerte en el estado mental adecuado. ¿Siempre recomiendo la meditación?. ¿Por qué será?.

2. Imaginando la escena

Después de esa preparación, toca imaginar la escena que previamente has escrito ( ¿Por qué la has escrito verdad?)

A)     Tercera persona y primera.

Cómo visualizar en primera persona

Esto es verte en primera persona
Foto: Flickr.com/photos/pedroscreamerovsky/6831379212/

En esa escena te puedes imaginar en tercera persona ( como si fuera una película y tu fueras un actor más) o en primera persona (como en la imagen de arriba, propia de cualquier videojuego de acción) pero los resultados son mejores si te visualizas en primera persona. Quizá al principio te resulte más fácil usar la tercera persona porque te sea más fácil creer lo que imaginas, pero la primera persona permite sumergirte mejor.

 

B)      Consigue el mayor detalle.

Crea la escena con todo el detalle posible. Qué ropa llevas, en qué lugar estás, que más gente hay, qué tiempo hace, todo eso son cuestiones que has de atender. Cuanto mayor sea el detalle mayor será el beneficio. Recréate en crear una imagen que sea lo más cercana posible a lo que sería una imagen real. Compara la imagen creada con la real y si ves que falta alguna cosa, añádela.

Lo interesante del detalle es que cualquier inmersión en el detalle de la escena es una inmersión en la escena. Si te paras a imaginar de qué color serían tus calcetines estarás imaginando al mismo tiempo la escena que estás visualizando.

Utiliza todos tus sentidos para llegar al mayor realismo. ¿Qué aspecto tiene la escena? ¿Cambiarías algún color? ¿Hay luminosidad bastante o está oscuro?, ¿qué sonidos puedes escuchar o es que está todo en silencio?, ¿hay alguna cosa cuyo gusto puedas sentir? ¿hay alguna textura que puedas acariciar?. Quizá puedes notar una leve aceleración al moverte, o una sensación corporal distinta.

C)      Imagina el mejor de los desempeños.

No hace falta decir, que ya que tú imaginas la escena, está se ha de desarrollar como tú deseas. Como en las películas de James Bond, todo ha de cuadrar, y hacerse de manera perfecta.

En ocasiones te puedes encontrar que no eres capaz de realizar algo ni siquiera en tu cabeza. Parece absurdo, pero a mí me ha ocurrido. El paso que hay entre tu imagen actual y la deseada es tan grande que no puedes ni verlo en tu mente. En ese caso tienes dos opciones. Una es  imaginar a otra persona haciéndolo de manera perfecta y poco a poco irte convirtiendo en tu mente en esa persona. Otra es imaginar que haces algo bastante más sencillo y poco a poco irlo haciendo más difícil.

Por ejemplo imagina que no te ves capaz de pedir un aumento a tu jefe. Puedes imaginar primero una escena en que entras en su despacho y hablas con él de otro tema muy tranquilo. Después otra escena en que entras en su despacho y le mencionas que tus condiciones son mejorables. Y finalmente una escena en la que hablas con él y le pides un aumento.

No hay problema en que visualices diversos obstáculos que vayan surgiendo. Eso sí, si los metes en la escena has de imaginar también como los solucionas.

D)     Las sensaciones importan.

Este punto es un punto que siempre había ignorado y que sin embargo es esencial para que las cosas salgan bien. No basta con imaginar toda la escena como si fueras un observador desapasionado. El movimiento surge precisamente de tus sentimientos y todo el objeto de la visualización es hacer que tengas los sentimientos adecuados en el momento adecuado. Así que piensa

¿Cómo te sentirás en una situación así?. ¿Estarás radiante, tenso, alegre, maravillado, orgulloso?. Quizá te ayude pensar en representaciones concretas de los sentimientos. Imaginarte una sonrisa de placer, o el brillo en la mirada. Quizá por ese camino puedas llegar a acercarte un poco a los sentimientos que quieres generar en la imagen.

Cuando llegas a sentir lo que sentirías si consiguieras el objetivo es cuando la imaginación alcanza su plena eficacia.

Con esos elementos: gratitud, compasión y por otro lado visualización, tendrás unas armas muy poderosas para aumentar tu carisma.

Últimas entradas

Otras entradas de Entusiasmado que podrían interesarte

2 comments on “Cómo visualizar (curso relaciones sociales 9)”

  1. ''Nunca se ganó una batalla siguiendo un plan, pero ninguna batalla ganada carece de uno… Los planes son inútiles, pero planificar, es indispensable'' Dwight D.Eisenhower (cuantas citas interesantes salieron durante la segunda guerra mundial, verdad?)

    A mucha gente le puede parecer una tontería, y de hecho el escenario que imagines (plan) siempre será muy distinto a la realidad (batalla), y aun asi sigue siendo muy positivo imaginar que todo va a salir bien, predispone la mente y te ayuda a alejar esos clásicos pensamientos negativos en los que nos imaginamos cagándola. Antes de una presentación oral me imagino haciendolo de puta madre, con toda la audiencia aplaudiendome y llevándome en volandas hacia la puerta. Bueno, no tan exagerado, pero si que me visualizo haciendolo bien, y todas las que llevo han salido perfectas de momento!

    1. Te imagino sacado en hombros como los toreros mientras todos dicen "Aliiittttta, Allllitttttttttta" o algo así. En la guerra se habla de la fricción. La diferencia entre lo planeado y la realidad, que no se puede someter a fórmulas. Yo soy partidario de la frase que usaban mucho los Clinton: "Failing to plan is planning to fail".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Copyright: Entusiasmado.com 2012
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram