Table of contents

 

La oración de la serenidad

“Dios, concédeme la serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, el valor para cambiar las cosas que puedo y la sabiduría para reconocer la diferencia ”.

Posiblemente hayas leído o escuchado alguna vez esa frase. Es la llamada oración de la serenidad

La oración se atribuye a Reinhold Niebhur, teólogo público, ético y profesor del Union Theological Seminary..

Esa oración se ha popularizado como oración central en Alcohólicos Anónimos, convirtiéndose en una de las oraciones más conocidas en el mundo por la gran cantidad de conocimientos que contiene en muy pocas palabras.

Por desgracia es más fácil de repetir que de aplicar. Y si el valor es complicado de conseguir y la sabiduría difícil de alcanzar, quizá nada es tan complicado como la aceptación.

Creator: PublicCo | Source: Pixabay

Qué no es la aceptación

Lo primero que hemos de dejar claro es qué NO es la aceptación.

La aceptación no es evitación.

Evitar es como esconder la suciedad debajo de la alfombra. En un primer momento te puede dejar satisfecho pero será por muy poco tiempo. La suciedad oculta te acabará dañando..

Si constantemente tratas de evitar algún pensamiento, es una señal clara de que necesitas aceptarlo.

La aceptación y la resignación

Aquí la distinción es más complicada. Hay una parte en la que aceptación y resignación coinciden. Y una parte en la que se diferencian.

Resignarse es abandonar una lucha y sentirse triste.

Aceptar es abandonar una lucha y no sentirse triste.

La resignación es solo la mitad del trabajo. Si te has resignado a algo, has empezado el camino pero no lo has llegado a terminar.

 

¿Por qué es necesaria la aceptación?

Ajahn Chah dijo: “Si dejas ir un poco, obtendrás un poco de paz. Si dejas ir mucho, obtendrás mucha paz”.

Si no aceptamos cómo son las cosas, generamos resistencia a la realidad. Para Eckhart Tolle la resistencia a la realidad es el origen de todo dolor.

De hecho se podría decir que el dolor emocional es precisamente la resistencia contra lo que no podemos cambiar. Cuando aceptamos algo, ya no puede hacernos daño, pero si no lo aceptamos nos seguirá hiriendo.

Es importante sin embargo distinguir. El problema es resistirnos a lo que ya no puede cambiarse.

Creator: thommas68 | Source: Pixabay

Antes de aceptar: intentar cambiar

Hay ocasiones en que es muy evidente que no podemos cambiar algo. Si no tenemos la altura que nos gustaría, si tenemos más edad de la que queremos, si una persona que amamos ha muerto.

Sin embargo hay otras muchas veces en las que no es tan fácil saber si podemos cambiar algo. Por ejemplo una ruptura de pareja, que nuestro negocio no funciona, que no vamos a ser futbolistas de primera división.

Es muy frecuente en el mundo actual la repetición de frases de motivación como "no abandones nunca", "jamás te des por vencido". Pueden ser útiles, porque todos tendemos a abandonar demasiado pronto, pero en otras ocasiones pueden inducir a seguir luchando eternamente guerras que están totalmente perdidas.

La cuestión no es abandonar o no abandonar, sino cuándo hacerlo. Hay que abandonar cuando la creencia en conseguir tu objetivo no justifica el esfuerzo de seguir luchando.

Una cosa es que creas en ti mismo, y otra muy diferente que cuando ya no crees en tus posibilidades, sigas embarcado en una lucha sin esperanza.

Cuando sabes en tu fuero interno que ya no hay nada que hacer, es cuando tienes que aceptar.

¿Qué es aceptar?

Aceptar es reconocer que las cosas son como son y dejar de luchar por cambiar las cosas que no podemos cambiar. Pero a la vez implica el esfuerzo de plantearse lo que sí se puede cambiar en el futuro o de encontrar otra manera de ver lo que no puede cambiarse de ninguna forma.

La primera parte, el reconocimiento, implica la asunción de que eso que tenemos que aceptar pertenece a las cosas que no están en nuestra mano.

La segunda parte, el plan, implica el buscar la manera de hacer nuestra vida mejor en adelante.

Puedes verlo como si estuvieras en la orilla de Francia y vieras que Inglaterra está separada por el Canal de la Mancha y no puedes llegar en coche. ¿Qué sentido tiene quejarse de que hay mar entre Inglaterra y Francia? Es necesario reconocer que es así, y luego pensar en qué puedes hacer para superar esa situación: coger un avión, ir en barco, subirte a un zeppelin (ojalá fuera posible, pero ya me entiendes)

El reconocimiento

Todos sabemos que hay cosas que dependen de nosotros ( al menos en parte) y cosas que no dependen de nosotros. Sabemos que no podemos cambiar cuándo anochece, pero si podemos hacer esfuerzos para escribir un libro. Sabemos que no podemos evitar que nos caiga un rayo, pero sí podemos comer sano.

El reconocimiento supone incluir lo que queremos aceptar en la categoría de las cosas que no podemos cambiar.

El plan

Una vez que hemos reconocido que no podemos hacer nada sobre algo, hemos de centrarnos en lo que sí podemos hacer.

¿Podemos tomar alguna medida que consiga un resultado parecido?

¿Podemos aprovecharnos de las ventajas, aunque sean pocas, de lo que no podemos cambiar? Casi siempre hay cosas positivas que se derivan de algo malo. Recuerda lo de "buena suerte, mala suerte". Nunca se sabe si algo que hoy parece negativo, no acabará siendo muy positivo. Igual ahora no te han contratado para un trabajo que te parece ideal, pero eso te dejará libre para optar a un puesto que será aun mejor.

¿Podemos reinterpretar la situación para enfocarlo de forma más positiva?

Cuando tengas un plan en positivo, te sentirás mejor.

 

 

cómo aceptar

Vale, ya te he convencido de que tienes que aceptar las cosas, pero la cuestión es ¿Cómo puedes hacerlo?

1. Sé consciente de que no puedes cambiarlo. Intentar cambiar lo que no puede cambiarse es como darse cabezazos contra una pared de piedra. No sirve para nada. Lo has intentado, te has dejado la cabeza muy dolorida, y no ha servido de nada. Es hora de cambiar de estrategia. ¿Qué hace un río cuando no puede pasar por un lugar? ¿se para y se queda eternamente intentando ir por ese lugar? No, cambia de ruta para seguir fluyendo.

Es un tema muy frecuente en las películas y en los cuentos. Alguien trata de cambiar el pasado. Ocurre con Orfeo cuando tras la muerte de su querida Eurícide baja al Hades para conseguir rescatarla tañiendo su lira. Consigue sacarla de allí, pero si mira atrás, la perderá para siempre. En un momento dado, Orfeo mira para atrás y Eurícide vuelve al Hades. Esas historias tratan de explicarnos una gran verdad del universo: Hay cosas que no se pueden cambiar.

Como dijo Victor Frankl “Cuando no podemos cambiar una situación, nos enfrentamos al reto de cambiarnos a nosotros mismos.”

2. Perdónate si es necesario. A veces no tienes culpa de lo que te cuesta aceptar, pero en otras ocasiones sí. Perdónate., todos nos equivocamos. Desde el futuro es muy fácil ver las cosas, desde el pasado no es tan sencillo. Sea lo que sea lo que hayas hecho, no puedes cambiarlo.

3. Examina tus sentimientos.

Lo primero que tienes que hacer es examinar lo que sientes. Trata de ser lo más exacto posible. Puedes estar enfadado, triste, ansioso, rabioso. Sea lo que sea examínalo con detenimiento. Hay dos fromas de hacer esto.

La primera es a través de la meditación. Pon toda tu atención en tu cuerpo, examinando todas tus emociones y tus sensaciones. Contemplalas sin juzgar, tomando nota de ellas según se presenten.

La segunda es mediante un diario. Recoge la situación que estás tratando de aceptar y escribe "esto me hace sentir X".

4. Controla tus pensamientos.

Sé consciente de tus pensamientos, pero no te dejes llevar por ellos y no creas que tienen que ser exactos.

Trata de hacer expresar claramente tus pensamientos y hacerles frente.

Pregúnate ¿ Tiene que ser verdad este pensamiento? ¿qué otro pensamiento podría ser más cierto o igualmente cierto? ¿qué pensamiento me podría ayudar más?

Es importante ser consciente de sobreestimamos el efecto que cualquier situación tiene sobre nuestra felicidad, Nuestra felicidad en el día a día no depende normalmente de las grandes cosas, sino de cosas pequeñas que van surgiendo en el momento. Pero cuando toda nuestra atención está centrada en algo, pensamos que como demostró un estudio realizado en el Imperial College de Londres. Estos psicólogos dieron dinero a un grupo de personas para que lo invirtieran y les pidieron que estimaran cómo se sentirían en caso de que ganaran o perdieran. También reclutaron a un grupo de estudiantes que estaban a punto de enfrentarse a un examen y les preguntaron cuán felices o tristes se sentirían según la calificación obtenida

4. Edita tu historia.

Los pensamientos se unen para formar una historia, una forma de mirarte a ti mismo. Si vas cambiando tus pensamientos, tu historia irá cambiando. Cuanto más positiva sea tu historia, más fácil es que te sientas bien.

5. Agradece el reto.

Para crecer espiritualmente conviene ver la situación que quieres aceptar no como una condena sino como un reto.

A algunos les gusta la idea de que "todo ocurre por algo". A mí no me gusta porque implica una justicia que no existe en el mundo. Prefiero pensar: " todo lo que ocurre me hace más fuerte".

Se trata de cambiar la pregunta de ¿por qué me ha ocurrido esto? por la pregunta de "¿qué voy a aprender de esto?

La situación que has vivido es un maestro. Posiblemente un maestro duro, pero los maestros duros son los que mejor te enseñan.

6. Prepárate para el futuro.

Estás dejando atrás el pasado. Eso es doloroso, pero a la vez abre tu vida a la posibilidad de infinitos futuros maravillosos. Trata de buscar las posibilidades que se presentan ante ti y que tu ceguera con el pasado te ha impedido ver.

Algunas posibilidades interesantes pueden ser estas:

- Liberarte del pasado deja espacio para nuevos retos.

- La posibilidad de reflexionar sobre las cosas que te importan.

- Superar la situación que has vivido te convierte en una persona más fuerte y con más resistencia a la adversidad.

Traza un plan de cosas que quieres conseguir. Márcate nuevas metas. Centra tu atención en el futuro.

Recomendaciones

Uno de las técnicas más sobresalientes para aprender a aceptar es la Terapia de Aceptación y Compromiso. Para profundizar sobre este tema, quizá el libro más recomendable es el de Stephen Hayek: Una mente liberada

Una mente liberada

En la entrada anterior hablé de cómo ser como el fuego y usar todo lo que la vida nos lanza para brillar con más fuerza.

No se trata de creer que todo es maravilloso. Ese no es el tipo de positividad que yo propongo. Se trata de elegir, entre todas las miradas posibles, aquella que sin separarse de la realidad, nos permita ser lo más felices que podamos.

Hoy he encontrado en redes sociales una imagen que resume muy bien esto:

Definir la situación por lo positivo

Un árbol deja caer flores. ¿Es una maldición o una bendición? Depende de la mirada, y depende de las circunstancias.

En la imagen a los paseantes no les importa que el suelo quede lleno de flores, no es el suelo que está delante de su casa. Ellos solo reciben la parte positiva. Para ellos es fácil mirar la caída de las hojas con buenos ojos.

La señora recibe la parte negativa. La entrada de la casa se le llena de flores. Este es el mejor ejemplo de cómo aplicar la mirada positiva, porque la señora si puede escoger entre dos miradas:

  1. Pensar que tiene la entrada de la casa sucia, aunque sea de hojas bonitas. Con este pensamiento es muy probable que no se sienta muy bien.
  2. Pensar que tiene la entrada de la casa llena de hojas de un color precioso, aunque tenga que barrerlas. Con este pensamiento, es muy fácil que se sienta bien.

Como ves, no se trata de negar la realidad. No se trata de decir que no hay que limpiar las hojas. Eso sería engañarse. Esa sería una positividad absurda.

Se trata de priorizar. De poner delante lo positivo y poner detrás lo negativo. 

A veces será más fácil y a veces será más difícil. Casi todas las situaciones tienen una parte buena y una parte mala, pero a veces la parte buena es muy pequeña y a veces es muy grande.

Pero ¿cómo se prioriza?

En mi opinión lo esencial es definir la situación por la parte positiva. Y digo definir la situación y no poner la atención, porque la atención puedes necesitar ponerla en lo negativo. Puedo tener que limpiar las hojas del árbol, y estar pendiente de la limpieza, pero definir la situación como "un inconveniente de disfrutar la caída de hojas de colores". O definir la situación como "la maldición de limpiar otra vez las hojas del árbol".

Es la definición de la situación lo que marca la diferencia. Define las situaciones por los elementos positivos en lugar de definirlas por los negativos y estarás un poco más cerca de la felicidad.

Seguro que muchos de vosotros recordáis el anuncio de BMW en el que salía Bruce Lee diciendo "be water my friend" ( o "be as water").

 

Es una metáfora hermosa: adaptarse a lo que nos rodea, en lugar de resistirlo. Siempre me ha gustado.

Pero hoy he leído otra metáfora tan poderosa como esa. No ser como el agua, sino ser como el fuego. Marco Aurelio en su libro de Meditaciones lo menciona:

(...)al igual que el estómago fuerte asimila todos los alimentos, como el fuego brillante reduce a llama y resplandor cualquier cosa que le eches.

En otro pasaje del libro lo explica más en detalle:

El dueño interior, cuando está de acuerdo con la naturaleza, adopta, respecto a los acontecimientos, una actitud tal que siempre, y con facilidad, puede adaptarse a las posibilidades que se le dan. No tiene predilección por ninguna materia determinada, sino que se lanza instintivamente ante lo que se le presenta, con prevención, y convierte en materia para sí incluso lo que le era obstáculo; como el fuego, cuando se apropia de los objetos que caen sobre él, bajo los que una pequeña llama se habría apagado. Pero un fuego resplandeciente con gran rapidez se familiariza con lo que se le arroja encima y lo consume totalmente levantándose a mayor altura con estos nuevos escombros.

Ser como el fuego

Sé como el fuego, que usa todo lo que se le arroja para alzarse a mayor altura. 

No basta con adaptarse. Hay que usar todo lo que nos llega.

No basta con sobrevivir. Hay que brillar.

No basta con salir adelante. Hay que levantarse más alto.

Ser como el fuego es un concepto básico para nuestra vida diaria. 

Es una especie de jiujitsu mental. Usar la fuerza de las cosas , incluídas las negativas, para ser más fuertes.

Ante cada situación que se plantee en la vida, puedes preguntarte ¿cómo puedo brillar más con esto?

Si tu bebé está llorando, pregúntate ¿cómo puedo incorporar esto y brillar más? Quizá la respuesta es que puedes aprender a disfrutar de cosas que no imaginabas o aprender paciencia.

Si tienes muchísimo trabajo en la oficina, quizá la respuesta es que puedes aprovecharlo para aprender a manejar la tensión o para aumentar tu capacidad de reacción.

Si te han dejado, puede que eso te sirva para aprender a ser más independiente, o para aprender a seleccionar mejor con quién relacionarte o para descubrir cómo ser mejor.

 

El esquema básico de ser como el fuego seria el siguiente:

Cualquiera que sea el obstáculo, el resultado ha de ser que tú mejoras, que tu fuego brilla más, que has sido capaz de incorporar o absorber el problema y usarlo a tu favor.

¿Serás capaz?

La felicidad de más de 18,000 personas en todo el mundo ha sido predicha por una ecuación matemática desarrollada por investigadores con resultados que muestran que la felicidad de momento a momento refleja no solo qué tan bien van las cosas, sino si las cosas van mejor de lo esperado.

Happy neon sign hip
Photographer: Stan B | Source: Unsplash

La nueva ecuación predice con precisión cómo de felices dirán las personas que son de un momento a otro en función de los eventos recientes, como las recompensas que reciben y las expectativas que tienen durante una tarea de toma de decisiones. Los científicos descubrieron que la riqueza general acumulada durante el experimento no era un buen predictor de felicidad. En cambio, la felicidad de momento a momento dependía de la historia reciente de recompensas y expectativas.

El estudio, publicado en las Actas de la Academia Nacional Británica de Ciencias, investigó la relación entre felicidad y recompensa, y los procesos neuronales que llevan a la felicidad. Antes de ahora, se sabía que los eventos de la vida afectan la felicidad de un individuo, pero no exactamente cómo de felices serán las personas de momento en momento a medida que toman decisiones y reciben los resultados resultantes de esas decisiones, algo que la nueva ecuación puede predecir.

Conocer cómo varían los sentimientos con relación a acontecimientos poco importantes como pequeñas ganancias o pérdidas en un juego de móvil, permitirá que los médicos traten mejor a las personas con problemas y que se puedan tomar medidas más efectivas para favorecerles.

Esperábamos ver que las recompensas recientes afectarían la felicidad de momento a momento, pero nos sorprendió descubrir cuán importantes son las expectativas para determinar la felicidad. Dr. Robb Rutledge

Cómo se realizó el estudio

Para el estudio, 26 sujetos completaron una tarea de toma de decisiones en la que sus elecciones condujeron a ganancias y pérdidas monetarias, y se les pidió repetidamente que respondieran la pregunta'¿ cómo estás de feliz ahora?

La actividad neuronal del participante también se midió durante la tarea utilizando resonancia magnética funcional y a partir de estos datos, los científicos construyeron un modelo computacional en el que la felicidad autoinformada estaba relacionada con las recompensas y expectativas recientes. El modelo fue probado en 18,420 participantes en el juego ”Lo que me hace feliz.” en una aplicación para teléfonos inteligentes llamada'The Great Brain Experiment'(www.thegreatbrainexperiment. com). Los científicos se sorprendieron al descubrir que la misma ecuación podría usarse para predecir cómo de felices serían los sujetos mientras jugaban en el móvil, a pesar de que los sujetos solo podían ganar puntos y no dinero.

El autor principal del estudio, el Dr. Robb Rutledge (UCL Wellcome Trust Center for Neuroimaging y The new Max Planck UCL Center for Computational Psychiatry and Ageing), dijo: "Esperábamos ver que las recompensas recientes afectarían la felicidad de momento a momento, pero nos sorprendimos al conocer cómo de importantes son las expectativas para determinar la felicidad. En situaciones del mundo real, las recompensas asociadas con las decisiones de la vida, como comenzar un nuevo trabajo o casarse, a menudo no se realizan durante mucho tiempo, y nuestros resultados sugieren que las expectativas relacionadas con estas decisiones, buenas y malas, tienen un gran efecto en la felicidad.

La vida está llena de expectativas: sería difícil tomar buenas decisiones sin saber, por ejemplo, qué restaurante le gusta más. A menudo se dice que será más feliz si sus expectativas son más bajas. Encontramos que hay algo de verdad en esto: las expectativas más bajas hacen que sea más probable que un resultado supere esas expectativas y tenga un impacto positivo en la felicidad. Sin embargo, las expectativas también afectan la felicidad incluso antes de que aprendamos el resultado de una decisión. Si tiene planes de conocer a un amigo en su restaurante favorito, esas expectativas positivas pueden aumentar su felicidad tan pronto como haga el plan. La nueva ecuación captura estos diferentes efectos de las expectativas y permite predecir la felicidad en función de los efectos combinados de muchos eventos pasados.

El equipo utilizó la resonancia magnética funcional para demostrar que las señales neurológicas durante las decisiones y los resultados de la tarea sobre una zona del cerebro llamada el striatum pueden ser usadas para predecir cambios en la felicidad de momento a momento. Las señales en esta área del cerebro dependen al menos parcialmente de la dopamina, por lo que estos resultados plantean la posibilidad de que la dopamina pueda ser importante en la felicidad.

La fórmula

Seguro que ahora mismo te estás preguntando cuál es la fórmula de la felicidad.

Lamento decirte que no es algo simple. Es muy compleja, porque tiene que reflejar el efecto de las expectativas que es a la vez bueno y malo.

Aquí la tienes

Fórmula de la felicidad

Fuente: https://www.pnas.org/content/early/2014/07/31/1407535111

Estudio: https://www.pnas.org/highwire/filestream/616855/field_highwire_adjunct_files/0/pnas.201407535SI.pdf

¿Has sentido alguna vez que has empezado el día con mal pie?

El principio del día es muy importante porque te prepara mental y físicamente para lo que vendrá.

Para que todo empiece bien, puedes empezar a seguir los consejos que han dado figuras importantes de la humanidad acerca de cómo empezar el día.

Day’s like this..
Photographer: OC Gonzalez | Source: Unsplash

Aquí tienes 6 de las más famosas

1. Cómete el sapo. Mark Twain usó esa expresión para decirte que es mejor que las cosas más difíciles las hagas a primera hora de la mañana cuando tienes más energía. No solo serás capaz de avanzar más rápido sino que además no tendrás que estar todo el día pensando que tienes que hacerlas ( lo que llamábamos en otra entrada Felipe´s time)

2. Visualiza como será tu día. Tony Robbins el gurú de la motivación, era un firme creyente en el poder de la visualización. Primero imagínalo y luego crealo. Imaginar tu día perfecto es la mejor manera de poder lograrlo.

3. Haz ejercicio. Barack Obama siempre hace ejercicio por la mañana. Rima y todo. Pero cuando haces ejercicio por la mañana tu cuerpo recibe un aumento de energía que te ayuda a conseguir todas tus metas.

4. Empieza haciendo trabajo de verdad y no mirando tu email. Para David Karp empezar abriendo el email te distrae y hace que no hagas lo que tienes que hacer. Además esto enlaza muy bien con el consejo de Twain. El mail no es un sapo. Y si el mail es un sapo, es porque posiblemente haya sapos más grandes aun.

5. Empieza hablando con tus clientes. Este consejo de Craig Newmark parece un poco más específico para el mundo laboral. Pero en el fondo todos tenemos clientes. Personas a las que tenemos que ofrecer nuestros servicios sean cuales sean. Y está bien empezar hablando con ellos para recordar que ellos son los que te dan de comer y que tu actividad diaria ha de estar dirigida a cumplir sus expectativas.

6. Pregúntate “¿ si hoy fuera el último día de mi vida, haría lo que voy a hacer hoy? “.

Sé que no va a ser muy popular que diga esto, pero creo que este consejo de Jobs hay que tomárselo con un poco de cuidado.

Es evidente que si fuera el último día de mi vida no iría a trabajar. Seguro que tú también preferirías irte de fiesta, comer, ver el amanecer, no sé, mil cosas antes que ir a trabajar, a estudiar o a buscar trabajo o a lo que sea que hagas en tu día a día.

Pero no sabes si es tu último día, así que esa pregunta no deja de ser una trampa. Porque además la respuesta, salvo que sea un día maravilloso el que tienes por delante, casi siempre va a ser no, no lo harías si fuera el último día de tu vida.

Yo creo que la pregunta habría que cambiarla un poco. Quizá habría que decir: “¿Si hoy acabara siendo el último día de tu vida, pensarías que había sido un error planear el día así?” Es una pregunta un poco más compleja, pero aunque parece semejante es muy diferente.

Si mañana me levanto y al ducharme para ir a trabajar me pregunto ¿si hoy fuera el último día de mi vida iría a trabajar?, sin duda diría que no.

Pero si me preguntara ¿si hoy acabara siendo el último día de mi vida, pensaría que había sido un error planear el día así? la respuesta sería no.

Hay un último consejo que quiero darte. Una vez que hayas decidido cómo empezar el día, hazlo siempre igual. Crear una rutina de mañana es lo que te permitirá consolidar todos los hábitos, porque uno te llevará a otro, y todo será más fácil.

Que tengas un buen día.

Upload Image

Quizá la sensación de que eras más feliz viajando no era del todo equivocada.

Las experiencias nuevas y diversas están relacionadas con una mayor felicidad, y una mayor actividad cerebral, según resulta de una nueva investigación que ha aparecido en la revista Nature Neuroscience.

"Nuestros resultados sugieren que la gente se siente más feliz cuando tiene más variedad en sus rutinas diarias, cuando van a sitios nuevos y tienen una mayor gama de experiencias” explica Catherine Hartley, profesora asociada en el departamento de psicología de la universidad de Nueva York, y una de las autoras del estudio.

“También ocurre al contrario: los sentimientos positivos hacen que la gente busque estas experiencias satisfactorias con más frecuencia”.

Este estudio corrobora lo que se había descubierto antes en animales.

“En su conjunto, estos descubrimientos muestran las consecuencias beneficiosas de un enriquecimiento del entorno en las especies, demostrando la conexión entre la exposición en el mundo real a experiencias nuevas y variadas y el aumento en emociones positivas” afirma el coautor Aaron Heller, profesor asociado en el departamento de Psicología de la Universidad de Miami.

Photographer: Cristian Grecu | Source: Unsplash

¿Cómo se hizo el experimento?

Los autores hicieron un seguimiento por gps de los sujetos del experimento en Nueva York y Miami durante tres o cuatro meses, preguntándoles en diversos momentos del día su estado emocional.

Lo que comprobaron fue que en los días en que visitaban diversos lugares y pasaban suficiente tiempo en esos lugares distintos, las sensaciones eran más positivas. Se definían como “contento”, “emocionado”, “fuerte”, “relajado” o “atento”.

A la vez, trataron de determinar si esa correlación entre exploración y emociones positivas tenía una conexión con la actividad cerebral. Para ello la mitad de los sujetos volvieron al laboratorio para que les hicieran un escáner MRI.

¿Qué resultó de esos escáneres?

Lo que se descubrió fue que las personas que tenían unas mayores sensaciones positivas con la exploración fueron los que tenían una mayor correlación entre la región del cerebro encargada del procesamiento de la novedad ( el hipocampo) y la región encargada de la sensación de satisfacción (el striatum).

Paragliding above the Chartreuse massif
Photographer: Nicolas Tissot | Source: Unsplash

Análisis

“Estos resultados sugieren una conexión recíproca entre las experiencias nuevas y diferentes que tenemos durante la exploración diaria y nuestro sentido subjetivo del bienestar” según afirma Hartley.

Los autores sin embargo dicen que no son necesarios grandes cambios para lograr beneficios. Basta con romper un poco con la rutina diaria. Cambiar la ruta por la que vas a los sitios, o dar una vuelta a la manzana.

Reflexión personal

Sería muy fácil llegar a la idea de que la mejor vida es la que está llena de sensaciones nuevas y extraordinarias. Es lo que venden los anuncios, y lo que nos viene a la cabeza. Al buscar imágenes para este post, de manera inconsciente busqué viajes en globo y saltos en paracaídas.

No digo que eso no pueda ser bueno. Quizá sí. Lo que sí creo es que no es necesario llegar tan lejos. Basta con tratar de pensar para qué estamos hechos. Hace miles de años nos dedicábamos, como siguen haciendo los monos hoy en día, a recorrer varios kilométros al día buscando frutas o tratando de cazar un mamut.

Es normal que si cambiamos a un modo de vida muy sedentario en que no nos movemos de la misma habitación nos sintamos mal.

¿Has probado a estar muchas horas seguidas en una habitación de hotel?

Si no estabas haciendo algo especial, lo más probable es que te hayas sentido agobiado.

¿Por qué?

Yo creo que por la falta de variedad del entorno. Por eso simplemente tener dos ambientes en el apartamento puede hacer que te sientas bastante mejor, porque tu entorno cambia un poco.

En un mundo ideal todos nos iríamos de expedición en busca de las fuentes del Nilo, y quizá sea lo mejor para ti si es eso lo que deseas, pero para la mayoría de la gente quizá lo único necesario sea intentar acercarnos más a nuestra naturaleza y nuestro pasado y cambiar un poco de entorno durante el día.

Fuente: Association between real-world experiential diversity and positive affect relates to hippocampal–striatal functional connectivity, Nature Neuroscience (2020). DOI: 10.1038/s41593-020-0636-4 , www.nature.com/articles/s41593-020-0636-4

Copyright: Entusiasmado.com 2012
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram