"Acogeré la felicidad porque engrandece mi corazón; pero también soportaré la tristeza porque descubre mi alma". Og Mandino

— Ivan Entusiasmado (@Entusiasmadocom) June 24, 2013

 

En esta página suelo hablar siempre de ser positivo. Pero ¿conviene acaso eliminar todo lo negativo o hay que asumir que hay una parte negativa en la vida y no rechazarla sino asumirla?.

Tu lado negativo también te quiere

Tu lado negativo también te quiere

En mi última entrada acerca de la predisposición de nuestra mente a lo negativo, he tenido dos tipos de matizaciones.

Una de ellas es la de quienes no creen que no exista esa predisposición a lo negativo. Así Avalon dijo: 

"(...)Parto de que no creo que exista la predisposición a lo negativo, es solo una proyección de supuestos en comparación con acontecimientos similares(…)"

Otra crítica es que realmente no es tan malo que existan elementos negativos.  

Así Anca Balaj opinaba lo siguiente:

"(...)Vengo a decir que ser negativo por norma es muy limitador, pero cuando el negativismo justificado te revueleve las tripas, lo mejor es sacarle partido. Como se deja entrever en tu artículo, éste proporciona unas fuerzas que desde la placidez jamás se sacarían (la placidez es lo que nos mantiene en la zona de confort). Que las emociones humanas, sean las que sean, sean placenteras o repulsivas, tienen su función y está bien permitirse sentirlas todas (para después usarlas en nuestro favor) (...)".

Y en un sentido parecido Isara afirmaba que: 

"(...)Me parece bien guardar recuerdos negativos siempre y cuando sean utilizados puntualmente como alertas para evitar aquella situación que nos produjo dolor,tristeza y sufrimiento,e incluso para salvaguardar nuestra integridad,si tuvimos un percance conduciendo en condiciones meteorológicas adversas, ese recuerdo nos hará conducir con mucha más precaución.(...)"

Y como realmente nunca he sido defensor del positivismo total y ciego, sino de una tendencia a lo positivo,   he reflexionado acerca de si lo negativo ha de tener presencia en nuestras vidas, y si realmente eso no sólo no será malo sino que puede resultar hasta positivo.

La presencia de lo negativo:

Curiosamente también hoy estaba leyendo un libro extremadamente interesante de Dan Pink: "Selling is human" del que comentaré más en el futuro, pero que contiene entre otras cosas una referencia a investigaciones acerca de la necesidad de aceptar una cierta negatividad.

Barbara Fredrickson ha investigado sobre la negatividad y la positividad, y ha llegado a la conclusión de que cada una de ellas tiene una función.

La función de la positividad sería " ampliar las ideas de las personas sobre posibles acciones, abriendo nuestra conciencia a un rango más amplio de pensamientos y haciéndonos más receptivos y más creativos"

La función de la negatividad sería a su vez el estrechar la visión de la persona y propulsar su comportamiento hacia la supervivencia en el momento: "estoy asustado, huiré.... estoy enfadado, pelearé".

Ambas funciones por tanto serían necesarias, sin embargo, la cuestión es en qué medida lo son.

Proporción entre lo negativo y lo positivo.

¿Hay una proporción idónea entre lo que es positivo y lo que es negativo?

Barbara Fredrickson y Marcial Losada hicieron un estudio comprobando el número de emociones positivas y de emociones negativas de los participantes todos los días durante cuatro semanas. Calcularon la ratio de emociones positivas y negativas de cada uno y lo compararon con su nivel de bienestar.

Los resultados fueron sorprendentes:

Las personas que tuvieron una ratio de un pensamiento positivo por cada pensamiento negativo, no presentaban ninguna ventaja respecto a los que tenían solamente pensamientos negativos. Ambos grupos estaban en una situación muy mala. Y sorprendentemente lo mismo ocurría con las personas que tenían dos pensamientos positivos por cada pensamiento negativo.

Es sólo cuando se alcanzaba 2.9013 pensamientos positivos por cada pensamiento negativo ( tres redondeando)  cuando las personas se encontraban bien.

Una vez pasado determinado límite, concretamente el de once pensamientos positivos por cada pensamiento negativo, el positivismo se convertía en un inconveniente. La persona con tan pocos pensamientos negativos no era capaz de mantener un mínimo contacto con la realidad, y eso suponía un problema para su bienestar.

Opinión.

Siempre desconfío de las cifras, y especialmente desconfío de las cifras demasiado exactas, así que no puedo negar que el 2,9013 me resulta demasiado difícil de aceptar, y menos sin que haya una enorme cantidad de estudios que la apoyen.

Pero lo que me gustaría es ir a lo importante, a lo que podemos usar en nuestra vida. Creo que todos podemos convenir en que es mejor ser positivo que ser negativo. Y en que es necesario  que eso no se traduzca sin embargo en ser personas que niegan todo lo negativo que les ocurra o que cierren sus ojos ante la realidad.

¿Cuál es el porcentaje de negatividad? En realidad no importa mucho que sea 3 , 5, o 7 , lo que sí creo que está claro es que el elemento positivo tiene que ser mayor que el negativo. Y como yo creo que sí es cierta nuestra tendencia a la negatividad, es bueno compensar esa tendencia con un buen número de pensamientos positivos, especialmente en los momentos en los que la vida se vuelve más dura, y tenemos más cosas en contra.

Quiero acabar esta entrada agradeciendo los comentarios que me hacéis, sean o no contrarios a lo que yo defiendo, porque me ayudan a reflexionar sobre mis ideas y a cambiarlas o matizarlas en muchas ocasiones.

Un abrazo a todos.

 

 

 

 ¿Alguna vez has tenido la sensación de que te resulta más fácil pensar en cosas negativas, que en cosas positivas? ¿Alguna vez has sentido que tienes una tendencia innata a ver lo que está mal en lugar de lo que está bien? Pues has de saber que no es una sensación tuya, sino que realmente es así. Es la predisposición a lo negativo

 

Al igual que esta casa nuestra mente tiene ciertas inclinaciones.

Al igual que esta casa nuestra mente tiene ciertas inclinaciones.

Cuando iba al colegio, era muy buen estudiante. Recuerdo una ocasión en que llegué a mi casa con unas notas especialmente buenas. Había sacado sobresaliente en todas las asignaturas salvo en una en la que me había quedado en un notable. Cuando llegué a casa, mi padre miró las notas, y me dijo : "¿y qué ha pasado en esta asignatura para que sacaras un notable?".  Evidentemente no me hizo ninguna gracia esa facilidad para ver lo que destacaba en negativo. Sin embargo, reflexionando ahora veo que también el mismo hecho de recordar tan claramente ese suceso y no otros positivos que haya habido, muestra también mi propia predisposición a lo negativo.

Predisposición a lo negativo.

Según diversas investigaciones, nuestro cerebro está construido con una tendencia a la negatividad.

- Los estímulos negativos producen más actividad neuronal que los estímulos positivos.

- Los sucesos negativos se guardan en la memoria a largo plazo de forma inmediata, mientras que los acontecimientos positivos requieren que pensemos en ellos de una manera activa durante un tiempo que va de los 5 a los 20 segundos para que queden archivados en la memoria a largo plazo. Además los acontecimientos negativos se recuperan de la memoria con más facilidad

- Prestamos más atención a los sucesos negativos que a los sucesos positivos.

- De las palabras con contenido emocional, el 62% son negativas y el 32% positivas.

- Tendemos a pensar que quien dice cosas negativas es más inteligente que quien dice cosas positivas ( buenas noticias para quien escribe en un blog de entusiasmo jejeje).

- Teoría de la interferencia. Nos resulta complicado disfrutar de algo si sabemos que tiene algún defecto. Un magnífico smartphone se convierte en un smartphone estropeado por el mero hecho de tener un botón que se atasca en ocasiones.

- Los acontecimientos negativos influyen el doble en nuestra felicidad diaria que los acontecimientos positivos.

- Dada esa tendencia, existe lo que se llama la teoría de la prospección que significa que al escoger lo que vamos a hacer ,si hay un riesgo conocido, es más probable que actuemos para evitar un daño que para conseguir un beneficio.

Por todas esas cosas el neuropsicólogo Rich Hanson ha afirmado que "nuestro cerebro es como el velcro para las experiencias negativas y como el teflón para las experiencias positivas". Y no se puede culpar de todo eso a nuestra educación ni a la sociedad. Según investigaciones realizadas en niños de 3 meses de edad, estos procesan la negatividad de la misma manera que nosotros.

¿Por qué ocurre la predisposición a lo negativo?

Saber lo que pasa por nuestra cabeza es complicado. Saber por qué pasan por nuestra cabeza las cosas que pasan es aún más complicado y normalmente se trata de una mera especulación. Mi opinión es que es ,como casi todo , una cuestión evolutiva.

Durante toda la historia del ser humano, las cosas negativas o peligrosas han sido mucho más importantes que las positivas. Si yo fuera un hombre de las cavernas probando una baya silvestre y esa baya fuera sabrosa, la importancia de esa información sería relativa. Pero ¿y si descubriera que esa baya es venenosa y me puede hacer enfermar?. El incentivo de recordar ese suceso sí sería muy grande. También sería más importante recordar en qué cueva hay un león que en que cueva no hay un león.

Y si tuviera, con otros miembros de la tribu, que cazar un mamut, ¿no haríamos el plan sobre todo dando más importancia a que el mamut no nos matara?.

Consecuencias prácticas de la predisposición a lo negativo

Si somos conscientes de esa predisposición a lo negativo, hay muchas cosas que podemos deducir de ella.

En el caso de los políticos, es bastante probable que intenten hacernos temer las consecuencias de votar al partido contrario. La izquierda amenazará con que la derecha recortará las prestaciones sociales. La derecha amenazará con que la izquierda subirá los impuestos.

En la educación de los hijos, hay que ser extremadamente cuidadosos con nuestro comportamiento. Si un día perdemos los nervios y les decimos que son unos fracasados, es muy probable que eso pese más que cien días diciéndoles todo lo que les queremos.

En la pareja ocurre lo mismo. Puedes decir una vez al día a tu pareja que la quieres mucho, pero si un solo día le dices que en realidad te resultaba más atractiva una amiga suya que ella, eso no lo va a olvidar nunca. Lo mismo si le dices a tu marido que es encantador aunque tenga mucha barriga. ¿Crees que se quedará pensando en lo de que es encantador?.

El aprendizaje es más rápido si se usa un refuerzo negativo que un refuerzo positivo. Y lo mismo se puede decir de la motivación en el trabajo. ¿Crees que te haría trabajar más la posibilidad de una subida de sueldo o la amenaza de ser despedido?.

En lo relativo a la crítica, Cliff Nass, profesor de comunicación de la universidad de Stanford sugiere que los jefes si han de alabar al empleado lo hagan después de la crítica y no antes de la crítica, porque al hacerlo después de la crítica, nuestro cerebro ha entrado en atención máxima. Así que en lugar de decir tu casa es muy bonita pero el barrio no me gusta, sería mejor decir el barrio no me gusta, pero tu casa es muy bonita. ( De hecho sólo con leerlo ya me resulta más agradable la segunda opción).

En diversos estudios se ha llegado a la conclusión de la proporción adecuada entre pensamientos positivos y negativos es de 5 a 1 en favor de los positivos.

 Lo más positivo de saber que tenemos una predisposición a lo negativo.

Llegado hasta este punto estarás diciendo, vaya aguafiestas este Iván Entusiasmado, que lleva más de mil palabras diciéndome lo negativo que tiende a ser nuestro cerebro. Y quizá hasta me estás mirando con mala cara, y gruñendo un poco. Así que aquí es donde, para salvar mi integridad física, saco la consecuencia positiva de esta predisposición negativa,

La predisposición ya la conocemos. Llevamos toda la vida viviendo con ella, pero posiblemente no la tenemos demasiado en cuenta. Así que si empezamos a tenerla presente posiblemente podamos mejorar nuestra vida de manera inmediata y muy intensa porque es un efecto omnipresente y que la gente suele olvidar.

Hemos de hacer un esfuerzo consciente y continuado para contrarrestar esa tendencia a lo negativo de nuestro cerebro. Si la tendencia del cerebro es negativa, la nuestra ha de ser por el contrario, extremadamente positiva.

¿Qué te parece? ¿Estás de acuerdo con lo que he dicho?. Me gustaría que comentaras lo que desees, pero considera que si hay un comentario negativo necesitaré al menos cinco positivos para equilibrarlo :).

 Se positivo. Piensa en positivo. Cree en ti mismo. Una y otra vez los mensajes del pensamiento positivo se dirigen a ti desde revistas, anuncios de televisión, imágenes de motivación, películas. No puedes escapar de ellos. Y quizá tampoco deberías, porque en realidad sí tienen razón: has de ser positivo, muy positivo.

Pero hay una cosa que todos esos mensajes no te dicen. Y es cómo ser positivo. Decir a alguien que ha de ser positivo, es como decirte que tiene que tocar el piano. Puede ser una proposición interesante, conveniente, e incluso necesaria, pero la cuestión que no responde es la más importante. Y es precisamente el cómo. ¿Cómo conseguir ser positivo?

Hay muchas maneras de conseguir ser más positivo. De hecho toda esta página está entre otras cosas dirigida a eso. Pero aquí te voy a hablar de algo que me parece especialmente importante para que tu actitud sea muy positiva,  y es el hacer lo necesario para dirigir la mente al lugar adecuado.
Free Traffic Signal Arrows on Dark Cloudy Sky Creative Commons Go Ahead

Nosotros indicamos muchas veces a la mente dónde ir:

La mente a veces da la sensación de que viaja sola al lugar donde desea. Pero no siempre es así, en ocasiones sin darnos cuenta, realizamos alguna indicación a nuestra mente que hace que esta se dirija a algún lugar. Y muchas veces no es el lugar adecuado.

La mente la puedes imaginar en esto como un gigantesco barco. Una  vez tiene el rumbo puesto hacia un lugar, se puede cambiar, pero cuesta mucho hacerlo. Es mejor coger el timón desde el principio  y asegurarse de que el rumbo sea siempre el correcto.
NOAA Ship Fairweather

 

5 maneras con las que dirigimos la mente a lo positivo o a lo negativo:

1.Al hacer expresa o tácitamente una pregunta o iniciar una frase.

Si la pregunta ( sea expresa o esté implícita) es negativa, la respuesta ha de ser necesariamente negativa. Si la pregunta es positiva la respuesta también ha de ser positiva. No es necesario de que la frase esté formulada como una pregunta, puede ser el comienzo de una frase que se ha de completar.

Por ejemplo:

- preguntas o frases negativas que llevan a respuestas negativas:

¿En qué hemos fallado?

¿ Por qué no le caigo bien a la gente?

Lo malo mío es que....

-preguntas o frases positivas que llevan a respuestas positivas:

¿Cuál es mi mejor virtud?

¿Por qué siempre me recupero de los problemas?

Lo bueno que tenemos los Martínez es que ...

Es verdad que aunque la pregunta sea negativa, puede haber una respuesta positiva. Es teóricamente posible hacer algo así:

-   pregunta:¿por qué siempre fracaso en las cosas que me importan de verdad?

- respuesta:En realidad no fracaso, sino que tengo éxito porque ….

No digo que no sea posible, sólo digo que es muy poco probable. Sería como cambiar el rumbo del barco en plena navegación y eso es complicado.

preguntas negativas respuestas negativas

2. Al recordar un hecho.

Si el hecho es positivo, estamos dirigiendo la mente hacia lo positivo. Si es negativo estamos dirigiendo la mente a lo negativo.

¿Te extraña que te sientas bien cuando recuerdas como besaste a aquella persona que te gustaba tanto? ¿Te extraña que después de hacerlo vengan a tu mente otros hechos positivos?¿Te extraña sentirte mal cuando recuerdas como te echaron de aquel trabajo? ¿Te extrañas de que después de hacerlo vengan a tu mente otros hechos negativos?. La mente tiene diversos modos de mirar las cosas y si entras en uno de ellos es fácil que sigas en él.

3. Al ver una película , escuchar música o leer un artículo que sea positivo o negativo.

No es lo mismo leer a Schopenhauer, que leer "el Principito". No es lo mismo ver “Torrente 2” que “Mar adentro”. No es lo mismo escuchar la novena sinfonía de Beethoven que el Réquiem de Mozart. Cada obra produce un sentimiento diferente. Y eso es independiente de la calidad artística.

Si te tumbas a escuchar canciones tristes que hablan de lo penosa que es la vida, ¿qué probabilidad hay de que des un brinco de pronto te pongas a sonreír?. Prueba a ver el video de "mira siempre el lado positivo de la vida" de Monty Piton, que está en la sección de videos, y descubre como te sientes después.

In The Dark Room

4. Al entrar en un entorno claramente positivo o negativo.  

Es mucho más probable que guardes silencio en una catedral que en un estadio de fútbol. Hay entornos que producen una energía positiva y entornos que producen una energía negativa. No es lo mismo estar en un grupo de pensamiento positivo, que en una asamblea del partido de ciudadanos cabreados y agobiados ( existe, no me lo he inventado).

Imagínate en una cascada en mitad del bosque, el agua cae suavemente con un ritmo casi musical, mientras una suave brisa mueve levemente las ramas de los árboles.Ahora imagínate intentando leer algo interesante, mientras se oyen ladridos de perros y gritos estridentes de niños, bocinas de coche, y personas que sacan su cabeza de las ventanillas para increpar a los demás.

¿En cuál de las dos situaciones crees que es más fácil que surjan pensamientos positivos?

5. Al tratar con gente que sea positiva o negativa.

¿Has conocido alguna vez a una persona de las que hace que te sientas realmente bien?. ¿De esas personas que siempre te hacen sentir importante y satisfecho?. ¿De las que siempre tienen una sonrisa y saben hacerte ver que los problemas no son tan importantes?

¿Has conocido a alguna persona que si se reencarna en algún animal será seguramente en un cuervo negro?, ¿ de esas personas que cuando estás tremendamente ilusionado con algo te indican todo lo que puede salir mal? ¿ de las personas que cuando algo va mal , te dice que no pasa nada porque pronto  posiblemente irá aun peor?.

¿Con qué personas es más fácil que tengas pensamientos positivos y con cual que tengas pensamientos negativos?.

¿Así que hay que conducir siempre la mente a un lugar positivo?

En general hay que llevar la mente a pensamientos positivos. Sin embargo en ocasiones será necesario dirigirla a pensamientos negativos. Fundamentalmente para aprender del pasado y sacar conclusiones.  También en ocasiones es necesario para otras cosas como para la creación literaria. Creo que se han hecho muchos más poemas desde la acera de la sombra que desde la acera del sol.

Puedes imaginarte el pensamiento negativo  como si fuera el peor barrio de tu ciudad. Puede que tengas que ir allí para hacer algo. Pero si has de ir, que sea sabiendo lo que quieres, y en cuanto lo consigas sal de inmediato.

favelascape

¿Se te ocurren más maneras de dirigir la mente hacia lo positivo o lo negativo?. ¿Se te ocurren más motivos para ir al lado negativo?. Me gustaría saber tu opinión.

Copyright: Entusiasmado.com 2012
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram