La felicidad de más de 18,000 personas en todo el mundo ha sido predicha por una ecuación matemática desarrollada por investigadores con resultados que muestran que la felicidad de momento a momento refleja no solo qué tan bien van las cosas, sino si las cosas van mejor de lo esperado.

Happy neon sign hip
Photographer: Stan B | Source: Unsplash

La nueva ecuación predice con precisión cómo de felices dirán las personas que son de un momento a otro en función de los eventos recientes, como las recompensas que reciben y las expectativas que tienen durante una tarea de toma de decisiones. Los científicos descubrieron que la riqueza general acumulada durante el experimento no era un buen predictor de felicidad. En cambio, la felicidad de momento a momento dependía de la historia reciente de recompensas y expectativas.

El estudio, publicado en las Actas de la Academia Nacional Británica de Ciencias, investigó la relación entre felicidad y recompensa, y los procesos neuronales que llevan a la felicidad. Antes de ahora, se sabía que los eventos de la vida afectan la felicidad de un individuo, pero no exactamente cómo de felices serán las personas de momento en momento a medida que toman decisiones y reciben los resultados resultantes de esas decisiones, algo que la nueva ecuación puede predecir.

Conocer cómo varían los sentimientos con relación a acontecimientos poco importantes como pequeñas ganancias o pérdidas en un juego de móvil, permitirá que los médicos traten mejor a las personas con problemas y que se puedan tomar medidas más efectivas para favorecerles.

Esperábamos ver que las recompensas recientes afectarían la felicidad de momento a momento, pero nos sorprendió descubrir cuán importantes son las expectativas para determinar la felicidad. Dr. Robb Rutledge

Cómo se realizó el estudio

Para el estudio, 26 sujetos completaron una tarea de toma de decisiones en la que sus elecciones condujeron a ganancias y pérdidas monetarias, y se les pidió repetidamente que respondieran la pregunta'¿ cómo estás de feliz ahora?

La actividad neuronal del participante también se midió durante la tarea utilizando resonancia magnética funcional y a partir de estos datos, los científicos construyeron un modelo computacional en el que la felicidad autoinformada estaba relacionada con las recompensas y expectativas recientes. El modelo fue probado en 18,420 participantes en el juego ”Lo que me hace feliz.” en una aplicación para teléfonos inteligentes llamada'The Great Brain Experiment'(www.thegreatbrainexperiment. com). Los científicos se sorprendieron al descubrir que la misma ecuación podría usarse para predecir cómo de felices serían los sujetos mientras jugaban en el móvil, a pesar de que los sujetos solo podían ganar puntos y no dinero.

El autor principal del estudio, el Dr. Robb Rutledge (UCL Wellcome Trust Center for Neuroimaging y The new Max Planck UCL Center for Computational Psychiatry and Ageing), dijo: "Esperábamos ver que las recompensas recientes afectarían la felicidad de momento a momento, pero nos sorprendimos al conocer cómo de importantes son las expectativas para determinar la felicidad. En situaciones del mundo real, las recompensas asociadas con las decisiones de la vida, como comenzar un nuevo trabajo o casarse, a menudo no se realizan durante mucho tiempo, y nuestros resultados sugieren que las expectativas relacionadas con estas decisiones, buenas y malas, tienen un gran efecto en la felicidad.

La vida está llena de expectativas: sería difícil tomar buenas decisiones sin saber, por ejemplo, qué restaurante le gusta más. A menudo se dice que será más feliz si sus expectativas son más bajas. Encontramos que hay algo de verdad en esto: las expectativas más bajas hacen que sea más probable que un resultado supere esas expectativas y tenga un impacto positivo en la felicidad. Sin embargo, las expectativas también afectan la felicidad incluso antes de que aprendamos el resultado de una decisión. Si tiene planes de conocer a un amigo en su restaurante favorito, esas expectativas positivas pueden aumentar su felicidad tan pronto como haga el plan. La nueva ecuación captura estos diferentes efectos de las expectativas y permite predecir la felicidad en función de los efectos combinados de muchos eventos pasados.

El equipo utilizó la resonancia magnética funcional para demostrar que las señales neurológicas durante las decisiones y los resultados de la tarea sobre una zona del cerebro llamada el striatum pueden ser usadas para predecir cambios en la felicidad de momento a momento. Las señales en esta área del cerebro dependen al menos parcialmente de la dopamina, por lo que estos resultados plantean la posibilidad de que la dopamina pueda ser importante en la felicidad.

La fórmula

Seguro que ahora mismo te estás preguntando cuál es la fórmula de la felicidad.

Lamento decirte que no es algo simple. Es muy compleja, porque tiene que reflejar el efecto de las expectativas que es a la vez bueno y malo.

Aquí la tienes

Fórmula de la felicidad

Fuente: https://www.pnas.org/content/early/2014/07/31/1407535111

Estudio: https://www.pnas.org/highwire/filestream/616855/field_highwire_adjunct_files/0/pnas.201407535SI.pdf

¿Qué es lo que nos hace ser felices?

No es una pregunta fácil de responder.  Porque casi siempre la solución es fiarte de lo que conteste la gente, y eso no es demasiado fiable. Pero para conseguir que lo sea más, quizá la manera es seguir a un grupo de personas durante un tiempo largo y ver que opinan.

La universidad de Harvard cree saberlo. Para ello se apoya en un estudio sobre la clase de 1980, a cuyos miembros ha seguido durante 35 años.

Por: flickr.com/photos/katerha/5129669316/

10 +1 cosas que las personas extremadamente felices hacen y los demás no.

Comparando las opiniones de las personas que se declaran extremadamente felices frente a las demás, se puede ir deduciendo qué es lo más importante para ser feliz.

 

 

Un 47% de las personas extremadamente felices dice que disfruta profundamente de lo que está haciendo actualmente frente al 14% de los demás.

Un 62% de las personas extremadamente felices dice no haber tenido ni esperar tener una crisis de la mediana edad frente al 38% de los demás.
Un 49% de las personas extremadamente felices dice perseguir sus sueños, frente al
18% de los demás.

 

Un 67% de las personas extremadamente felices dice que el momento más feliz de sus vidas es ahora, frente al
20% de los demás.

 

Un 75% de las personas extremadamente felices dice que da una importancia máxima al éxito en sus relaciones más íntimas frente al  49% de los demás.

 

Un 77% de las personas extremadamente felices dice que el estado de su relación es "el mejor" o "muy bueno", frente al 48% de los demás.

 

Un 78% de las personas extremadamente felices dice que hace ejercicio tres veces a la semana frente al
57% de los demás.

 

Un 93% de las personas extremadamente felices dice que están en excelente o muy buena salud, frente al
74% de los demás.

 

Un 68% de las personas extremadamente felices dice que está preparados o preparándose para la jubilación frente 49% de los demás.

 

Un 10% de las personas extremadamente felices dice que está sujeto a estrés, frente al
42% de los demás.

 

Un 44% de las personas extremadamente felices dice que tiene un buen balance entre el trabajo y la vida personal frente al 13% de los demás.

 

Haz tus cálculos. ¿En cuantos de esos puntos tu opinión se acerca al de las personas extremadamente felices? ¿Qué puedes cambiar para ser más feliz?

"Je Déclare L'Etat De Bonheur Permanent"

"Yo declaro el estado de felicidad permanente". 

George Moustaki. Déclaration.

 

El día de hoy, yo Iván, de Entusiasmado.com declaro el estado de felicidad permanente.

¿Suena raro, verdad?

Si suena raro es quizá porque no he explicado lo que para mi es el estado de felicidad.

Explicaré lo que es. Pero primero explicaré lo que no es.

 

La felicidad inmediata.

No quiero que nadie se confunda por el nombre de la página. Yo no creo en la felicidad inmediata.

Ya hay muchas webs que te dicen que el mundo es maravilloso, toda la gente es magnífica y cada día es una lluvia incesante de flores de colores.

Yo no creo eso.

Eso es lo que yo llamo la promesa de la felicidad inmediata. La promesa de una felicidad a la que supuestamente tienes derecho por haber nacido. Solo hace falta que un ser lleno de luz te de en la coronilla con una varita, y voilá, eres una especie de luciérnaga  que irradia felicidad por toda la superficie de la tierra. De manera eterna. Y  sin que nada pueda cambiar ese paraíso en que se ha convertido tu vida.

Yo creo que la felicidad requiere mucho trabajo. Yo no creo en el derecho a la felicidad , yo creo en la posibilidad de crear tu felicidad.

Yo declaro el estado de felicidad permanente

La creación de la felicidad.

La felicidad no es un derecho. La felicidad no es algo que te corresponda como ser humano. A la naturaleza le trae sin cuidado que seas feliz. A la naturaleza le interesa que sobrevivas y te reproduzcas. Y no le importa que seas feliz. La responsabilidad de crear la felicidad es tuya.

El estado de felicidad permanente no es un estado pasivo, una bendición que cae del cielo y te limitas a recoger. Tú has de crear un camino que lleve de tu situación actual a la felicidad. No es tan fácil como buscarlo. Has de construirlo. Has de encontrar tu camino a la sonrisa.

A veces esa construcción de la felicidad consiste en eliminar las cosas que te dan vueltas por la cabeza. En suprimir todo lo que hace ruido. Porque cada segundo, si lo miras sin prejuicios, puede ser hermoso en sí mismo. Hay belleza en mirar una flor deslizarse por la corriente de un río. Pero también hay belleza en beber un vaso de agua, en caminar por una calle solitaria, en tomar un libro entre tus manos.

Pero en ocasiones no basta eso. A veces la realidad te golpea como un boxeador iracundo, y te deja casi inconsciente, incapaz de reaccionar. En esos momentos es cuando tiene que funcionar la preparación que has ido trabajando. Cuando tienes que ser capaz de cambiar tu estado de ánimo. Cuando tienes que ser fuerte para no venirte abajo y creativo para encontrar la manera de seguir siendo feliz a pesar de todo.

Declaro el estado de felicidad permanente, sí. Pero sé que queda mucho trabajo por hacer. Ya lo decía en su canción George Moustaki.

 

" (...)Y si quieres venir pasa la pasarela,
hay sitio para todos y para cada uno,
pero nos queda aún hacer el camino
para ver brillar una estrella nueva (...)"

 

El uso de facebook es actualmente tan enorme que no quedan muchas personas en la faz de la tierra que lo desconozcan. Se ha convertido en algo totalmente cotidiano para millones de personas. Sin embargo su uso plantea muchas dudas, y entre ellas una muy importante ¿usar facebook te hace sentir mejor o peor?

 

Facebook nos hace más infelices

Foto por Birgerking.

En un reciente estudio realizado en jóvenes en 2013  ( Kross y otros) se trató de determinar si el uso de facebook hacía que las personas se sintieran mejor o peor en dos aspectos: 1) en cómo se sienten momento a momento, y 2) en el grado de satisfacción con sus vidas en general. 

El resultado fue que el uso de facebook implicaba consecuencias negativas en ambos aspectos. Cuanto más usa Facebook una persona menos bien se siente en los distintos momentos y menos satisfacción muestra con su vida en general.

 

¿Por qué el uso de facebook te hace sentir peor?.

Los investigadores tuvieron en cuenta el grado de felicidad previa al uso de facebook, así que no se trata de que las personas que se sienten peor usen Facebook, sino de que el uso de Facebook hace que las personas se sientan peor. Pero ¿cuál es el motivo?.

Podemos señalar unos cuantos elementos de Facebook que parece que NO producen la infelicidad

-  Conectar con otras personas no produce infelicidad. Al contrario, está bastante demostrado que una de las cosas que más mejoran la felicidad de una persona es tener contacto con otras.

- Realizar una actividad solitaria ( cuando entras en facebook estás casi siempre solo) no produce necesariamente infelicidad. Hay actividades que uno hace solo como hacer ejercicio o leer que producen un aumento de la felicidad según resulta de diversos estudios. Parece que lo que determina que una persona se sienta mal no es la soledad objetiva ( el estar solo) sino la subjetiva ( el hecho de sentirse solo).

- Tampoco internet produce por sí mayor infelicidad. Lo que determina si internet nos hace más o menos felices es lo que hacemos cuando nos conectamos y no el hecho de estar conectados.

En cuanto a las causas que sí pueden explicar ese efecto negativo de Facebook hay dos principales teorías.

Que Facebook contribuye a disminuir la actividad física, y la disminución de la actividad física disminuye la felicidad.

Que Facebook promueve compararnos con los demás negativamente. Esta teoría está apoyada por una curiosa circunstancia. Cuanto más interactúan las personas que se conectan a Facebook con otros usuarios en la vida real, más negativo es el efecto de facebook en ellos. Quizá al ver una imagen idealizada de la gente que conocemos nos sintamos bastante peor. O quizá el ver los afectos de las personas que nos interesan por otras personas pueda resultar también negativo. ¿Quién no se ha sentido mal alguna vez al ver la vida perfecta de alguien? ¿Quién no se ha sentido peor al ver a una persona que le gusta sonriendo contenta con otra?.

Facebook es una herramienta muy útil y para algunas personas puede resultar casi necesaria. Sin embargo su uso puede disminuir tu felicidad. Procura controlar el tiempo que dedicas a Facebook. Aunque no haya ningún aviso, quizá debería tener uno que pusiera:

"Usar Facebook puede perjudicar tu felicidad".   

 

¿Podemos aprender a ser más felices?. En el Centro de Datos de la Felicidad Mundial, en Rotterdam están convencidos de que sí.

Te voy a contar cómo estar así de feliz.

Te voy a contar cómo estar así de feliz.

Alli han estudiado las cosas que nos hacen ser más felices y han llegado a numerosas conclusiones:

- Hay una cierta correlación negativa entre las veces que una persona piensa en la consecución de objetivos y en la felicidad.  Según Ruut Veenhoven director del centro de datos quizá la gente que no es demasiado feliz tiende más a buscar objetivos porque necesita cambiar su vida.

- El buscar el sentido de la vida aumenta algo la felicidad, pero no tanto como llevar una vida activa.

- La felicidad cambia a lo largo de la vida, no sólo a través de circunstancias exteriores sino porque aprendemos a lidiar mejor con la vida. La gente mayor tiende a ser más feliz porque ha aprendido mejor cómo vivir.

- Según los datos, parece que tiendes a ser más feliz si:

* estás en una relación a largo plazo.

* tienes una implicación en asuntos políticos ( esto no se refiere a España aunque considerando los "beneficios" añadidos al cargo de político aquí seguro que aumenta más aún la felicidad que en otros países).

*eres activo en el trabajo y en tu tiempo libre.

* sales a cenar.

* si tienes amigos íntimos ( aunque no aumenta la felicidad con el número de amigos)

* La gente que bebe con moderación es más feliz que la gente que no bebe nada.

* Los hombres tienden a ser más felices en las sociedades en las que las mujeres tienen más igualdad.

* El ser considerado atractivo aumenta la felicidad en los hombres más que en las mujeres.

* Influye más en la felicidad que consideres ser atractivo, que el que realmente lo seas.

* Tener hijos disminuye tu nivel de felicidad, aunque tu felicidad aumenta cuando crece y dejan la casa.

* Los que pasan una hora de viaje al trabajo son significativamente menos felices que aquellos que no tienen que hacerlo. Ni siquiera el aumento de sueldo compensa la diferencia de felicidad.

Por último y como curiosidad los 10 países con mayor satisfacción vital son según el Centro de Datos Mundial de la Felicidad:

  1. Costa Rica
  2. Dinamarca
  3. Islandia.
  4. Suiza.
  5. Noruega.
  6. Finlandia.
  7. México.
  8. Suecia.
  9. Canada
  10. Panama

Siempre hemos pensado que es necesario lograr el éxito para ser felices. Pero ¿podría ser que ocurriera justo al revés? ¿Que la mejor manera de tener éxito fuera precisamente ser feliz y conviniera cambiar el dinero por la felicidad?.

dinero

La foto es de 401(K) 2013 ( Flickr). El dinero supongo que también.

¿El dinero da la felicidad?

Siempre hemos pensado que el camino adecuado en la vida empieza por conseguir más y más éxito hasta que alcanzamos el triunfo: Una situación social y económica privilegiada que nos permita vivir muy bien y que nos hará automáticamente felices. Puede que pensemos que "los ricos también lloran", pero siempre pensamos que en realidad lloran mucho menos que los pobres.

Y sin embargo está demostrado que la influencia del nivel económico en la felicidad es muy escasa a partir de un determinado nivel de renta. Para el que no tiene para comer desde luego influye mucho tener algo más de dinero. Y para el que no tiene trabajo, encontrarlo será extremadamente importante. Pero si tienes todas tus necesidades cubiertas, un poco más de dinero sólo te dará más un poco más de felicidad y básicamente por el hecho de tener un poco más que tus conocidos ( así es la vida).

A pesar de eso todas nuestras vidas siguen orientadas a conseguir más renta y tener más cosas, y aunque lleguemos a conseguir una situación económica envidiable no por ello la felicidad está más cerca, porque hay un mecanismo en nuestra mente ( el mecanismo llamado de la adaptación hedónica ) que nos pide siempre más de lo que hemos conseguido ya. Si conseguimos tener un trabajo, nos pedirá después un trabajo más cómodo, luego que además se gane más dinero, después que tenga también reconocimiento y así como una amante caprichosa y consentida nunca tendrá bastante ( o un amante caprichoso y consentido que supongo que será igual nunca he tenido ninguno de los dos) .

¿La felicidad da el dinero?

Lo que dice Shawn Achor en su conferencia The happy secret to better work (el secreto feliz para un mejor trabajo) es que el mecanismo es justo al contrario. Si bien el éxito no produce demasiada felicidad, la felicidad sí que nos hace mucho más productivos. Es lo que el llama "la ventaja de la felicidad".

Las investigaciones en el campo de los negocios muestran que la felicidad aumenta las ventas en un 37%, la productividad en un 31% y la exactitud en las tareas en un 19% además de tener muchísimos beneficios de salud y de calidad de vida. No me fío demasiado de las estadísticas que pretenden establecer un número exacto para beneficios tan difíciles de cuantificar pero lo que está claro es que el beneficio existe.

En realidad no nos debería sorprender "la ventaja de la felicidad". Recuerda algún día que hayas estado de mal humor. Y recuerda un día en que te hayas sentido feliz y radiante. ¿Qué día has tenido un rendimiento mejor? Incluso muchas veces seguro que has sido consciente de que hacías algo de mala gana como lavar los platos y por hacerlo así has terminado rompiendo algún plato o una uña.

Consecuencias:

Evidentemente no estoy proponiendo que nadie deje de esforzarse y de intentar llegar lo más lejos posible en la vida. Ni mucho menos. Soy partidario del esfuerzo y del trabajo. Pero también soy muy partidario de la felicidad y creo que es fundamental que nos demos cuenta de que la felicidad no es una cosa que ocurra al final del camino, sino que es algo que podemos lograr ahora mismo.
Y creo que todos en el fondo sabemos que la felicidad hay que buscarla. Solo que muchas veces nos hemos empeñado en buscarla en el éxito material y en realidad la felicidad como cualquier otra habilidad lo que requiere es el entrenamiento adecuado.

¿Cuál es ese entrenamiento? De eso trata esta página. Así que síguenos y lo descubrirás.  

Copyright: Entusiasmado.com 2012
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram